20 jun. 2011

25 años del Hospital Carmen y Severo Ochoa


Artículo publicado en La Nueva España el 23 de junio de 2011

El 27 de junio de 1986 se inauguró el hospital comarcal Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea y por primera vez los vecinos del suroccidente asturiano sentimos que las cosas empezaban a cambiar.

Ernest Lluch -asesinado por ETA- Severo Ochoa y Pedro de Silva, estuvieron allí. Uno fue, entre otras cosas, ministro; el otro, premio Nobel y el tercero, presidente del Principado. También estuvieron alcaldes, entre ellos, y como uno de los que más trabajó por este servicio público, José Manuel Cuervo. Todos creyeron en este proyecto sanitario y no dudaron en considerarlo de primera necesidad para los ciudadanos.
Tras veinticinco años se nos habla de economía, de reformas que lo hagan viable y todos estamos de acuerdo, pero creo que algo está cambiando, y no para bien.

No voy a justificar, una vez más, su importancia. Era y es un pilar básico en nuestras vidas. Hablo de nuestra salud, de la Salud Pública, de su relevancia económica y lo que implica al fijar población. Por favor, dejen de hablar ya de que el sistema es insostenible y de meternos miedo. El sistema sanitario, el Hospital Carmen y Severo Ochoa, no están en riesgo de desaparecer. Hay que controlar el gasto de los dineros públicos, pero con gestores rigurosos, no con economicistas del tres al cuarto.

El sistema público de salud, al igual que las pensiones, solo puede tener dificultades extremas si las tiene el Estado. Se trata de decidir en qué gastamos o quien nos gestiona este servicio universal. En una palabra ¿público o privado? Parece que está dominando la segunda opción entre los gestores actuales, que por mucho que se empeñen en decir lo contrario, sus hechos les desmienten.

A lo largo de estos últimos años hemos oído hablar del plan director, centro de salud, epidural, ampliación del hospital, modificaciones en el funcionamiento, del Selene –nuevo programa informático- y siempre nos han alarmado. No han trasmitido bien sus ideas -¿han querido que sean claras alguna vez?- y luego han dedicado muchas jornadas a intentar convencernos de sus bondades. Por alguna razón no lo han conseguido.

Si uno se asoma a la comunidad vecina, Galicia, podrá apreciar que allí también se habla de lo mismo: concentración de áreas sanitarias, potenciación de la cirugía mayor ambulatoria, reformas imprescindibles, etc., etc. En el resto de las comunidades el tratamiento de la sanidad es similar y ya vemos como está la cuestión en Cataluña.

Algo ha ido cambiando. Se intenta explicar con el incremento del gasto pero detrás hay solo una cuestión: externalizar lo más posible el sistema sanitario. No se atreven a decir privatizar la gestión.

Durante 25 años el personal del hospital Carmen y Severo Ochoa ha cuidado de nuestra salud, algunos llevan ahí desde el primer momento, apostando por la sanidad pública, quieren seguir haciéndolo con la misma intensidad y con los recursos adecuados. Nosotros queremos que sigan haciéndolo.
Tras estos años su importancia no ha disminuido un ápice. Nos debemos felicitar todos por su existencia. Es nuestro hospital, estamos orgullos de él.

Licencia de Creative Commons
25 años del Hospital Carmen y Severo Ochoa by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

1 comentario:

  1. Confiemos en que la sanidad pública siga siendo eso: PUBLICA.

    Rafa Llanes.

    ResponderEliminar