24 ago. 2016

Algo huele mal en Tineo

Publicado en La Nueva España el 24 de agosto de 2016

No, no es una metáfora, en Tineo algo huele mal. Es tangible aunque no constante. De vez cuando llegan a la villa unas tufaradas que se mastican. Nadie parece saber de dónde proceden tales efluvios. Es más, hay quienes dicen que ni lo han percibido. Deben tener catarro y eso lo explica todo.

Las sospechas, de los que sí nos enteramos de la pestilencia, apuntaron a tres focos. El primero la depuradora. Lleva años en funcionamiento y de ahí no parece que provengan. En segundo lugar, del Polígono de La Curiscada. Es de conocimiento público que el matadero allí ubicado emana unos hedores mareantes, pero nunca han llegado, que yo recuerde, a la capital del municipio.

Desde La Curiscada se están vertiendo residuos que acaban en el río Rodical que ya han sido denunciados. Ecologistas, Confederación Hidrográfica y la Fiscalía de Medio Ambiente están en el tema.

Por último, las conjeturas apuntaron a la planta de biogás, sita también en La Curiscada.

Tuve curiosidad y me acerque hasta esa planta. En se momento había un camión en las instalaciones. El olor que de allí salía era nauseabundo. Nos fuimos rápidamente. Tardó un buen rato en salir la fetidez del coche.

No soy quien para decir que los olores que llegan a la villa de Tineo procedan de allí. No lo digo. Si constaté que en aquel momento concreto no se paraba al lado de la planta.

En ella se produce el biogás a partir de la degradación anaeróbica de residuos orgánicos mediante bacterias con el fin de producir combustible. Y eso no es malo. Producen energía a bajo coste al tiempo que destruyen la basura orgánica que producimos en enormes cantidades.

¿Esa ubicación fue la más idónea? Bueno, esta pregunta casi sobra, ahí está. ¿La planta se ajusta a la legislación medioambiental? ¿Sus emanaciones pueden acarrear problemas de salud pública? ¿Cómo afectan esos olores a los trabajadores y empresas del polígono?

Creo que estas preguntas necesitan respuestas. Ahora toca saber de dónde proceden la hediondez que de vez en cuando nos llega. ¿Es tan difícil?

Miren, no podemos alardear del eslogan Tineo, naturaleza a la carta y al mismo tiempo no solucionar los problemas medioambientales que puedan surgir. Estos que he mencionado no son baladís pues afectan a las personas de forma directa al tiempo que tienen una repercusión económica gravosa sobre los vecinos. ¿Cuántas sanciones se han recibido de la Confederación Hidrográfica por los vertidos?

La calidad de vida de los ciudadanos está directamente relacionada con la del territorio.

Quiero creer que a quien compete velar por los intereses generales está haciendo todo lo posible para solucionar estos problemas de forma inmediata. Estoy seguro, lo contrario sería incomprensible e inadmisible.

Licencia de Creative Commons
Algo huele mal en Tineo by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

17 ago. 2016

De San Roque a San Roque en el año que repetimos las elecciones

Publicado en La Nueva España el 16 de agosto de 2016

Hace diez años decidí recopilar los sucedidos entre un San Roque y otro en el concejo de Tineo. Nada nuevo, desde luego. Para ello nada mejor que acercarme a las noticias que recogieron los periódicos, que son las que dan una idea en el exterior de lo que acontece por estas tierras y por medio de las cuales las gentes de Asturias, y del mundo mundial, nos interpretan.

Si hay algo importante en los pueblos, colectivamente hablando, eso son las fiestas. Las de San Roque, en Tineo, concitan unanimidades y en ello tiene mucho que ver el Campo de San Roque. Ya saben, el incomparable marco del Campo de San Roque.

La Nueva España me refresca la memoria de algunos de  los acontecidos en estos meses.

Impregnados aún con el humo de los incendios, los ojos desbordados por el colorido del campeonato mundial de bateo y con ganas de fiesta, llegó San Roque.

El atleta tinetense David Fernández fue el encargado del pregón. Me gustó. Me gustó mucho. Nos ofreció unas palabras muy atinadas a la par que divertidas y sinceras.

Luego el prao de San Roque nos acogió durante dos días con sus noches. Romería como las de antaño, comidas, meriendas, cenas, baile. La xata. Encuentros, reencuentros. Alegría. Y desde hace unos años,  la caseta de Las Cabezas de San Juan (Sevilla) pone el punto exótico.

Tras el jolgorio vuelta a la realidad.

Una noticia nos anima el final de fiestas: la conclusión de la Autovía del Suroccidente y su prolongación desde La Espina a Canero, que costaría unos 285 millones de euros. No es cuestión de amargarse tan pronto.

Esto de las carreteras da mucho juego por aquí. Vecinos de Naraval y Navelgas estuvieron soliviantados con el tema de la AS-219. El gobierno autonómico quería un parcheo para que pasase la Vuelta Ciclista a España y los vecinos querían un arreglo integral.

A finales de agosto Navelgas celebró el “Día de los pueblos de Asturias”. Bonita fiesta de confraternización.
Agostando agosto se dieron el sí. ¡Y luego dicen que la política crea enemigos! No, entre las espinas también florecen las flores. Y surgió el amor. ¡Ayyyy! Bueno, a lo que iba. Dos diputados se casaron. Ya saben, ella de Navia y él de Tineo, que fue ilustrísimo alcalde y hoy ilustre diputado.

Cómo las elecciones generales están a la vista, desde Tineo y Salas, se pide que la autovía Oviedo – La Espina se retome en serio, no con fines electoralistas.
La obra es seria y para tomársela en serio. Disculpen un momento que me voy a partir la barriga de risa.

Muchas visitas a la carretera entre Navelgas y el alto de Aristébano. El gobierno se compromete a su arreglo. El PP animó a los vecinos: las obras se retrasarán hasta 2026. No se crean, IU y Podemos no se quedaron fuera.

¡Elecciones a la vista!

No faltó a su cita “Tomasín”. Tras cuatro años de cárcel no ha pedido permisos para salir. Entiendo que por las características del caso siga siendo tema de interés. Tal vez Tomás se encuentre más tranquilo en la prisión de Villabona.

Como el que no quiere la cosa, se anuncia la apertura del centro de día de Tineo. Normal. Llevaba cinco años cerrado así que le tocaba. Eso sí, que las elecciones estuviesen a la vuelta de la esquina no tuvo nada que ver en la decisión.

Ya estaba casi olvidada y retorno la idea de un geriátrico en la escuela hogar de Navelgas. Sigue asentada la ilusión, en algunos, que para revitalizar las zonas rurales es necesaria una empresa pública. Y no digo yo que no sean necesarias. Mientras busquemos soluciones locales a problemas comarcales, e incluso más generales, vamos mal.

Nos cuentan que Tineo ocupa el decimosegundo puesto de la lista de localidades con mayor número de incendios de España. Triste. El factor humano fue el causante en la mayoría de los casos.

Y luego dicen que no hay dinero. Se invirtieron 50.000 euros en la mejora de la calle principal del polígono de La Curiscada. Era una de las grandes urgencias.

Los daños colaterales del envejecimiento de la población y la baja natalidad se notan en muchos aspectos, uno de ellos es el cierre de escuelas. Inicialmente se anuncia el cierre de la de Tuña.

Cuando leo algo sobre concentraciones parcelarias, por ejemplo la de la parroquia de Santullano, me acuerdo del tiempo perdido y el atraso con el que llegan.

Las cosas de palacio van despacio, ya se sabe. La fibra óptica llegó a las empresas del polígono de La Curiscada. La noticia es de octubre de 2015.
Casi nada. ¿Hablamos de desarrollo?

En el otoño nos vuelven a hablar de un Plan Especial del Suroccidente. Repito, Plan Especial del Suroccidente. Vale, si se van a reír no les cuento más.

Al enterarnos de que iban a congelarnos las tasas municipales y rebajarnos el IBI dimos saltos de alegría. Venga hombre, no nos amargues recordándonos las subidas que hicieron tiempo atrás. ¡Qué gente, nunca están contentos con nada!

Oigan, como hacía falta repararon la carretera entre La Espina y Tineo y también el tramo que comunica el Pontigón y Tineo. Medio millón de euros. Ahí es nada.
Venga, pesado, ¡que las elecciones no tuvieron nada que ver!

Las propuestas, iniciativas y otras lindezas políticas llenan las páginas de La Nueva España. Por aquellos días se pensaba que estábamos en tiempos de mudanza.
¡Ayyy, pobrecitos míos! El 20 de diciembre no acabó de desengañar al personal. Bueno, no me adelanto tanto. Sigo.

El grupo I de la central térmica de Soto de la Barca cierra. No por sabido deja de entristecer. Cierres, cierres, cierres. No hay alternativas.

Los días, los meses, pasan y no hay motivos para la alegría y el jolgorio público.

Los hacedores de las cuentas municipales destinan 474.000 euros a inversión. No parece mucha la cantidad. Eso sí, 45.000 se destinarán para abrir la piscina climatizada. Ese dinero dará para un mes, no más. Otra partida que tiene su aquel es la de 90.000 euros para la recogida de basura por los pueblos. Otros 18.000 para la puesta en funcionamiento del Punto Limpio en La Curiscada. ¡Buena falta hace!

En febrero dimite el concejal de Podemos, por motivos laborales. Sin problemas, es sustituido por la número dos.

¿Se acuerdan del argayo en Porciles? Pues eso fue el 15 de febrero y desde entonces sigue cerrada la carretera. Todos tranquilos y eso que los vecinos de Tineo estamos siendo muy perjudicados. Los que pararon la obra, los que no la continuaron, los que la ralentizaron, los… lo que les hemos tenido que escuchar. Oigan, ni uno solo se puso colorado. ¡Anda que no tienen bemoles!

Miren  que se hicieron famosos los pollos del Colegio Verdeamor. La iniciativa de incubar huevos en el colegio entusiasmó a los más pequeños. Todos querían llevarse uno para casa.

En marzo nos informan que el ayuntamiento cerró el 2015 con un superávit de 133.825 euros. Pues bien. Eso sí, el año pasado pagamos a los bancos 1.039.279 euros para amortizar la deuda. Aún debemos 6.049.000 euros.

Llegó la Feria de Muestras y con ella los buscadores de votos. No falla, elecciones a la vista y esta feria se convierte en un escaparate de políticos. Eso sí, cuando no las hay la mayoría de ellos no se acuerdan de ella. ¡Lo que llegan a hacer por un puñado de votos!

Y se celebró un Foro de Cultura Vaqueira, el primero. Y pasaron las elecciones… y qué descanso. Y seguimos sin gobierno… pues bueno.

Los días transcurren lánguidos. Nada estimula la quietud.

En junio se anuncia una gran noticia: se abrirá la piscina climatizada. Lo de grande es por el tamaño.

A mitad de junio se hace público que el exalcalde y diputado tinetense, Marcelino Marcos, será llamado a declarar en calidad de investigado. El fiscal le acusa de presuntas irregularidades en contratos fraccionados y en temas de personal. Se refieren únicamente al año 2008. Eso sí, ningún técnico le puso problemas, así que la culpa, si es que algo hubo, ya saben de quien es.
Esto va para largo.

Así, de pronto, me viene a la cabeza un vocal del Consejo General del Poder Judicial. ¡Qué curioso!

Y la piscina se abrió. Todos contentos. Casi todos. Periódicos, radios, televisión se hicieron eco de su apertura. El 15 de julio la cerraron. ¿Y ahora qué?

Los vecinos de Naraval y Navelgas descansaron. El 12 de julio se anunció que al día siguiente se licitaría la redacción del proyecto de la AS-219. Fue una semana después. ¡Desconfiados!

Para rematar el mes de julio enterados quedamos que una empresa canadiense va a empezar a abrir furacos en la zona de Navelgas para ver si hay oro en cantidad. Van a dejarlo peor que un queso con agujeros.

Y así se pasó el año entre San Roque y San Roque. Suceder sucedieron muchas más cosas. Estas son algunas de las que nos afectaron a todos.

Ahora solo queda predisponerse al disfrute y a la confraternización en el Campo de San Roque. Tal vez cuando finalicen las fiestas nos enteremos de que al fin hay gobierno.

Compartiremos nuestra alegría con ustedes. Les esperamos.

Licencia de Creative Commons
De San Roque a San Roque en el año que repetimos las elecciones by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

8 ago. 2016

Viajando con La España vacía


Las tierras, las tierras, las tierras de España,
Las grandes, las solas,desiertas llanuras.

Rafael Alberti
A galopar

  
Llegué hasta La España vacía : Viaje por un país que nunca fue, de Sergio del Molino, tras escuchar y leer a Juan Cruz y Antonio Muñoz Molina. ¡Ahora voy yo y me pongo a comentarlo! ¡Casi nada!

Es un ensayo, un libro de viajes, una visión personal de La España vacía - y por extensión de toda España -, un estudio crítico literario… todo eso y seguro que mucho más.

Me resultó ameno. En ningún momento se me hizo pesado ni resultó farragoso. Todo lo contrario. Proporciona mucha información que se digiere con facilidad.

¿De qué va? Los versos de Rafael Alberti lo pueden resumir: Las tierras, las tierras, las tierras de España, Las grandes, las solas, desiertas llanuras.

Habla de la desconexión entre la vida rural y la urbana, o mejor, la convivencia en un territorio dándose la espalda esas dos realidades. Despoblación, sociología, desprecios, literatura, sentimientos. Sentimientos de pertenencia, colectivos, pero también personales. Sergio del Molino se moja de forma directa.

Del Molino viajó por las desiertas llanuras y con él viajaron otros caminantes anteriores de esos territorios. A lo largo de sus páginas nos topamos con Unanumo, Cervantes y Don Quijote, Llamazares, Maurice Legendre, Cela, Azorín, Delibes.... El cine también está presente. Películas como Surcos de José Antonio Nieves Conde, El Gatopardo de Visconti, El séptimo día de Saura Las Hurdes, tierra sin pan de Buñuel. No faltan las alusiones televisivas como Un país en la mochila, la serie presentada por Labordeta. La música también le es útil y sale a colación. De forma inesperada aparece Joaquín Luqui – presentador de espacios radiofónicos musicales -.

Todo ello va estructurando y conformando la argumentación.

Algunas de las afirmaciones que realiza las comparto: “Mitad negocio, mitad religión, o mezcla indistinta de ambas cosas, el pasado se ha convertido en algo sacro que resiste con fiereza cualquier envite de la ciencia. Es lógico que así sea, desde el momento en que la España vacía asumió que no le quedaba nada más que pasado”.

La visión del autor, de esa España que recorre, es magnánima: “Quizá por los desastres posteriores de la historia española, los estudios sólo se han fijado en esta dimensión mística, mucho más fiera en los textos de Unamuno y prácticamente invisible en los de Machado, pero a mí me interesa mucho más la forma sutil y puntillista con la que Azorín suaviza, tirando de verdes y azules, el pardo harinoso de la meseta”.

A lo largo del ensayo mostrará sus preferencias por esos acercamientos a las desiertas llanuras más “cariñosos”, sin asperezas: “…no se entiende el paisaje español sin esa literatura. Porque el paisaje… es una invención. El paisaje es literatura”.

El capítulo Manos blancas no ofenden me desconcierta. El tratamiento del carlismo me sorprende: “El carlismo no logró triunfar, pero no porque su proyecto fuera disparatado”. Su comprensión, su tibieza con este movimiento ultraconservador anclado en la tradición más rancia y carpetovetónica me descoloca: “El carlismo ambiental crea personajes fuertes y sin complejos, que se manejan en el mundo sin que les afecten el esnobismo ni el rencor de clase”

No puedo dejar de transcribir otro párrafo: “Al educar a varias generaciones de españoles del campo en el orgullo por la tradición (pero no una tradición folclórica o pintoresca, sino una tradición que tenía que ver con todo los cotidiano), la cultura carlista no sólo evitó que la modernidad se las tragase como se las ha tragado casi toda Europa, sino que prolongó su existencia más allá del campo”.

Pues nada, creo que es una visión light  de una España dura forjada por siglos de una triste Historia. La construcción del país ha sido el producto de la acumulación de despropósitos, malos dirigentes políticos, intervencionismo religioso y conformismo. Sin olvidar el hábito tan arraigado de las confrontaciones, que la mayoría de las veces se solucionaron con sangre.

Sergio del Molino finaliza con una frase que nos puede ayudar comprenderle un poco más: “Hay un país en España que ya no es, pero a veces parece más fuerte y sólido que el país que es, tan negado a sí mismo, tan arrugado en sus propias vergüenzas, tan asediado por las otras patrias que se levantan orgullosas para desquicie invertebrado de los nietos de Ortega y Gasset”.

Muy nacionalista, muy patriota él.

Ahí está, léanlo y luego cada cual tendrá su opinión.

Licencia de Creative Commons
Viajando con La España vacía by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

5 ago. 2016

El Suroccidente, ni tren ni tranvía

Publicado en La Nueva España el 5 de agosto de 2016

Hablar de comunicaciones en Asturias es hablar de incomunicación. La historia de nuestras redes de transportes es una carrera de obstáculos. Da igual que hablemos de carreteras, ferrocarril o infraestructuras portuarias. Todas han llegado tarde, mal y a unos costes desproporcionados.
No hacen falta recordatorios ¿verdad?

Esa infausta realidad lo es aún más en el suroccidente asturiano. Y no es cosa de ahora.Hablemos del ferrocarril por el suroccidente. Mejor dicho, de su ausencia.

Con escasas modificaciones, el modelo ferroviario asturiano es el mismo del siglo XIX. La velocidad sigue siendo poco competitiva – no soy de los que piden el AVE –, los trenes de cercanías no cumplen con su función y los de mercancías están infrautilizados.

Permítanme hacer un poco de historia. Si son tan amables y siguen leyendo, verán qué curiosidades.

Hay que remontarse a 1851. En ese año una comisión especial, integrada entre otros por el Conde de Toreno y Santiago Fernández Negrete, estudiaron los puntos más adecuados de la Cordillera Cantábrica para el paso del ferrocarril desde Castilla hacia Asturias. El resultado fue que proyectaron una línea desde Ponferrada, por Cangas de Tineo, a San Esteban de Pravia y otra desde León a Gijón, por el Puerto de Pajares.

Quiero recordar que Santiago Fernández Negrete nació en Villatresmil, Tineo. Fue ministro de Comercio, Instrucción y Obras Públicas y más tarde de Gracia y Justicia.

La idea del ferrocarril por el suroccidente estaba sembrada.

En 1904 reaparece la propuesta y así se habla de un ferrocarril secundario (de vía estrecha) que iría bordeando el río Narcea y que terminaría en el río Sil, en León.

La información se remitió a los ayuntamientos y se les pidió colaboración económica. Desde Obras Públicas se les ofreció la posibilidad de cantidad alzada por kilómetro, un tanto por ciento de los gastos o con una garantía de interés del capital invertido para ponerlo en explotación.
La propuesta no tuvo sus frutos.

Por esa época, 1906, se presentó otro proyecto que sí cuajaría, el de Gijón a Ferrol.

Siguiendo con los avatares del ferrocarril suroccidental llegamos a 1920. En ese año uno de los varios proyectos que se realizaron del trayecto Pravia-Cangas del Narcea salió a subasta. Aunque se había aprobado en septiembre de 1914, no hubo postor para el trayecto inicial de nueve kilómetros. El plazo de ejecución era de tres años y se pretendía empalmar con el Vasco Asturiano en Forcinas. El coste ascendía a 3.957.956 pesetas.

El tema llegó a ser recurrente. Por cierto ¿a qué me recordará esto?

En 1927 se replantea el tema. La nueva idea es crear una mancomunidad entre las Diputaciones de Oviedo, León y los ayuntamientos interesados en el ferrocarril. Al año siguiente se estipulan  las cantidades a pagar por cada ayuntamiento. En el caso de Tineo 350.000 pesetas.

Llegados a la cuestión económica comienzan los problemas.

El alcalde de Tineo no estaba dispuesto a desembolsar lo mismo que Cangas del Narcea.

Los kilómetros de vía férrea o el número de pueblos favorecidos en cada concejo formaron  parte de su argumentario. En este mismo sentido se manifestaron desde Salas, dónde además se objetó que la línea no pasase por la capital.

Para rematar, no estaban dispuestos a soltar una peseta hasta que las vías no llegasen a su municipio.
Confianza entre ellos poca, proyección de futuro menos.

Llegaron tiempos de rebajas y desde Tineo quisieron  reducir la cantidad a sufragar. Esa actitud soliviantó a los otros concejos e hizo que surgieran ataques a la corporación tinetense, a la cual se acusó de localismo y falta de visión de los intereses generales de la zona.

La cuestión sigue en disputa en 1929. El 30 de mayo de ese año hubo una reunión, en Oviedo, entre el Gobernador Civil y los representantes de concejos interesados. Estaban presentes además el presidente de la Diputación y el diputado provincial Cadierno.

Allí los comisionados de Pravia propusieron aportar un diez por ciento a fondo perdido o como accionistas, si la empresa concesionaria aportaba el resto. Los alcaldes de Cangas del Narcea, Muros, Belmonte y Pola de Allande estaban conformes, discreparon los de Salas y Tineo.

La cuestión parecía que iba relativamente bien. Tal es así que el 30 de agosto de 1929 volvieron a encontrarse y establecieron las cantidades que cada ayuntamiento tenía que aportar:

Allande……………………… 50.000 pesetas
Cangas del Narcea…………  450.000 pesetas
Miranda……………………… 50.000 pesetas
Muros del Nalón…………….. 50.000 pesetas
Pravia………………………. 300.000 pesetas
Salas………………………... 150.000 pesetas
Tineo……………………….. 250.000 pesetas
Diputación Provincial……. 1.300.000 pesetas

Sin entrar en más detalles, una vez más el ferrocarril se quedó en vía muerta. Los desencuentros entre unos y otros no lo hicieron posible.

Como colofón a esta intentona, añadir que el Ministerio de Gobernación, en 1930, no autorizó la constitución de la mancomunidad entre la Diputación y los ayuntamientos.

Aquí no se acaba la historia, aún hay más.

El 9 de julio de 1931 el ministro de Fomento, Albornoz, visitó los concejos de Cangas del Narcea, Allande y Tineo y cómo no, les ofreció el ferrocarril. El Ayuntamiento de Tineo, en esta ocasión, objeta subvencionarlo al no pasar por la capital del municipio.

En 1932 las Cortes deciden suspender las ayudas económicas del Estado para la financiación de los ferrocarriles secundarios.

¿Punto y final? Pues no.

En la década de los cuarenta vuelven a las andadas y así en 1958 se habían realizado obras en unos 20 kilómetros. Incluso abrieron dos túneles que hoy todavía podemos ver desde la carretera entre Cornellana y Pravia. Su coste se elevó a casi 32 millones de pesetas.

Los incumplimientos, la negligencia y derroches estuvieron al orden del día. Los políticos de aquellos años fueron incapaces de vertebrar las comunicaciones del suroccidente. Estamos en 2016 y no hemos mejorado mucho.

Licencia de Creative Commons
El Suroccidente, ni tren ni tranvía by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

3 ago. 2016

Las inquietudes de un indolente


Se desperezó. Abrió los ojos. Desconcertado miró a un lado y al otro. Sonrió. Estaba en su cama, en su casa.

-        Buenos días, presidente.
-        Buenos días. ¿Llegó la prensa?
-        Tiene el desayuno preparado. Sí señor.
-        ¿Los dos?
-        Sí, señor presidente, el As y el Marca.
-        Buenos días, presidente.
-        Buenos días nos de Dios, Moraguitas.
-        Presi, hoy tenemos un día complicado.
-        Tranqui, Moragui. ¿Quién ganó la etapa de ayer en la vuelta a Burgos?
-        Presi, no me jodas.
-        Señor presidente, se le enfría el café.
-        Voy, Manolo. Gracias.
-        Hoy dormí cojonudamente, Mori. Cómo un bebé: nueve horitas.

Son las diez de la mañana y sol aprieta. Madrid se llena de turistas y los madrileños, los que pueden, salen pitando de ella.

-        Menuda faena, con las ganas que tengo yo de unas buenas mariscadas y mira,  aquí currando.
-        Ya, ya, presi. Anímate, ya verás, en unos días volvemos a la normalidad.
-        ¡No veas las ganas que tengo!
-        Manolo, tráeme un poco de leche fría. Moraguitas ¿no quieres unas porras?
-        No, Mariano. Tengo aquí el dosier de prensa.
-        No me jodas, déjame desayunar en paz. Acabo con estos y luego ya me pongo con eso. Mejor, hazme tú un resumen.

Un poco más allá de la mesa presidencial hay una televisión. Está sintonizada en el canal de Teledeporte. A su lado hay otra conectada a Eurosport. El presidente no da abasto. Controlar dos periódicos y dos teles al mismo tiempo requiere concentración y mucha práctica.

-        Manolo ¿Elvira está bien?
-   Sí presidente. Hizo su tabla de gimnasia, leyó la prensa y ahora… pues no sé qué está haciendo,señor. ¿Se lo pregunto?
-        Deja, no la moleste. ¡Qué mujer! Me estresa con tanta actividad.
-        ¿Y los niños?
-        Jugando. Hace más de dos horas que se levantaron.
-        Salen a su madre.
-        Presi, por favor…
-        Moragas, espera carajo.
-        Hoy tienes varias reuniones. Acuérdate de llamar a la Zarzuela y decirle algo…
-        ¡No tengo ni un minuto de sosiego! Todo el país descansando y yo aquí, achicharrándome.

No hay nada como empezar el día con un buen desayuno. Alimentos sanos, masticar mucho y hacerlo con calma es importante para afrontar la jornada. Lo recomiendan los médicos.

-        Presi ¿acabaste? Son las doce. Venga ¡ánimo! al tajo.
-       Vale, Moraguitas. Pero no me apures. ¿Hoy dónde vamos a tomar una cañita?

Se levanta con cara de resignación. Da un paso y sus brazos adquieren brío. Su caminar nos indica que es un hombre activo, de carácter. Por eso es el Presidente.

Licencia de Creative Commons
Las inquietudes de un indolente by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.