20 jul. 2012

Idioma playero


Dicen que somos uno de los países más envejecidos del mundo y será verdad. Aunque viendo como está la playa no lo parece. Los fines de semana el arenal se convierte en una enorme guardería.

Les confieso que llevo dos días intentando comprender el lenguaje que utilizan estos niños con sus padres, abuelos y resto de parentela. Las palabras se reducen a mamá, mejor dicho mami, papá-papi y ,sobre todo, no. La negación la utilizan con una soltura que ya la quisieran para sí muchos políticos. El resto de la conversación la alternan entre el lloro seco y los gritos más o menos agudos. Los más dotados son capaces de comunicarse con sus progenitores con una variada y chirriante gama de gritos, a los que acompañan innumerables gestos. Ambos, gritos y gestos, aumentan en función de las pocas ganas que tienen de obedecer.
Nadie parece sorprenderse del caos acústico.

El maremágnum se complica ya que todos ocupamos la franja más cercana al agua. En esa media docena de metros se concentran todas las variedades dialectales de ese nuevo lenguaje. En determinados momentos, para completar la situación, tengo la sensación de estar dentro de una caja de resonancia.
No se crean, la cuestión de esta confraternización forzosa se debe a que más allá de esa distancia la arena quema tanto que ni el fakir más experimentado lo soportaría.

Hasta la hora de comer la playa se convierte en un escenario donde concursan plañideras, futuros tenores y sopranos. Para paliar los efectos me voy al agua que, por alguna razón casi incomprensible, ha subido en varios grados su temperatura. ¡Qué maravilla!

- ¡¡¡Juan, sal del agua que nos vamos!!!
El vozarrón parece bajar del mismísimo cielo.
- ¡¡¡Juan, que vengas aquí!!!
Un poco más allá, María no quiere ponerse las chanclas.
- ¡¡¡¡Ahí te quedas!!!!
Los decibelios debieron llegar a 130.

Es la hora de la recogida y los impúberes no están por la labor. Los adultos los intentan convencer a grito pelado.
Vaya, ahora que me doy cuenta ¿no es verdad que los niños hacen lo que ven y oyen? Pues eso. Me voy a tomar un analgésico.

Licencia de Creative Commons
Idioma playero by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario