25 oct. 2011

Pirómanos



Comentario en el programa Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (25/10/2011)

Esta semana hubiese querido ser un bombero. Me habría gustado poder apagar los incendios que asolaron la comarca, fruto de pirómanos o de necesidades que se quisieron cubrir a las bravas. Da igual la motivación, el resultado ha sido la desolación.

También me habría gustado poder sofocar las demandas incendiarias, aunque no hayan producido ningún fuego de momento, del presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell. Este incendiario propuso rebajar a 12 días la indemnización por los despidos procedentes y un máximo de 12 mensualidades. Y ya puestos a pedir quieren el copago en sanidad, educación y justicia. Ahí es nada. Todo ello reduciendo el tamaño y los recursos humanos del sector público. Rosell dixit. Añade un poco más de gasolina cuando manifiesta que quiere limitar el derecho a la huelga. Da igual que sea constitucional o no. Lo justifica diciendo que no se puede paralizar el país cuando los daños sean mayores que los derechos que se defienden. Hablando en plata: quieren trabajadores obedientes, abnegados, con salarios de… -sí de eso que están pensando- y que traten al patrón de señor. Otro poco más leña: quiere más bajada de impuestos, los directos claro. Bastante le importa a él y a los suyos que les suban un diez por ciento el güisqui escocés de 20 años o la gasolina.

A estas gentes de la patronal no les he oído hablar de la desvergüenza de los cobros multimillonarios de empresarios que han solicitado ayudas públicas, tampoco les he escuchado nada de empezar a invertir en bienes productivos las ganancias ingentes de los años pasados, o poner de vuelta y media a empresas que siguen obteniendo beneficios enormes y así y todo realizan ERES, véase el caso de Telefónica.
A esta gente ¿habría o no que darles manguera? Pues eso.

El tercer incendio de la semana requiere mucho tacto y prudencia a la vez que firmeza democrática, me refiero al anuncio del cese definitivo de la violencia por parte de ETA. Estas llamas no se van a apagar así como así.
Los asesinos de ETA dejan de matar: bienvenido sea, pero a partir de ahí empieza un proceso que va a levantar muchas ampollas. Estos descerebrados siguen hablando de solución justa y democrática al secular conflicto político o de que la lucha de largos años ha creado esta oportunidad. ¡La leche que les dieron! Aguantaremos democráticamente. No nos vencieron ni lo van a conseguir en el futuro. La vida de una sola persona merece todo los esfuerzos pero tenemos que sofocar esas ideas de que la pertenencia a un territorio da derechos sobre el resto de los ciudadanos.
Quiero acordarme de forma muy especial  de todas las víctimas de estos asesinos y de sus familias, que son los que van a dejar más en este camino. Con tal de que no haya un muerto más el esfuerzo merecerá la pena. 

Creo que lo único que podemos hacer es apagar con democracia y justicia la intolerancia.

Licencia de Creative Commons
Pirómanos by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario