8 ago. 2017

Sucedidos en Tineo entre un San Roque y otro

Publicado en La Nueva España el 8 de agosto de 2017

Hay quienes hacen recuento del año cuando llega el 31 de diciembre, a mí me gusta hacerlo por San Roque, de San Roque a San Roque.

Cuando estamos de fiesta el tiempo vuela y si es en el Campo de San Roque (Tineo) entonces ya ni les cuento.

En estos meses pasaron cosas que sirvieron para salir en los periódicos. No hubo novedades relevantes. El año transcurrió entre las fiestas veraniegas y el sopor invernal, aderezado con las celebraciones navideñas, las rebajas de enero, el carnaval, la operación bikini, las vacaciones estivales y, casi sin darnos cuenta, otra vez estamos a las puertas de San Roque. ¡Esto es una locura de vida!

El tema de la minería es recurrente y se formó otra plataforma más para defender un sector que dicen está herido de muerte. En ella andan los alcaldes del suroccidente asturiano. Oigan, el de Tineo también.

Fue a finales de agosto cuando nos enteramos que en Besapié habían cerrado un camino. La mayoría de la gente ni sabía de la existencia de este pueblo. Tampoco es extraño, lleva quince años deshabitado. Los vecinos con propiedades en él pidieron al alcalde que expropiase el camino para garantizar el paso al pueblo. El tema dará para mucho.

Ya les comenté antes que lo del carbón no es nuevo, como tampoco lo es el bloqueo por parte de los mineros a la térmica de Soto de la Barca. Las térmicas no consumen carbón autóctono pero sí extranjero. Cosas de la globalización, dicen.

¡Y Tomás Rodríguez, “Tomasín”, sigue saliendo en los papeles! En el año tendremos más noticias suyas.

Los tufos que desde La Curiscada llegan a la villa de Tineo fueron noticia. Algunos se enteraron de tal pestilencia por la prensa pues su nariz no la había detectado. De vez en cuando siguen llegando tufaradas.

En el mes de septiembre los vecinos de Navelgas protestaron por la falta de pediatra. Esto de la carencia de médicos se ha convertido en “normal” por estas tierras suroccidentales. No voy a hablar del hospital comarcal para no llorar. Nadie parece querer enterarse de las insuficiencias que se han producido y se producen.

Los alcaldes de la comarca, el de Tineo también, están encantados con el plan del Suroccidente. ¿Qué es eso? Resumiendo un plan de obras y servicios corriente y moliente a diez años vista. Eso sí, nos contaron que con él se van a arreglar todos nuestros problemas.

Llegados hasta aquí, permítanme la primera estruendosa carcajada.

Los de Besapié, los que fueron de Besapié, continuaron sus protestas delante del Ayuntamiento. A ellas se sumó un concejal del equipo de gobierno. De verdad, se lo digo en serio. Pidieron firmas para apoyarles. Les cuento una anécdota que oí en la calle y que me pareció simpática, por eso se la traslado: se decía que hasta el propio alcalde había firmado esa petición. Cosas de la calle. Continuará.

Los lobos andan por Tineo. No, no es una metáfora, aunque bien pudiera serlo. Haber los hay y les gusta la ternera que se cría por estas tierras. Un problema sin resolver.

Al final lo esperado se cumplió: el ayuntamiento expropiará el camino que lleva al pueblo de Besapié. Así se acordó en un pleno municipal.

Por noviembre nos cuentan que nos bajan el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). La bajada es de tres centésimas. Pues bueno. Aunque no está de más recordar que con la revisión del catastro había subido un montón. Eso sin mencionar las subidas anteriores. ¿Se les olvidó que hace unos años nos subieron de golpe el 60 por ciento? A mí no.

Seguimos con el cuento, pues ya de eso se trata, de la autovía Oviedo-La Espina y su prolongación. Si la finalización de esta infraestructura es una tomadura de pelo, lo de su continuidad no tiene nombre, y si lo tiene es muy feo.

Cómo éramos pocos van y se sacan de la chistera eso de la Autovía Vaqueira. Un enlace entre La Espina y Canero que también va a ser el remedio a nuestros males.

Ya lo tenemos claro, ¿qué las cosas no van bien?: ponemos una autovía en nuestras vidas y asunto arreglado. En otros casos es un AVE. La verdad es que no me explico cómo estamos tan jodidos entre tanta autovía, autopista y AVEs. Un momento ¿no será qué de tanta autopista, tanto AVE y tanta historia es por los que estamos así de fastidiados? Pues vamos a tener que mirárnoslo.

“Tomasín” vuelve en forma de libro. El autor es Eduardo Lagar. No sé por cuantas ediciones va. En Tineo se convirtió en un betseller.

Encantados, estamos encantados. Salas y Tineo, ambos los dos, aplauden el nuevo tramo de autovía entre la Doriga y Cornellana. La velocidad será de 80 kilómetros por hora, que está por debajo de la de una carretera nacional que es de 90 km/h. ¡Yupi!

Perdonen, esta información se publicó en el mes de diciembre, estamos en agosto y nos dijeron que para septiembre, más o menos, estaría abierto este nuevo tramo. Disculpen la repetición: ¡Yuppppiiiiiii!

En diciembre el Tribunal Superior de Justicia de Asturias dictó el sobreseimiento de las diligencias abiertas contra el exalcalde tinetense Marcelino Marcos y su concejal de personal Álvaro García. Según se escribió en los medios, el tribunal dijo que no había prevaricación pero sí “una mera irregularidad administrativa”. Más adelante explican esto y queda claro.

Veamos, la cosa es que el primer informe de la Sindicatura de Cuentas fue matizado en un segundo informe. Bien. No hubo fraccionamientos de contratos. En un principio la propia Fiscalía veía claros indicios de “fraccionamiento contractual”. Pero no, no hubo fraccionamientos de contratos. Lo que pasó, y lo dijo el afectado, es que se fraccionó el pago. Pues bien. Todo aclarado.

En el último mes del año quedamos enterados del presupuesto del ayuntamiento de Tineo: 9.735.900 euros. En esta primera información no se habla de lo que tenemos que pagar por la deuda. Seguro que nos lo cuentan más adelante.

En el presupuesto se anunciaba una partida para mantener abierta la piscina cubierta. Me alegro. Sigo. Frenada en seco. Se me olvidaba, la piscina se cerró a finales de junio y hasta octubre o noviembre, yo que sé, no se abrirá. ¿Cosa de mantenimiento? No, que va, de dinero.

Me conmovió la foto de final de año de los alcaldes del Suroccidente brindando y reclamando el uso del carbón autóctono. También se acordaron de las comunicaciones, tanto terrestres como vía internet.

En enero salió a licitación la ORA. Está bien eso. Espacios públicos se ponen en manos de empresas privadas. Menudo chollo… para las empresas.

El alcalde de Tineo anduvo por los tribunales por esa historia del agua. Ya saben, Aquagest o Asturagua – tiene unos cuantos nombres más -. Pero nada, poca cosa. Recordarán que esta es la empresa que se dedicaba, entre otras cosas, a invitar a concejales y alcaldes al Nou Camp o el Santiago Bernabéu, según sus pasiones.

Cafento sigue creciendo. Eso es empuje.

Los del PP reclaman que la autovía, la de Oviedo-La Espina, se prolongue hasta Cangas del Narcea. Cuento esto ya que nos afecta y además porque me hace mucha gracia.

El ayuntamiento saca a licitación la teleasistencia y también lo de monitores para impartir cursos de informática por los pueblos.  

El alcalde de Tineo libró de la imputación de cohecho por la trama de Aguagest ya que, según el Juzgado número 3 de Avilés, los posibles hechos delictivos habían prescrito. Aclarado quedó.

El matadero de Tineo dio para una pequeña noticia por aquello de la prórroga del contrato. Según parece el arrendamiento se amplió a 20 años. Lo bueno de estas prórrogas tan largas es que en principio ofrecen estabilidad, al final lo que suponen es un perjuicio para los intereses públicos. Por cierto ¿alguien se acuerda qué fue de la sala de despiece para animales de caza?

La memoria de José Maldonado sigue siendo pisoteada. No se cumplió su deseo de ser enterrado en Tineo. Sus restos anduvieron en peregrinaje desde Oviedo a La Espina y la Iglesia se opuso a un pequeño homenaje público que incluía la colocación de una placa. Luego hay quien habla de dejar el pasado atrás.

El alcalde nos explicó que la deuda municipal estaba en 4.976.710 euros y que en 2016 se había destinado 1.040.646 euros a la amortización de la deuda. Traduciendo: si no tuviésemos esa deuda habría más de 1.000.000 de euros para inversiones. Así estaremos, en principio, hasta el 2023. Cosas que pasan.

¡Solicitaron que Tesla ubique su fábrica en Tineo! La leche. Me pregunto qué acciones habrán emprendido. ¿Con quién hablaron? ¿Qué ofertaron? ¿Qué…? Esto me recuerda a aquello de la Ciudad del Motor ¿lo recuerdan? Todos dijeron pero... Pues eso.

En marzo insisten con el tema. Se pone a disposición de la Consejería de Industria 84.213 metros cuadrados del polígono industrial de La Curiscada para ofertarlo a la compañía estadounidense. Ya saben que esta multinacional está buscando en Europa ubicación para su nueva factoría. El alcalde reconoce que existe el problema de las comunicaciones. Pues va a tener razón. Así y todo estoy seguro que Tineo será una opción que estudiará con mucho interés Tesla. Nada más que pongan el Google Earth y descubran dónde estamos vendrán a visitarnos.
Acabo de acordarme de Bienvenido, Míster Marshall de Berlanga. ¿Y si esta vez sí? Pues va a ser…
Con este motivo todos los grupos municipales se unieron para pedir que esta oferta se ofrezca a Tesla y además solicitaron ayuda a los concejos limítrofes.

El alcalde de Tineo tuvo que ir hasta Lugo para declarar por la trama del agua. El edil tinetense afirmó que “no recibieron nada a cambio de los viajes”. Enterados quedamos.

En abril los papeles dan cuenta de que el exalcalde de Tineo, Marcelino Marcos, y el exconcejal de Personal, Álvaro García, solicitaron al ayuntamiento el pago de los gastos que les ocasionó el proceso judicial por presunto delito de prevaricación. El caso fue sobreseído y cerrado. El primero reclamó 3.025 euros y el segundo 2.511,67. Alegaron que al no ser culpables el ayuntamiento tenía que correr con los gastos pues la causa devenía de sus funciones públicas.

Razonado quedó.

Somos Tineo se enfadó porque en el concejo de Valdés el ayuntamiento también aprobó una moción para ofrecerse a Tesla.
Uyyy, esto no sé yo…

La empresa Cafento puso en marcha una buena idea promocional: once millones de sobres de azúcar llevarán imágenes de la ruta jacobea, entre ellas la capilla de San Roque y el monasterio de Obona.
Gracias.

El ayuntamiento prosigue su carrera de privatizaciones. En mayo nos enteramos de que licitaron un contrato para el servicio de limpieza. El alcalde dice que responde a una demanda ciudadana, nos cuenta La Nueva España. Pues yo creo que la demanda ciudadana es limpieza, no privatizaciones.  Más gasto para los ciudadanos.

Uminsa pone el candado y 160 trabajadores pierden su trabajo. Es la crónica de una muerte anunciada.

En mayo el alcalde nos anuncia que se baja el sueldo de 47.000 euros brutos a 45.000. Lo hace por obligación legal ya que en los municipios de menos de 10.000 habitantes los alcaldes tienen ese tope.

La presidenta del PP, Mercedes Fernández, se dio una vuelta por aquí para reclamar avances tecnológicos en la zona rural. Me imagino que después fue a Madrid a solicitar lo mismo y entrevistarse con las compañías de telefonía y el presidente Rajoy.

En junio nos vuelven a repetir que la continuidad de la central térmica del Narcea, en Soto de la Barca, sigue en el aire. Una vez más nos meten este miedo en el cuerpo.

¿Alguien se ha preocupado de hablar con los responsables de Gas Natural para saber de primera mano que es lo que sucede? Me parece a mí que no.

Una buena noticia. La consejera de Servicios Sociales quiere ceder al Ayuntamiento de Tineo la obra inacabada que hay bajo la residencia “El Mirador” para que se pueda hacer un parking.
Recuerdo que hace unos años, sí hace unos años, nadie sabía nada de ese esqueleto. Ahora la consejería quiere cargar el muerto al ayuntamiento, es decir, a nosotros. Pues bien, pues vale, pues eso.

El concejo de Valdés echó una buena flor a Tineo. El concejal de Obras de Valdés, ante las críticas por el mal estado de las sendas que atraviesan ese municipio alegó: “Yo creo que pasaron por Tineo, no por Valdés”. Lo dijo, eso sí, con ironía. Raudos y veloces, desde Tineo respondieron también con ironía al citado edil.

En junio, menudo mes de noticias, el exalcalde de Tineo, Marcelino Marcos, es ascendido a portavoz de la Junta. Unos quedaron encantados, otros no tanto y hubo a quien le importó un pito.

Al parecer van a adecentar el barrio del Castillo. Pero tranquilos, no es para pronto. ¿Cuándo son las siguientes elecciones?

Vaya, un momento. Ya sé que podría haber hablado de fiestas y saraos. Eso queda para otra ocasión. Los aconteceres políticos nos incumben a todos y no está de más recordar, aunque sea con un poco de ironía, los sucedidos. Todo lo dicho se publicó en La Nueva España. Nunca se mata al mensajero.

Y ya tenemos a las puertas otro San Roque así que lo voy dejando. Aprovecho para invitarles a venir al Campo de San Roque, dónde todos serán bien acogidos. Disfrutarán con nosotros de esta magnífica fiesta.

Y ahora sí, me despido con una petición: que el pregonero del año que viene sea esa persona que ha generado muchos puestos de trabajo, la que dirige el grupo empresarial español más importante en su sector, el qué realizó una apuesta por Tineo. Estoy hablando de Carlos Manuel Rodríguez Peláez, presidente de Cafento.

El campo de San Roque nos espera.

Licencia de Creative Commons
Sucedidos en Tineo entre un San Roque y otro by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

2 ago. 2017

¿Qué les pasa con las bibliotecas públicas?


Publicado en La Nueva España el 2 de agosto de 2017

No es una pregunta retórica: ¿qué les pasa con las bibliotecas públicas? Tampoco es una pregunta sin destinatario. Va dirigida al consejero de Educación y Cultura, a los parlamentarios asturianos y a los alcaldes. Podrán contestarme – no lo tienen que hacer, gracias – que no les pasa nada. Claro, que sí les pasa, no se acuerdan de ellas.

Permítanme unos datos. En 2016 el número de visitantes en las bibliotecas públicas asturianas fue de 2.915.381 y se prestaron 1.211.035 documentos.

Creo que son unas cifras importantes y ello a pesar de que las administraciones pasan de ellas. No se ofendan aquellos ayuntamientos que sí les prestan atención y destinan recursos. Eso sí, no nos engañemos, no es lo habitual y en muchos casos se racanea con ellas.

La mayoría de las bibliotecas públicas asturianas son de titularidad municipal y siempre han contado con un presupuesto del gobierno autonómico. En los últimos años ese presupuesto se ha ido reduciendo de forma notable.

Este año la Consejería de Educación y Cultura informó, vía BOPA (Boletín Oficial del Principado de Asturias), que la entrega de ese presupuesto sería mediante subvenciones a cada Ayuntamiento. Nada que objetar. Si tiene que ser así, sea.

El problema radica en que estamos a finales de julio y no sabemos nada de dicha subvención. Primero hay que publicarla en el BOPA, a continuación dejar un plazo para admitir solicitudes – serán unos veinte días – y más tarde tienen que resolver las peticiones y en su caso realizar aclaraciones. Al final dos meses  no nos los quita nadie. Es decir, en el mejor de los casos para octubre las bibliotecas públicas dispondrán de un presupuesto del gobierno asturiano.

¿Se atreverán a decirnos que sí les importan las bibliotecas públicas? Pues va a ser que no.

Al consejero no le hemos escuchado una sola palabra sobre las bibliotecas, a los parlamentarios asturianos tampoco.

Las bibliotecas tienen la aceptación que tienen gracias al trabajo del personal bibliotecario. En muchos casos, demasiados, las convicciones profesionales son las que hacen posible que las bibliotecas sean uno de los servicios públicos más utilizados y valorados por los ciudadanos.

Resulta muy difícil trabajar cuando no hay un presupuesto mínimo. No les hablo de grandes cifras. La mayoría de las bibliotecas reciben del gobierno asturiano una cantidad que de media no creo que alcance los 1.500 euros. No hace falta que les recuerde el precio de los libros ¿verdad?

A uno y a los otros se les olvida el papel que desempeñan las bibliotecas públicas en una sociedad democrática. Les aseguro que con su desidia y dejadez están perjudicando a los ciudadanos y a la calidad democrática en la que deberíamos desenvolvernos.

Está claro que las bibliotecas públicas no les interesan ni les importan.

Gracias por nada.

Licencia de Creative Commons
¿Qué les pasa con las bibliotecas públicas? by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

25 jul. 2017

El socioliberalismo de Ciudadanos

Hace años la hija de un querido amigo, que por aquel entonces tendría quince o dieciséis años, en uno de sus habituales debates, le espetó a su padre: “tú eres un conservador de izquierdas y yo soy una progresista de derechas”. 

Cuando me lo contó mi amigo me partí de risa. Él se mostró ofendido y cuanto más insistía en el tema, más me reía yo. Sucedió hace unos cuantos años y no lo he olvidado. Hoy aquella joven es una mujer muy inteligente y con enormes capacidades.

Esta anécdota me viene a la cabeza leyendo un artículo de Nicanor García, Portavoz de Ciudadanos en la Junta General del Principado de Asturias, en La Nueva España.

El portavoz de Ciudadanos nos habla de liberalismo y progreso desde un “enfoque socioliberal, o liberal progresista”. Pues vale. Cada uno puede definirse como quiera. Ahora bien, a mí me asaltan unas cuantas dudas con las afirmaciones del portavoz de Ciudadanos.

Nicanor García empieza hablándonos de superar viejas formas y para ello acude al referente de Macron. Eso sí, sin dejar de recordarnos que Francia es un país de revoluciones.

Pues sí señor, lo es y además gracias a ellas nuestras democracias son lo que son. Aunque ese espejo en el que se mira Nicanor García no sé si será muy adecuado. No es por nada especial, lo digo vistas las últimas encuestas sobre la popularidad del presidente francés en las  que ha descendido en diez puntos en un mes. El anuncio de los planes para el sistema fiscal y la reforma de las leyes laborales han contribuido de manera rotunda a este descenso.

Visto esto me reafirmo en que no parece muy buen ejemplo. Si al portavoz de Ciudadanos le sirve pues nada, allá él.

Nos habla, Nicanor García, de una sociedad excesivamente funcionarizada. Este cantar no es nuevo. Esta afirmación, negada por muchos, no explica por donde piensa recortar el número de funcionarios. ¿Personal sanitario? Pero si estamos viendo que no se pueden cubrir ni las jubilaciones de médicos. ¿Jueces? Cuando todos estamos de acuerdo en que sí la Justicia es muy lenta es por falta de personal. ¿Profesores? Oiga que las aulas están saturadas de alumnos.

¿Me quiere explicar en donde metemos tijera? Esa pregunta no la responde Nicanor García. Aunque lo que quiere decir, pero no dice  -y no hay que ser adivino - es que está pensando en privatizar aún más los servicios públicos. Así de claro.

Se refiere también en su artículo el portavoz de Ciudadanos a la “transición del mercado laboral hacia la era de la tecnología digital, imparable en un mundo globalizado”.

Es innegable el empuje de la tecnología digital, pero no hay que olvidar otras industrias ni el mucho menos el mundo rural, que está a punto de extinguirse en nuestro país.

Confirma, Nicanor García, que el PP “pone todas las trabas posibles” en la lucha contra la corrupción y para su desgracia -así lo da a entender - “hemos tenido que pactar con el PSOE y Podemos”. Es una desgracia, desde luego.

Llegados a este punto se acuerda del presidente de Murcia. Yo recuerdo el tiempo que tardó Ciudadanos en tomar una decisión.

Cita cuatro medidas: tarifa plana para autónomos, bajada IRPF para rentas más bajas, complemento salarial para menores de treinta años e incremento de tiempo para la paternidad. Se le llena la boca con eso del carácter progresista de Ciudadanos.

Pues vale, si todo su  progresismo es eso pues bien, señor Nicanor García.

Insiste don Nicanor en las reticencias del PP a cambiar sus políticas, y se refiere al acuerdo que realizaron con ellos para ejecutar 150 medidas. A pesar de ello no se le ocurre dejar de apoyar al gobierno de Mariano Rajoy.

Luego pasa ya a lo de casa: “Asturias necesita un gobierno innovador, que introduzca reformas, que evite duplicidades en la administración, que prepare la transición del mercado laboral hacia la sociedad del conocimiento…”

Veamos señor García. ¿Qué innovamos? ¿Con quién innovamos? ¿De qué duplicidades habla? Por favor, díganos a qué se refiere.

Y ya para terminar, la sociedad del conocimiento es aquella que en gran parte tiene que emigrar de este país, de Asturias, por falta de apoyo de las instituciones públicas y las empresas. La sociedad, los ciudadanos, tenemos muchos conocimientos, a pesar de los pesares.

Y ya para rematar nos cuenta que Albert Rivera habló en la escuela de verano de Ciudadanos de “la revolución que deber ser educativa, laboral y hacia la innovación, y esto, junto con una regeneración de los partidos y de las instituciones que hagan que la gente vuelva a confiar en la política…”. ¿Rivera hablando de revolución?  Usted que militó en el CDS y luego en el PSOE ¿será parte de esa regeneración?

Palabras, palabras y más palabras. Vaguedades. Un mensaje sin concretar que es como no decir nada.

Nicanor García puede estar encantado, yo como ciudadano no salgo de mi asombro.

Querida amiga, no sé si seguirás pensando lo mismo. Espero hablarlo un día contigo, y con tu padre – puede ser muy divertido-. Desde luego no te estoy comparando con nadie, me has venido gratamente a la memoria y nada más. Tengo que confesarte que estoy en la línea paterna, qué le vamos a hacer.

Lo siento, por mucho que lo intento eso del progresismo de derechas no lo acabo de entender.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

24 jul. 2017

Murakami me enseña a escribir una novela



Fui corriendo a la librería a comprar De qué hablo cuando hablo de escribir, de Haruki Marukami, esperando encontrar las reglas para fabricar una novela. Estaba seguro que podrían hacer de mí un escritor, un gran escritor.

La cosa empieza bien. Murakami me da consejos: “… un bolígrafo, un cuaderno y cierta imaginación para inventar una historia. Con eso se puede crear, bien o mal, una novela. No hace falta estudiar en ninguna universidad concreta, ni se precisan unos conocimientos específicos para ello”.

Esto lo tengo. Con esta información ya puedo ponerme manos a la obra.

Después de leerle que “en mi opinión, escribir novelas no es un trabajo adecuado para personas extremadamente inteligentes” estoy encantado. Me encuentro dentro de ese grupo.

Ya tengo dos requisitos.

Murakami pensaba en mí: “Escribir novelas es ciertamente un trabajo con un rendimiento muy escaso”.

Les confieso que siempre he sido una persona dada a la holganza y me tenía preocupado. Ya no. Haruki - que me perdone la familiaridad – está contribuyendo a que me reconcilie conmigo mismo. Es que siempre me he dedicado a cosas inútiles. Ya ven por donde mi escasa producción y rentabilidad en la vida sirve para algo.

Tres, tres, tengo tres de las cualidades necesarias para escribir.

Dice mi cada vez más apreciado Murakami: “… los escritores son seres necesitados de algo innecesario”. Mi inutilidad tiene cabida en el mundo.

Cuatro, cuatro características imprescindibles para escribir. Voy camino del éxito literario.

Me estoy desmandando. Regreso a la sabiduría del maestro Haruki: “Lo que permanece en el tiempo para las generaciones futuras, ni que decir tiene, son las obras, no los premios”.

Para que no me crea que me voy a hacer rico con esto de la literatura Haruki me da otro baño de realidad: “Solo es una referencia, pero, por lo visto, las personas interesadas en la literatura y que leen de manera habitual solo representan el cinco por ciento del total”.

Eso a repartir entre tanto escritor da para poco. Mucha competencia para poco negocio. Me empiezan a entrar las dudas.

Cinco, cinco. Tengo cinco requisitos para ser escritor: “En mi opinión, una de las cosas más importantes para alguien con intención de escribir, es, de entrada, leer mucho. Lamento ofrecer un planteamiento tan convencional, pero la lectura constituye un entrenamiento que no puede faltar de ningún modo y, a la postre, es el más determinante a la hora de ponerse a escribir una novela, pues para hacerlo hay que entender, asimilar desde la base, cómo se forma, cómo se articula y cómo se levanta. La lógica es la misma que asegurar que para hacer una tortilla, lo primero es romper el huevo”.

Lo ven. Cumplo este requisito. ¡Anda que no soy un rompehuevos!

Por cierto ¿ven cómo Murakami ha escrito este libro pensando en mí? Ayyy, madre mía. Voy embalado. Tengo la primera novela casi terminada.

Por favor, por favor. Seis, seis. Que sí, que voy por seis:”… todo aquel que aspira a escribir novelas debería observar con atención a su alrededor”. ¡Esto también lo sé hacer!

¡Qué carrerón llevo!

La felicidad nunca es total: “Para escribir novelas largas me impongo la regla de completar diez páginas al día”. ¿No será algo mucho, Haruki?

Me empiezo a preocupar: “… reescribir es fundamental. Es la actitud de un escritor frente a un trabajo que decide mejorar”. Sólo de pensarlo me agoto.

Esto sí que no: “El estado de ánimo y el sufrimiento van aparejados al hecho concreto de la escritura”. No se lo van a creer, eso de escribir ya no me gusta tanto. ¡Qué indecisión!  Me asalta la incertidumbre.

¿Qué te pasa, Haruki? ¿Qué me estás haciendo?: “A veces tengo la impresión de estar sentado en lo más profundo de una cueva. Nadie va a venir a ayudarme, nadie me va a dar una palmadita de ánimo en la espalda ni me va a decir lo bien que he trabajado hoy. El resultado final de ese esfuerzo puede recibir algunas alabanzas (si ha salido bien, claro está), pero el proceso de escribir queda al margen de los reconocimientos. Es la carga que cada uno debe soportar en soledad y en silencio”.

¡De eso nada! Si no hay palmaditas y adulación lo dejo. No escribo.

¡Hala! señor Murakami, siga animándome: “Si el talento no está demasiado profundo, es muy posible que brote de forma natural, pero si está más hondo ya no resultará tan sencillo dar con él”.

¡Lo que me faltaba! ¡Tengo que ponerme cachas!: “La fuerza física y la espiritual han de ser compatibles, estar equilibradas”.

Cuando me topo con el rollito de fusión entre cuerpo y alma me pongo a temblar. Pues esto de escribir no va a ser para mí. No, no lo va a ser.

Haruki, gracias y perdona, otra vez me animas un poquito: “De no haber leído tantos libros estoy seguro de que mi vida habría sido más gris, deprimente incluso, apática”.

Hombre, alguna que otra juerga me corrí y te aseguro, Haruki, que no había libros de por medio.

Me engañó, señor Haruki: “Un escritor debe crear personajes que parezcan reales y, además, deben resultar interesantes, atractivos, autónomos”.

¡Anda que no le pide nada el cuerpo!

Y cómo éramos pocos: “… nunca he sentido la necesidad ni me he planteado cuestiones peliagudas como quiénes leen mis novelas, si les gustará lo que escribo o si entenderán lo que pretendo decir en determinada obra”.

Lo tengo decidido, lo dejo. No voy a escribir esa magnífica novela: “… haga uno lo que haga, siempre habrá alguien que lo criticará”.

Y llegó el golpe de gracia: “Me considero un individualista y no tengo claro que mi forma de vivir y de escribir pueda extrapolarse. Dado que apenas tengo relación con otros escritores, tampoco sé cómo trabajan y no puedo comparar. Escribo como lo hago porque no sé hacerlo de otra manera. Eso no significa en absoluto que la mía sea la forma más adecuada de escribir una novela”.

Señor Haruki Murakami, sepa usted que la humanidad ha perdido un gran escritor y usted, sí usted, es el responsable.

Aquellos que quieran aprender a escribir léanlo. Disponible en su biblioteca pública o librería más cercana.

Licencia de Creative Commons
Murakami me enseña a escribir una novela by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

23 jul. 2017

Lanzarote, la isla de los volcanes y de César Manrique


Anda extraviado. Unos cascos le aíslan un poco más. De vez en cuando mira el móvil. Levanta la cabeza, observa el entorno y no pestañea. Su cara parece una máscara enfadada. No demuestra el menor interés por lo que hay a su alrededor.

Estamos en el Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote. El autobús que adentra a los turistas por ese espectáculo natural no motiva en absoluto al joven alemán. Sus padres delatan su nacionalidad. El extraviado tendrá unos quince o dieciséis años. Seguro que tiene un mundo interior muy rico.


Timanfaya me parece espectacular. No conozco nada igual. Lo que hoy vemos son los resultados más visibles de las erupciones del siglo XVII y XVIII. No se trata de un solo volcán, son más de veinticinco. Alguno conserva su cono en muy buen estado.

Hay personas, las conozco, a las que no les gusta nada esta isla. La aridez les horroriza. A mí me encanta. Resulta imposible abstraerse y no pensar en películas de ciencia ficción espacial.


Las lenguas de lava que llegaron hasta el mar son preciosas. Las “montañas” peladas o con una incipiente vegetación me cautivan. Parece imposible que nada puede sobrevivir en esos terrenos y, sin embargo, ahí están, dando su punto de color verde y amarillo en un mar de marrones, ocres, rojizos, negros. Especies arbustivas como la tabaiba o el verode se están haciendo con su espacio en las zonas volcánicas más antiguas, en la más recientes son los líquenes y briofitos los colonizadores.

Deseaba conocer esta isla, hace ya mucho tiempo, por tres motivos: el Timanfaya, el original cultivo de la vid y, cómo no, por la obra de César Manrique. Hoy, tras el paso de los años y las visitas, me siguen pareciendo tres buenos motivos para seguir visitándola.


Por un lado la obra de la naturaleza en Timanfaya, en toda la isla; por otro la labor de adaptación del hombre a un espacio hostil y lograr sacarle partido y por último, pero no menos importante, la visión de una persona: César Manrique. En unos momentos en los que hablar de desarrollo sostenible, preservación de la naturaleza, etc., etc. era cuando menos raro, Manrique logró llevar sus planteamientos a la práctica. Su empeño, y el de otras personas que le apoyaron, hicieron posible que la isla no haya sido arrasada como otras.


Lanzarote mantendrá ese encanto especial en tanto no se deje llevar por la desmesura inmobiliaria. Antes de cometer locuras - espero que no les ataque el mal de la avaricia extrema -  tal vez piensen un momento en César Manrique y en José Saramago.





Licencia de Creative Commons
Lanzarote, la isla de los volcanes y de César Manrique by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.