25 jul. 2014

Finiquito a la Caja de Ahorros de Asturias


Yo tuve una como esta. 

El miércoles 23 de julio de 2014 la Asamblea Extraordinaria de Cajastur aprobó la transformación de nuestra caja en Fundación Bancaria. Con esta medida se dio el último paso en la privatización  de la Caja de Ahorros de Asturias.

El finiquito pone fin a 68 años de historia.

La Caja de Ahorros de Asturias se creó en 1946 con la fusión del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Oviedo – constituido en 1880 – y la Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de Gijón – fundado en 1939 y cuyo origen se remontaba a 1929.

La Asamblea General estaba formada por 300 consejeros que actuaban en representación de los impositores (40 % de representación), corporaciones municipales (27 %), empleados de la entidad (10 %), Ayuntamiento de Gijón (11,5%), Junta General del Principado de Asturias (11,5%).

El presidente en los últimos años ha sido Manuel Menéndez y el Director General, Felipe Fernández Fernández.

Manuel Menéndez fue presidente de Cajastur desde 1995. En 2001 fue nombrado presidente de Hidroeléctrica del Cantábrico, donde tuvo que pelear por su control.

Felipe Fernández desempeñó diversos cargos políticos en Asturias: dirección general de Economía, consejero de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Vivienda, consejero de Agricultura. En 1993 se incorporó a HC. En la hidroeléctrica se convirtió en director general de Finanzas y Administración. En 2003 Menéndez lo nombró director general de Cajastur.

La intención privatizadora no es algo que nos pille por sorpresa. Se fue gestando poco a poco con la aquiescencia de todos. La Asamblea General aceptó por interés, los ciudadanos simplemente nos callamos.

Hace ya mucho tiempo que el originario ideario de estas cajas de ahorros se nos olvidó. Nacieron como instituciones de crédito sin ánimo de lucro, con finalidad social y con un ámbito territorial muy definido.

Pero eso son cosas del pasado y hoy serían un anacronismo. ¿Cómo se va a mantener una entidad bancaria sin ánimo de lucro? Eso está fuera de los cánones económicos.

Es cierto que las más que injerencias políticas fueron un problema, pero se podría haber solventado esa cuestión y haber mantenido esos pequeños bancos.

Podrían haber cumplido una función muy importante para los ciudadanos y los pequeños y medianos empresarios. Pero no, fue mejor, por mor de la economía y los aires de grandeza de sus dirigentes, el ponerse a competir con la banca privada. Venga a abrir sucursales, ampliar territorio… y no hablemos de los compadreos cajas-políticos-constructores. Así nos fue.

Por cierto, a mi me gustaría saber los créditos que Cajastur ha concedido a nuestros representantes políticos, sobre todos a los que han estado en la Asamblea General, también a los de la Junta. Su importe y el interés al que se les concedió. ¿A ustedes no?

La historia reciente ya nos la sabemos.

La crisis financiera de 2008, y la subsiguiente crisis económica, fue el argumento que les vino de perilla para rematar el proceso de concentración del sector y la posterior bancarización. Cajastur no desaprovechó la ocasión.

Desde el miércoles 23 de julio de 2014, de forma definitiva y sin retorno - ¿o vamos a nacionalizar Liberbank? – los asturianos nos hemos quedado sin nuestra caja de ahorros.

Una vez más han expoliado lo de todos en beneficio de unos pocos.

Licencia de Creative Commons
Finiquito a la Caja de Ahorros de Asturias by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario