9 abr. 2018

Cuando sale la reclusa se topa con Adamsberg


Tras una docena de títulos como protagonista el comisario Jean-Baptiste Adamsberg es de sobra conocido, él y su equipo. El último caso que protagoniza el personaje de Fred Vargas es Cuando sale la reclusa, traducido por Anne-Hélène Suárez Girard. Frédérique Audoin-Rouzeau, verdadero nombre de Fred Vargas, es arqueóloga e historiadora de formación y se le nota.

Es un libro entretenido que te lo lees de un tirón. Fred Vargas sabe enganchar al lector.

Los seguidores de Adamsberg ya conocen las peculiaridades de este intuitivo detective que lleva en su muñeca dos relojes que no funcionan. No menos singular es su equipo. Cuenta con un informático hipersomniaco (excesiva somnolencia), un disléxico, una “diosa polivalente”, una enciclopedia andante y no son los únicos. Pululan también por la novela el viejo Lucio y Bola, el gato más comodón que existe.

Adamsberg es el centro y él que cohesiona la brigada. En esta ocasión el grupo sufrirá tensiones internas y las reclusas pondrán a prueba las fidelidades. El comisario lo pasará mal. Tendrá que hacer frente a temores que lleva mucho tiempo reprimiendo y a decisiones dolorosas. Ya me adelanté.

Vuelvo al principio. A Adamsberg le fastidiaron las vacaciones en Islandia por un caso de asesinato, vía atropello, que soluciona en un pispás. No puede ser, ¿ya se acabó? Pues no.

Una vez más el instinto del comisario le lleva a ver algo raro, de forma casual, donde los demás no ven nada. Presente, pasado e historia se entremezclan. La capacidad de asociación de Adamsberg hará posible el encaje de las piezas. El pasado del comisario y el caso se entremezclan. Me parece que aquí cargó un poco las tintas Fred Vargas. Demasiada coincidencia.

A mitad de la novela ya está claro quién es el culpable. No hace falta ser un gran detective. Pero aún queda mucha historia por delante. Las investigaciones se van complicando y las respuestas también. Los muertos están pagando sus culpas. Tras ellos se esconde un secreto terrible.

Oigan, lean el libro y averiguarán cuál es esa terrible historia y conocerán algo sobre las reclusas, si no lo saben, e incluso podrán aprender un poquito sobre excavaciones arqueológicas, si no lo conocen.

Se lee bien y entretiene. No se puede pedir más, bueno sí qué se puede. Lo encontrarán en su biblioteca pública o librería preferida.

Licencia de Creative Commons
Cuando sale la reclusa se topa con Adamsberg by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario