31 dic. 2011

Posicionándose


Tras el desastre electoral socialista el PSOE anda revuelto. Unos que estuvieron en el gobierno quieren hacernos creer ahora que ellos no tuvieron ni arte ni parte en nada. Pues vale. Otros, con cargos relevantes, nos dicen que ellos son la única salvación. Apelan a su sacrificio, valía y dedicación. Pues bien.

Hay quienes desde las baronías se erigen también en oráculos y nos informan por donde deben ir los tiros. Tras estos están los ex –ex presidente, ex ministros, ex presidentes autonómicos, etc. – y está bien escucharles. Las voces del pasado tienen que tener su espacio. Por haber casi hubo una comida de muchos ex, pero les pillaron antes de tiempo y se malogró. ¿De verdad que con posterioridad no se celebró o va a celebrar esa comida? Me da a mí que sí.

Gentes que teníamos casi olvidados, no por nada especial, simplemente es que no les oímos en todo este tiempo, ahora afloran. Viejos candidatos resurgen. ¿Por dónde dicen que anduvieron estos últimos años?
Quien hace poco no quiso dar un paso al frente, por mor de la unidad y se retiró con lágrimas en los ojos, no dice si ahora sí. No es el momento aún, aunque pulula en busca de apoyos y acomodo.
Lo que no fue hace unos meses, no interesaba, igual ahora sí, pero cuidado… con candidatos conocidos, fiables y que no vengan a suponer una ruptura con lo visto hasta ahora. Cambio sí, pero suavecito y ni siquiera de caras. A poder ser de las ya conocidas ¿para qué vamos a experimentar? Pues eso.
Hasta ahora todos los movimientos son para perpetuar a dos ministros, para que no queden dudas, a un ex ministro todo poderoso y a una ex ministra. En otras palabras: cambiémoslo todo para que todo continúe igual.

Parándose a pensar un poquito, unos no han dicho ni hasta ahora. Todo les parecía bien. Otros han perdido estrepitosamente las elecciones y aquí no dimite nadie. Faltaría más. Si los demás no lo hacen, van a ser ellos los primeros ¡y un jamón! Otros, es público y notorio, han gestionado las cosas públicas mal, pero que muy mal. Reconózcanlo, han dejado unos pufos de narices y por lo tanto no pueden ser candidatos. Otros tendrían que apoyar, asesorar, dada su experiencia, pero de ahí a mangonear hay un trecho.

Venga, para que nadie se pierda. Estoy hablando de Rubalcaba, Alfredo, y Chacón, Carme. Todo preparado para ellos, en principio. Entre los dos, la alternativa está clara: gana Alfredo. Puede haber sorpresas, pero improbable. Luego está lo de las prisas. ¿A qué viene tanta premura? Eso sí, antes de debatir en profundidad elegimos al secretario general, luego él marca las pautas políticas y todo el mundo a aplaudir. Hay dos explicaciones: o no se enteran o no quieren enterarse. Van bien, sí.
Todo este totum revolutum coexiste hoy en PSOE.

Pero aún hay más: los alcaldes. Normal. El escaso poder político que aún mantienen los socialistas es el municipal. Hace ya unas fechas que algún ex ministro devenido alcalde anda preconizando las virtudes de los ediles ganadores. Pues bien. En esto como en lo demás. Me explico.
Al PSOE ya no le vale con una lavadina de cara. Es el momento de profundizar y de poner al frente savia nueva. Pero eso sí, no vale con mirar los resultados electorales. Quien se quede en eso que mire para la Comunidad Valenciana. Al frente de los socialistas hay que poner gentes capaces y de contrastada solvencia en su gestión.

Miren, cada uno puede pensar que es el rey del mambo, pero dadas las circunstancias hay que pasar a todo dios por el tamiz de la valía al frente de las cosas públicas. Yo no podría aceptar a nadie que haya endeudado hasta las trancas su administración. No podría apoyar a quien haciendo populismo no acomoda los impuestos a la realidad. Estaría en contra de quien de una tacada dispara esos impuestos a un 10 un 50 por ciento o más, argumentando que en años anteriores no se subieron. Eso es demagogia barata. Estaría totalmente en contra de quien ostentando un cargo público, y con la que está cayendo, se subiese el sueldo más de un 10 por ciento y en el que cobra todo quisqui que está a su alrededor. No podría apoyar, ni por activa o pasiva, a quien hubiese pleiteado a costa del erario público en causas perdidas por negligencia manifiesta. Nos haríamos un flaco favor apoyando a quien nos va a dejar unas infraestructuras que nadie sabe como se van a pagar. No merecería mi consideración quien desea ostentar un cargo para medrar personalmente y siempre ha sido dócil con el partido. Y podría seguir, pero ya me entendieron ¿verdad?

Los que no aspiramos a nada, los que no tenemos deudas que pagar, exigimos decencia, honradez y sentido común para volver a ganar la confianza del resto de los ciudadanos. Cuidado con las apariencias. Todo acaba saliendo a luz y luego nos rasgaremos las vestiduras.



Licencia Creative Commons
Posicionándose por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

5 comentarios:

  1. Bien dicho para despedier el año, ahí queda eso.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que hay gente que piensa con cordura y tiene dignidad.

    ResponderEliminar
  3. Hoy si lo he leido detenidamente, y estoy totalmente de acuerdo. El que quiera enterder que lo entienda, Y tiempo al tiempo... la mentira siempre acaba saliendo a la luz y el que no tiende nada que guardar ni esconder, siempre será libre. Feliz año, Santi

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo lo triste esque cosas tan obvias tengan que ser dichas .

    ResponderEliminar
  5. Madre Santi, que valor que tienes. Puedes decilo mas alto pero no mas claro.... Buf!!!!!!

    ResponderEliminar