7 ago. 2012

Carta a los Reyes Magos de un trabajador de la administración local

Carta publicada en La Nueva España el 7 de agosto de 2012

Queridos Reyes Magos:

No, no os preocupéis, no me he vuelto loco. Ya sé que estamos en agosto, pero dado que sois muy previsores, quiero deciros que este año no perdáis el tiempo conmigo. No tendréis que repartir ningún regalo ni en mi casa ni en la de mis familiares. No es culpa vuestra, no os disgustéis.

Por si no os habíais enterado, Mariano Rajoy y compañía, nos acaban de rematar. Lo que otros empezaron él le ha puesto la guinda. No habrá regalos, tampoco excesos gastronómicos. Las cenas de fin de año las celebraré en casa con unos amigos e iremos a escote pericote.

Ya os podéis imaginar, Majestades, como será lo de las rebajas, aunque hasta con esa ilusión han acabado.
¡Ah! Si todavía no les he comentado el motivo de todo esto: a los trabajadores de las administraciones no nos van a pagar la extra de Navidad.

Tal y como se está poniendo la cosa para nosotros, los Cuentos de Navidad de Dickens nos van a parecer graciosos. Como consuelo nos dicen que los que ganan menos de 962 euros no tendrán ese recorte. Saben muy bien, Majestades, que a esas personas hace tiempo que ustedes los visitan de refilón. Pero eso sí, ahora tienen que considerarse unos privilegiados. ¡Vamos, qué están dando saltos de alegría!

Altezas, hace tiempo que a los trabajadores de las administraciones públicas nos han culpabilizado de todos los males económicos. Lo que hay detrás de esa maquinación, tienen ustedes razón, es el acabar con los servicios públicos.
Mis queridos Reyes, me imagino enterados que vuestro homónimo español nos ha pedido espíritu de sacrificio y lo comprendemos. Espero que este año alguien me invite a un safari, fotográfico, y entonces yo también pediré ese sacrificio y lo que haga falta.

El anterior gobierno me quitó un cinco por ciento de mi salario y me aumentó la edad de jubilación, entre otras cosas. ¿Saben para qué sirvió ese dinero? Para que los que nos gobiernan sigan disponiendo de liquidez para seguir gastando en sus cositas.

Majestades, tengo que confesarles que aún me queda un resquicio de esperanza. Les explico. Cuando la economía mejore, lo que nos quitan ahora nos lo devolverán en planes de pensiones. ¡Qué bien! De esa manera contribuiremos a la capitalización de las entidades financieras.

Menos mal que a estos recortes se suma la clase política. Es que son muy buenos, Majestades. Ellos se ponen sus salarios, sus complementos, planes de pensiones, dietas, compensaciones varias y ahora comparten el dolor que me infligen. Es que no sabemos apreciar lo que tenemos.

Diputados, senadores, diputados autonómicos, alcaldes, concejales, van a reducir su salario. En esos momentos, mis queridos Reyes Magos, se me está haciendo un nudo en la garganta. Me estoy acordando de esos equipos de gobierno municipales en los que cobran todos los miembros y miembras y que ahora han anunciado a bombo y platillo su bajada salarial. Eso es abnegación y sentido del servicio a los ciudadanos.

Altezas reales, por favor, cuando hagan su ronda en enero, recuerden, por favor, a los establecimientos públicos que si nos suben el IVA los trabajadores de las administraciones tendremos que dejar de consumir. Compartiremos con los jóvenes las calles y nos dedicaremos al botellón. Se van a producir situaciones curiosas y  padres e hijos tendrán más tiempo para estar juntos. Ya saben que las juergas unen mucho.
Volveremos a animar la vida de los pueblos. Nuestras vacaciones serán un regreso a las raíces. Aquellos vicios de la costa mediterránea, viajes al Caribe, Baleares o Canarias, se acabó.
La dieta mediterránea volverá a instaurarse en nuestras cocinas y el ya olvidado bocadillo se convertirá nuevamente en una estrella.

Mis queridos Reyes, sí en su camino se encuentran con Papá Noel, denle una copia de esta carta, por favor.
Para despedirme quisiera pedirles algunos deseos. Me gustaría que quienes gestionan los recursos públicos de verdad crean en ellos. Desearía que los partidos políticos desterraran de sus listas a todos los que endeudaron hasta el alma las administraciones. Y para finalizar, que quienes nos han conducido a esta situación, los que nos han robado y los que nos han engañado, pasen por los juzgados.
Que vuestra magia haga realidad estos deseos.

Un fuerte abrazo de quien cree en los servicios públicos y en la política, honesta, como herramientas imprescindibles para nuestra sociedad.

Licencia Creative Commons
Carta a los Reyes Magos de un trabajador de la administración local por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario