20 mar. 2019

El suroccidente no tiene calidad de vida

Publicado en La Nueva España el 20 de marzo de 2019

El suroccidente asturiano no tiene calidad de vida. No lo digo yo, es la conclusión a la que han llegado en el Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de Asturias. El estudio fue realizado por Antón González, Ángel Alonso, Joaco García, Elena Pérez y Jacobo Blanco.

La información ofrecida por La Nueva España igual pasó algo desapercibida por el suroccidente y occidente así que permítanme un breve repaso.

En el trabajo que han llevado a cabo, titulado “Indicador sintético de la calidad de vida de los municipios de Asturias”, afirman que donde mejor se vive en Asturias es en la zona central. Por si les queda alguna duda - imagino que no - se refieren a Oviedo, Gijón, Noreña, Avilés, Ribera de Arriba y Llanera.

Lo esperado ¿verdad? ¿Y saben quienes están a la cola?

Han pensado bien. En último lugar de los 78 concejos asturianos colocan a Ibias; en el puesto 75 se encuentra Degaña;  Allande en el puesto 65. Tineo aparece en el puesto 56 y Cangas del Narcea el 50.

Todo el suroccidente está de la mitad para atrás. No es para dar saltos de alegría.

Dicho así puede sonar mal, pero es mucho peor cuando vemos los parámetros que han estudiado. Analizaron las condiciones materiales de vida, trabajo, educación, salud, ocio y relaciones sociales, seguridad física y personal, gobernanza y derechos básicos, entorno y medio ambiente, y bienestar subjetivo.
Es decir, en todo aquello que más nos afecta el suroccidente va mal. 

Perdón, concédanme un segundo para gritar. Ya me desahogué, gracias.

Todos sabemos cual es el factor clave, y este estudio lo refrenda: el empleo.

Llegados aquí no repetiré la situación en la que nos ha dejado el cierre de las minas o cómo nos afectará la desaparición de la Central Térmica de Soto de la Barca (Tineo). Cuando llegué ese lamentable momento caeremos aún más en esa clasificación y entonces ¿qué haremos? Pues ya saben, cerraremos el suroccidente. Causa: asesinato con premeditación y alevosía.

Hace no mucho tiempo el presidente Javier Fernández hablaba de recuperación en el mundo rural y que las cosas iban bien encaminadas. Lo siento Presidente, no es verdad.  Oiga, que lo corrobora este estudio.
Al igual que no es verdad que nada haya mejorado y que el puñetero Plan Especial para los Concejos del Suroccidente Asturiano sirva para algo. Los vecinos de esta comarca vemos que la situación va a peor y nuevamente este indicador de la calidad de vida confirma que existe una brecha creciente entre la zona central de Asturias y las zonas rurales.

¿Se imaginan que va a pasar con la creación del área central asturiana? Está claro. Siguiendo la marcha que llevan esa brecha se incrementará de forma notable hasta concentrar más servicios, más trabajo y más población y dejando el resto de Asturias prácticamente desierta y sin alternativas.
No es solo el Suroccidente el que sale mal parado, la mayoría del occidente ocupa los últimos lugares de la lista.

El Suroccidente tiene pocos empleos, escasa población y envejecida, pésimas comunicaciones y exiguos servicios públicos. Por si fuera poco, los incendios asolan el territorio cada dos por tres. En sanidad cuando no nos falta un médico especialista nos faltan dos; tenemos, además, una oferta educativa escasa y ahora nos confirman que nuestros estándares de calidad de vida dejan bastante que desear y están muy alejados de los que disfrutan otros asturianos. ¡Cómo para estar encantados!

Estamos en campaña electoral, ¡y lo que nos queda! y oiremos de todo. Unos y otros prometerán lo que no han cumplido en años y escucharemos sus cantinelas con estoicismo, pero no con resignación. No les creeré y me voy a pensar mucho mi voto.

Licencia de Creative Commons
El suroccidente no tiene calidad de vida by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Las nuevas viejas derechas


Pues nada, el Partido Popular me sigue dando sorpresas. La llegada de Pablo Casado a la presidencia del PP barruntaba giros importantes hacia la derecha pero no, lo suyo fue parar en seco, dar media vuelta y enfilar setenta años atrás. Tan joven y está demostrando ser un carpetovetónico de tomo y lomo. ¡Va revolucionao!

Es lo que tienen estos jóvenes cachorros que sin oficio ni beneficio se han tomado la política como una profesión. Por mantenerse y medrar hacen lo que haga falta. Casado, siguiendo esa estela, representa lo más burdo de la política.

De su boca salen mentiras, insultos, y cuando hace una propuesta la extrae de la caverna. Me produce sarpullidos. No tiene ideas y carece de pudor y vergüenza. Casi, solo casi, hace bueno al maestro Aznar.

Y lo más preocupante es que Casado está sacando a relucir temas zanjados que por mor de su insistencia, y de sus jóvenes compañeros de viaje, se vuelven a convertir en temas de enfrentamiento entre los ciudadanos. Destilan ese rancio odio que acumula la derecha más intransigente, la directamente heredera del franquismo.

En competencia directa tiene a Albert Rivera, anteriormente Alberto Carlos Rivera Díaz. Uyy, otro que catalanizó su nombre. ¿Dónde queda su compulsivo españolismo? Este anda azotao.

Rivera y Casado podrían intercambiarse sin ningún problema. Representan la misma derecha. Escupen barbaridades reaccionarias que provocan estupor, risa y que acaban en miedo. Sí, miedo. Me asustan. Les oigo arengar y me recuerdan lo que escuché a los franquistas en mí niñez y juventud. Veo día a día como mucha gente, vecinos, se alimentan de esa ponzoña y luego vomitan intolerancia, xenofobia, racismo, machismo.

Culpo a Casado, a Rivera y a todos los que les siguen por esa senda.

Más allá de estos jóvenes retrógrados se encuentra esa extrema derecha que tanto les motiva. La benevolencia, la complacencia, con la que Rivera y Casado ven los desatinos de esa ultra derecha son alarmantes.

Las dos derechas, cada vez más escoradas a la derecha extrema, compiten en votos con los reaccionarios entre los reaccionarios y eso les está llevando por un camino que mete miedo.

No quiero volver a los frentes. Lo único que me importa es la convivencia pacífica, la democracia y su permanente mejora. Casado y Rivera están apostando por todo lo contrario.

Licencia de Creative Commons
Las nuevas viejas derechas by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

5 mar. 2019

¡Qué pobreza de políticos!

Publicado en La Nueva España el 5 de marzo de 2019

En teoría los políticos están al servicio de los ciudadanos, en la práctica ya es otro cantar. No es fácil eso de conjugar los intereses de los ciudadanos, desde luego, pero para eso está la política y las personas que se encargan de llevar a la práctica las propuestas programáticas de los diversos partidos políticos.

Vale, dejaré de reírme.

La política es una cosa seria, los políticos son de risa. Y me refiero a los de los últimos años. La cosa pública está plagada de arribistas, mediocres, ególatras, simples, iluminados… Sólo tenemos que echar una ojeada a nuestro alrededor.

¿Cuándo fue la última vez que les oyeron hablar de los problemas de nuestra sociedad? Todos sus esfuerzos están encaminados a perpetuarse en el poder y mantener sus estatus social y económico. Hay algunos que le tienen tanto apego a la poltrona que cuando la dejan profetizan el advenimiento del fin del mundo o poco menos. El señor Casado es su profeta máximo y tiene como acólito al señor Rivera, y ambos los dos están casi abducidos por el poltergeist de la extrema derecha.

Fenómenos extraños, no diré paranormales, se producen en los lugares más insospechados. Ahí tenemos lo sucedido en Valdés.

La Nueva España nos contó que Simón Guardado, alcalde de Valdés, retiró las competencias delegadas a tres concejales que apoyaron la candidatura a la alcaldía de Óscar Pérez, el rival que le derrotó en las primarias.
A eso se le llama encajar una derrota democráticamente.

El alcalde explicó los motivos: “falta de confianza”. Se explicó aún más: “Sin acritud, creo que se deben centrar en otro proyecto político que no es el mío, es del de Óscar Pérez”.
Desde luego, sin acritud pero dándoles una buena patada.

Yo pensaba que el proyecto político del alcalde era el del PSOE de Valdés para su concejo, ya veo que no. El personalismo se está cargando una forma de entender la política. Los partidos políticos están siendo relegados a meras comparsas que se activan en períodos electorales para captar votos, el resto del tiempo hibernan. Es el modelo estadounidense.

Da igual que el partido sea de derechas o de izquierdas, todos buscan líderes carismáticos con buena imagen que más que hablar tuitean. Los programas electorales o los gobiernos no son de tal o cual partido, son de Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias… La táctica es en todos igual. Los partidos depositan en ese líder todas sus esperanzas, lo alaban, le obedecen con mayor o menor devoción, y cuando se quema o no cumple las expectativas lo chamuscan y buscan otro.

Como últimos ejemplos de ese personalismo populista, todos lo son, tenemos a Manuela Carmena con su plataforma Más Madrid e Íñigo Errejón que abandona el paraguas de Podemos y se pone al sol que más calienta.

De aquí a junio veremos cosas que ya no nos sorprenderán… como lágrimas en la lluvia. Será hora de votar.

Licencia de Creative Commons
¡Qué pobreza de políticos! by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

26 feb. 2019

Perros y pote

Publicado en La Nueva España el 26 de febrero de 2019

Tenemos tantas ofertas de ocio que en ocasiones no sabemos cual escoger. Yo les voy a proponer una que les gustará. El próximo domingo 3 de marzo vengan a Tineo. ¿Para qué? Les cuento.

Ese día se celebrará la 25 Feria del Perro que como atracción principal tendrá el concurso de perros con pedigrí que se desarrollará a partir de las once de la mañana. Además se realizarán exhibiciones caninas y a lo largo de la jornada habrá otras actividades que tendrán como protagonistas a los perros.

La mañana ya la tienen ocupada en el recinto ferial contemplando a nuestros mejores amigos. Y claro, les entrará hambre. Pues no se preocupen que lo tendrán solucionado de una forma muy suculenta.

Antes de comer pueden tomar una “Tapa del Antroxu” en muchos de los bares de la villa, cuyo precio oscila entre los dos euros y medio y los tres euros. Eso de entrante. Y así aprovechan para darse una vuelta. Les recomiendo que recorran las callejas de Picos de Villa. Por ahí podrán contemplar casas tradicionales asturianas, hórreos y paneras. No tiene pérdida.

Más tarde ya es cuestión de sentarse a la mesa. Disfrutarán al máximo con las XXXIV Jornadas Gastronómicas del Concejo de Tineo. El menú es algo serio. Consta de pote de berzas con huesos de butietso, chosco con patatas y para rematar frixuelos o arroz con leche. Regado todo ello con vino o agua. Estas delicias tienen un precio de veinte euros. La relación calidad del menú y precio es excepcional.

Oigan, no se equivoquen que el pote de berzas incluye un compango espectacular en el que no falta, además de los huesos de butietso, la morcilla, el chorizo, el tocino entreverado y el lacón. Hay quien lo “adorna” con unas rodajas de chosco. Para los que no lo hayan degustado además de berzas lleva patatas y fabes, pocas.

Solo de pensarlo se me hace la boca agua.

Es un menú sabroso, contundente y les gustará tanto que repetirán. No les importe hacer el esfuerzo, coman y disfrútenlo, sí puede ser en compañía mejor.

Ven, no tienen disculpa. Anoten: el 3 de marzo a comer pote en Tineo.

Licencia de Creative Commons
Perros y pote by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

21 feb. 2019

La calle es suya

Publicado en La Nueva España el 21 de febrero de 2019 

La calle es suya. Oigan, que ni siquiera lo consiguió Fraga, lo cual ya es mucho decir. Las calles son para los coches. No, las calles son de los coches. El urbanismo de pueblos y ciudades se ejecuta en función de sus necesidades no de las vecinales.

No es nada nuevo. Desde la década de los setenta del siglo pasado, grosso modo, los coches particulares se fueron haciendo dueños de las calles españolas. Las ciudades crecían, se extendían creando ciudades dormitorio para las que no existía un sistema público de transporte y la única solución de movilidad fue el vehículo particular. Mal negocio para los ciudadanos y magnífico para las empresas automovilísticas, petroleras y grandes constructoras de obras públicas.

Cuanto más crecen las ciudades más carreteras, más carriles, autovías superpuestas, enlaces o aparcamientos. No parece tener fin. Da igual que las consecuencias sean atascos, contaminación, horas perdidas, mala leche. Nada importa, ¡más carreteras!

Desde hace unos años se está extendiendo la idea de modificar los usos y disfrutes de la ciudad, y eso pasa inexorablemente por cambiar los hábitos de movilidad. Tenemos que racionalizar el espacio urbano y reducir el uso del automóvil. No se trata de eliminarlo, sino de utilizarlo de una manera más sensata, lo cual conlleva menos contaminación, más ahorro y más salud.

El último ejemplo de plan de tráfico que hemos conocido ha sido el de Madrid Central y los ánimos de algunos se soliviantaron. Pero no nos vayamos tan lejos. ¿Y a mí alrededor que pasa?

Si me centro en Asturias veo como en general el espacio dedicado al coche retrocede y los ciudadanos cada vez disponen de más zonas peatonales, aceras más anchas, más zonas verdes, carriles bici… Y esto en ciudades y pueblos. No en todos, desde luego.
Hay casos, como la villa de Tineo, en que no es así. Aquí el coche es dueño y señor de las calles y aceras.

La villa de Tineo se puede recorrer de una punta a otra en menos de media hora. No parece que el coche sea muy necesario. Pues al parecer lo es ya que hubo que implantar la zona ORA en 2008. Se argumentó que con ello se agilizaría la renovación de vehículos en los aparcamientos y facilitaría el acceso a los comercios. La estancia máxima era de dos horas. Pues bien, en 2013 se amplió la estancia a cinco horas con la finalidad de favorecer el estacionamiento a quienes trabajan en las distintas zonas, eso se dijo. Según la ordenanza fiscal municipal para 2019 la estancia máxima de estacionamiento es de cuatro horas.

Es decir, pasamos de pensar en los ciudadanos y sus compras a centrarse en los trabajadores de esos establecimientos. Pues vale.

Está claro que ni uno ni otro, la zona azul tenía, y tiene, un claro afán recaudatorio. Y aquí me topo con otra cuestión. ¿Quién lo gestiona? Una empresa privada. ¿Una empresa local? Solo al principio, luego pasó a manos de grandes empresas nacionales y quien sabe sí internacionales. En la actualidad lo administra Estacionamientos y Servicios. Esta concesionaria no tiene oficina en Tineo. Es más, el único local que dispone para sus cosas se encuentra situado en la planta baja del Ayuntamiento tinetense. Eso no es ocupación de espacio público. Cosas veredes.

¿Tan difícil es para el Ayuntamiento gestionarla?  Se necesitan unas pocas máquinas expendedoras de tiques y dos personas para el control. Las multas las ponen los policías locales. Ya de pagar por aparcar ¿no sería más rentable para los vecinos del concejo la gestión municipal?

La actuación más relevante en esto del tráfico fue la de habilitar, nuevamente, una zona  libre de estacionamiento en la plaza del Fontán, frente al Ayuntamiento, Curiosamente a su alrededor es todo zona azul e incluso a muy poca distancia se encuentra el aparcamiento público de pago. Realmente curioso. ¿La explicación? Se puede suponer.

Esto de la zona azul tinetense da para bastante. Otra de sus características es que se dijo que se podía utilizar la tarjeta para el pago. Todos pensamos al principio que se referían a las que todos tenemos, pues no. Se trata de una tarjeta de prepago, que será muy cómoda pero adelantas el dinero a la empresa. Más negocio para ella. También se puede utilizar el móvil, pero según me comentan – no lo he utilizado nunca – sale unos céntimos más caro.


Hoy en la villa de Tineo nos sale más barato aparcar en las aceras que en la zona azul. En unas no multan y en la otra como te pases del horario abonado sí.

Lo de la ocupación del espacio público en Tineo es peculiar: no a todos los que lo ocupan se les cobra, aunque sean negocios privados y entorpezcan el deambular. No parece muy justo, pero esa es otra historia.

De momento los estándares que hoy se consideran importantes para determinar la calidad de vida de un pueblo o ciudad aún no han llegado por estas tierras. Ya llegarán.

Licencia de Creative Commons
La calle es suya by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.