6 feb. 2012

Realismo político


Realismo político. De este modo hay quien define lo sucedido en el 38 Congreso del PSOE. La elección de Rubalcaba la explican, grosso modo, en base a que este tiene más experiencia que Chacón y que no supone un nuevo experimento fallido -esto último refiriéndose a Zapatero- Curiosamente no se acuerdan de que ambos fueron ministros de José Luís Rodríguez Zapatero. ¡Qué rápido olvidan las cosas! Ahora todo dios a darle estopa a Zapatero cuando antes callaban. Allá ellos y su coherencia.

Otros han alabado la democracia interna de este congreso. Bueno, pues sí. Los delegados allí presentes eligieron al secretario general con voto individual y secreto. En este sentido hay quien afirma que a Sevilla llegó todo preparado. Los secretarios generales de las diversas federaciones se manifestaron a favor de uno u la otra; los secretarios de las agrupaciones locales más de lo mismo. Cuando los afiliados llegaron a las asambleas todo estaba bastante trillado. Eso teniendo en cuenta que los candidatos ya venían dados: Rubalcaba o Chacón. Poco margen para renovaciones profundas.

Otra cuestión a tener en cuenta es que se ha instaurado en el PSOE el hábito de que los cargos orgánicos y los institucionales tienen que ser ocupados por las mismas personas. Conclusión: control férreo y el que se mueva…

No digo yo que el nuevo Secretario General no sea una persona cualificada y fiel al PSOE, lo es y lo ha demostrado. Otra cosa es que sea el idóneo para la renovación que el partido socialista necesita. Puede estar bien visto internamente, y lo está por todos, pero ¿los ciudadanos piensan los mismo? o dicho en plata ¿los votantes creen que Rubalcaba será el revulsivo necesario? La duda es enorme. La incertidumbre no sería menos con Chacón, todo lo contrario. Hay que reconocer que el catalanismo de Carme Chacón intimidó a más de uno, incluida la vieja guardia.

Los resultados electorales no han influido, aparentemente, en nada. A nadie, empezando por el propio Alfredo Pérez Rubalcaba y continuando por varios secretarios regionales, se le ha pedido explicaciones de la debacle electoral. Tocaba cerrar filas lo más rápidamente posible y sustituir al denostado Zapatero. El debate de las ideas ya llegará más adelante.

¿Era necesario hacerlo así? Dudas, muchas dudas. Es cierto que Zapatero estaba quemado y su permanencia al frente del PSOE era perjudicial. Mantenerle como Secretario General era lastrar aún más al Partido Socialista. Los cuadros orgánicos y los cargos públicos socialistas deciden acelerar el proceso de cambio. No se puede dejar cocer más la situación. Las bases están cada vez más descontentas y eso puede suponer, entre otras cosas, que exijan cambios no solo en la actuación política, sino también de personas, y eso ya es mucho pedir.

Ahora toca cerrar filas, dejar que el tiempo vaya asentando las cosas. Las primeras encuestas, con todas las reservas, se van a desarrollar en Asturias y Andalucía.

Unos dicen que el 38 Congreso Socialista se ha cerrado en falso, veremos. Cataluña, pero sobre todo Madrid y Andalucía, van a dar la medida de cómo han quedado de restañadas las posibles heridas.
El tiempo también nos dirá sí Rubalcaba aspira a más o serán otros los que compitan por la Presidencia del Gobierno –ahí está Patxi López.

Todo conjeturas, incertidumbres y esperamos, sobre todo, que sean capaces de inspirarnos confianza y pasión. Lo dicho, la primera prueba de fuego serán las elecciones asturianas y andaluzas. Sus listas electorales serán un buen indicador de por donde van a ir los tiros. Si esto sale muy mal…

Licencia Creative Commons
Realismo político por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario