25 abr. 2012

Engañados


Comentario para el programa Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (24/04/2012)


Lo intento, de verdad, créanme, una semana y otra lo intento. Hago verdaderos esfuerzos por no caer en sus redes, pero es imposible. Lees un periódico, ves la televisión o escuchas la radio y ahí está. No hay forma. La crisis y las recetas mágicas nos aturullan.

Esto no es de ahora, no. Hace ya varios años que llevamos padeciendo esta historia. La cosa fue poco a poco engordando y cuando quisimos darnos cuenta estábamos inmersos en una crisis galopante. Tanto galopó que se desbocó del todo. En esos momentos  pensamos que todo era culpa de uno: de Zapatero. ¿Tuvo responsabilidades en todo este lío? Pues sí. Muchas, pero también los que estuvieron a su alrededor.
Pero no nos equivoquemos, fueron responsables de no enfrentarse a la realidad, de seguidismo y de no sé cuantas cosas más, cierto. ¿Nos engañaron? La respuesta es sí. ¿Y ahora? La verdad es  que ahora pienso que nos engañamos nosotros mismos.

Yo con el Partido Popular no tengo ninguna afinidad. Puedo coincidir, al igual que lo hago con Izquierda Unida, en algunas cosas pero no soy de su cuerda. Nunca he esperado nada de ellos y por lo tanto no me han desilusionado. Sus decisiones, sencillamente, se ajustan a lo que han preconizado a lo largo de su existencia.

El PP es un partido liberal en lo económico y muy de derechas en todo lo demás. Les gusta controlar todos los resortes sociales y con respecto a las libertades apoyan las suyas: su libertad de enseñanza, su libertad de expresión, su libertad de religión, etc. etc.
Siempre la suya. Todas aquellas que no comparten, cuando llegan al poder las cercenan. Ahí están temas como la Educación para la Ciudadanía, el aborto, la eutanasia, las relaciones con la Iglesia Católica o la violencia de género. Esto ya estaba sabido.

Ahora la cuestión es otra. Ya no es que el Partido Popular haya entrado a saco en lo público, no, eso tampoco es. No es ninguna novedad que renieguen de los servicios públicos. Para ellos lo privado siempre ha sido lo ideal. No importa si luego tenemos dinero  o no para acceder a ellos, eso no importó nunca. Bueno, nunca les importó a los que lo tenían para pagarlo, que a su vez son los que escriben el ideario del PP.
A mí lo que me molesta de esta gente es que ahora nos han engañado a todos a lo bestia. Que lo hagan conmigo cómo que no me importa demasiado, pero ¿con los suyos? Eso es mucho.

Estas gentes del centro derecha español juraron y perjuraron muchas cosas que han incumplido. Veamos algunas. De la reforma laboral no voy a hablar. Esa venía sobrevenida con su triunfo electoral. El tema de la subida de impuestos, cómo que ya no concuerda con sus dichos y promesas. Tampoco ha venido a cuento el seguir incrementando los precios de muchos productos o perdonar impuestos a los más ricachos. Estas cosas no han gustado a sus votantes. Sí escuchamos a los pensionistas pues no están muy contentos, no señor. Y ahora, con lo de los medicamentos, están encantados. En caso de dudas, pregúntenles.

Y la educación, ¿qué me dicen de ella? Estoy seguro que muchos de los fieles populares están dando saltos de alegría con el incremento de las tasas universitarias, el recorte en profesores y el aumento de alumnos en las aulas. Faltaría más. Una gran parte de ellos seguro que pueden pagarse los colegios concertados o privados y luego las matriculas universitarias. Seguro, no me cabe duda ¿y a ustedes? Para rematar, pueden acabar con las becas y ya verán como ahorramos un piquito por ese lado.

Lo fastidiado de estas gentes, digámoslo en plata: lo jodido del PP, es que han renunciado a lo que defendían en la oposición y criticaban a Zapatero y compañía. Ya les hemos visto el plumero y  la conclusión a la que he llegado es que ellos no son mejores. Al contrario, están haciendo buenos a los otros.
Como algunos ciudadanos dicen: ellos ganaron las elecciones y ahora deciden. Pues ahí lo tenemos. Con nuestro pan nos lo comamos.

Licencia Creative Commons
Engañados por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario