18 may. 2011

Democracia real ya, un problema para la convivencia

Hay que fastidiarse, el movimiento Democracia real ya es un problema para la convivencia. No está demás recordar que es el Partido Popular quien dice esto. Su líder carismático, el del PP, señor Rajoy, con su proverbial sentido común y agudeza manifestó que “lo fácil es descalificar a los políticos” No se preocupen que ya lo hacen ustedes solitos. Señor Rajoy, ¿qué quiere qué le diga si sigue apoyando a Camps? Sobra todo comentario. No son solo ellos, los demás son más prudentes pero no les gusta demasiado, por no decir nada.

Nos hemos cansado de despotricar contra los más jóvenes y su falta de participación en la vida social y política, carajo, ahora que lo hacen van y los ponen a parir. Es que no están organizados, ¿qué va a pasar el día 23? ¿el sábado, jornada de reflexión, van a seguir con las protestas? Piden no votar, no han pedido permiso para manifestarse… Tonterías.

Han pillado en pelota a todo dios. No tienen un líder, no tienen un programa establecido (lo cual no quiere decir que no sepan a donde van) Dicen, entre otras, que quieren cambiar la injusticia por coherencia. Cambiar la corrupción por responsabilidad. Cambiar la indignación por acción. Piden aceptar la responsabilidad individual y asumir el reto de ello. Propiciar el cambio necesario para que el mundo sea como nosotros decidamos.

Da miedo ¿verdad? Son peligrosos, vaya que sí lo son. Muchos de ellos quieren votar, otros piden que no se haga, otros… Eso es democracia. Democracia con mayúsculas. ¿Quién les tiene miedo? ¿El PP y el PSOE qué siguen fomentando el bipartidismo? ¿Los qué no quieren listas abiertas? ¿Los qué llevan a corruptos e imputados en sus listas electorales? ¿Los qué tienen unas prebendas de tres pares y no quieren perderlas? ¿Los qué no dedican un solo segundo a pensar? ¿Los qué tienen miedo de que nuestra joven democracia no aguante?

Un hombre como Stephen Hassel todavía tiene capacidad para indignarse, en este país somos muchos los indignados, en Europa también, y eso preocupa. Ya se sabe, estas cosas no son como comienzan sino como acaban.

¿Cómo acabará esto? Imagínense que los partidos tienen que empezar a cambiar muchas cosas, eso es malo, pero qué muy malo. Para ello habría que cambiar a muchas personas y eso son puestos logrados con esfuerzo y años de trabajo dentro de la organización (ya no quieren ni llamarlos partidos).

No quieren ciudadanos, quieren votantes. No quieren ciudadanos pensantes y que les exijan. No quieren ciudadanos que les echen en cara los incumplimientos. No quieren ciudadanos que no tengan miedo. No quieren ciudadanos.

Licencia Creative Commons
Democracia real ya un problema para la convivencia por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

1 comentario:

  1. Absolutamente de acuerdo. Comparto lo que dices desde la primera letra al punto y final. Es hora de demostrar que el fielato autómata se tiene que terminar. Si tan convencidos están de sus razones de actuar, que las expongan a juicio de los ciudadanos responsables, que entre otros muchos, son los que están en las calles. El veredicto tiene necesariamente que expresarse en las urnas de forma unitaria o no, pero tiene que ser un mensaje inequívoco.
    No se puede confiar en los partidos para acometer las reformar puntuales de la estructura. Es necesario consensuar esas alteraciones necesarias y aplicarlas. Es decir, se necesita hacer Democracia como medio para hacer política como fin.

    ResponderEliminar