16 may. 2013

Un hospital irreemplazable: el Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea





Publicado en La Maniega, en el número de marzo-abril 2013

La desmemoria histórica que practican algunos nos está encaminando al olvido, a creer que los logros sociales -conseguidos en los últimos 35 años- estuvieron siempre ahí. Y no es así. La universalización de los servicios públicos es una conquista democrática.

Se pasó de un Estado autoritario-paternalista en el que los servicios existentes –escasos y deficientes- eran una dación generosa del dictador y su camarilla o, en su defecto, obra benéfica de una iglesia católica cómplice y tridentina a otro donde se habla de derechos y deberes.

Dentro de los servicios públicos básicos, todo lo relacionado con la salud ha ido adquiriendo mayor importancia social a la par que ha supuesto un incremento notable de las prestaciones y por lo tanto de las inversiones económicas.
El proceso de cobertura de las contingencias relacionadas con la salud fue largo.

Precedentes como el Seguro de Enfermedad (1942) o el Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (1947) se mostraron claramente insuficientes. La Ley de Bases de la Seguridad Social (1963) o la Ley General de la Seguridad Social de 1966 seguían muy alejadas de una cobertura real, estable y universal.

La gran reforma de la Seguridad Social comenzó en 1978 gracias a los Pactos de La Moncloa y en la Constitución se recoge (artículos 41 y 43) la obligación de los poderes públicos de organizar y tutelar la salud.
La década de los años 80 del siglo pasado fue la del afianzamiento del sistema público de la seguridad social y de la salud.

No pretendo hacer una historia de nuestro sistema público de salud ni mucho menos. Sirvan estas pinceladas de recuerdo y de base a la realidad sanitaria comarcal. Y es en esta dinámica de cuidado y protección integral de la salud en la que debemos enmarcar el Hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea.

El 27 de junio de 1986 se inauguró el hospital del suroccidente asturiano. El acto fue presidido por el ministro Ernest Lluch y contó con la presencia de Severo Ochoa. Desde hace 27 años es el hospital de referencia de la salud comarcal a la vez que un gran dinamizador de la economía de la zona.

Con este hospital por primera, y casi podemos decir que única vez, los ciudadanos del suroccidente se sintieron tratados con equidad, con justicia, como ciudadanos de pleno derecho. Transmite, todavía hoy, confianza, seguridad y tranquilidad. Percepciones todas ellas que contribuyen de forma notable a que la calidad de vida sea algo real.

Con el paso de los años, el suroccidente ha ofrecido pocas alternativas a sus moradores y el despoblamiento y envejecimiento de la población se ha convertido en un problema endémico.
La actual situación de crisis contribuye a una mayor intranquilidad por el futuro, de la que no se libra el Hospital Carmen y Severo Ochoa. Pero este miedo no es de ahora.

Cuando en 2009 tuvimos acceso, y no por voluntad de los administradores sanitarios asturianos, a la Propuesta de Plan Director de Inversiones del Área de Salud II de Asturias, el tristemente famoso Plan Director, la alarma social fue más que justificada. El tiempo lo ha demostrado.
El actual consejero de Sanidad, Faustino Blanco, ha reconocido que no se va a tener en cuenta ese documento. Ha sido Blanco quien ha cifrado el coste de ese “estudio” en 400.000 euros.
El periplo de aquel Plan Director fue, cuando menos, curioso.

Se contrató a la empresa EC Consultora y Gestión Sanitaria, dirigida por Javier Elola, gurú sanitario, para su redacción. Tras las protestas, se modifica ese plan con personal del SESPA y, en teoría, ahora se queda en un cajón. Eso sí, los 400.000 volaron. Aquellas 111 páginas no se merecían ese dinero.
Con posterioridad se compraron unos terrenos que aún no se sabe a qué se van a destinar.

Estamos en 2013 y la preocupación continúa. El agrupamiento de las áreas sanitarias causa desasosiego e incertidumbres.
Los argumentos a favor de la fusión de las áreas son que hay que reorganizar el sistema sanitario asturiano, que es necesario adaptarlo a la realidad actual y aplicar los avances tecnológicos que permitan abaratar costes.
A esos argumentos nadie se opone. Siempre y cuando eso no signifique que los pacientes del suroccidente tengamos que volver a desplazarnos a Oviedo para ser atendidos.

Más población, mayor esperanza de vida supone un incremento del gasto sanitario. Cierto. Pero estamos hablando de la salud de las personas y eso en ocasiones se olvida.

En el caso de la comarca del Narcea se esgrime que la población ha disminuido mucho en los últimos años, además de ser una de las más envejecidas de Asturias. Cierto, pero por eso mismo su importancia se acentúa.

Otro de los pilares de ese argumentario es que la innovación tecnológica es constante,  muy cara y hay que actualizarse permanentemente. El último de esos “grandes” alegatos es el excesivo consumo sanitario por parte de la población.

No vamos a discutir esas cuestiones, están ahí. No son invenciones. Pero también tenemos que recordarles a los gestores sanitarios públicos que ellos han sido los responsables directos de la situación actual, no los ciudadanos.

Los ciudadanos del suroccidente demandamos una atención sanitaria adecuada y la queremos, dentro de lo razonable, en el Hospital Carmen y Severo Ochoa. Pedimos que las prestaciones que se vienen ofreciendo no desaparezcan. Así de sencillo.

Los ciudadanos no hemos gestionado nada, somos usuarios y por lo tanto no somos responsables de los desaguisados existentes. Lo son personas, con nombres y apellidos, que aún continúan realizando labores de gestión sanitaria. Algunas han regresado al sector privado.

Si en 1986 se creyó imprescindible este hospital, hoy, en 2013, las condiciones objetivas nos demuestran que sigue siéndolo. Cuando el nuevo HUCA esté en funcionamiento veremos lo que pasa. Mientras, las dudas persisten.

Licencia Creative Commons
Un hospital irreemplazable: el Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario