11 jun. 2015

El bateo: un deporte para disfrutar de la naturaleza

Texto que publiqué en La Batea en 2008 con motivo del Campeonato Mundial de Bateo de Oro en Navelgas (Tineo). Se trata de explicar las reglas del campeonato en sus diversas modalidades y que es lo que hacen los bateadores. En la edición de 2015 no sé sí continuarán con estos criterios.


El bateo de oro, dada su nula rentabilidad económica, se ha convertido en un deporte y en un atractivo turístico, que además no necesita especiales cualidades físicas ni destrezas especiales y el equipamiento es mínimo.

El sistema de bateo es el aprovechamiento de los arrastres que hacen las aguas de las piedras de cuarzo que, en medio de las tormentas y aluviones, se rompen liberando las pepitas de oro que llevan dentro. Posteriormente, estas pepitas son laminadas por los cantos rodados en su peregrinar por los cauces del río quedando divididas en múltiples y pequeñas partículas, que dado su alto peso específico van depositándose en los fondos de los saltos de agua, en los remansos de los recodos y en cualquier lugar propicio, donde fuera de las fuertes corrientes las arenas permitan la filtración de este mineral.


El elemento primordial para esta práctica deportiva está en la batea. La batea es esencialmente una especie de sartén, de hecho en más de una ocasión se ha utilizado este útil doméstico. Puede ser de diferentes materiales, pero actualmente se están utilizando las de fibra. Sus formas pueden ser variadas, aunque la más común sea la cónica, conocida vulgarmente como sombrero chino.

La manera de utilizar la batea consiste en llenarla de arena en el lugar elegido, sumergirla en el agua (en el río libre, buscando una ligera corriente) y haciendo un ligero movimiento provocar la rotación del agua por el borde de la batea para desprender la arena superficial.


Es importante primero remover la tierra con la mano para que los materiales con mayor peso específico se vayan depositando en el fondo de la batea, y con la batea introducida en el agua, ir retirando las piedras de mayor tamaño, lavándolas primeramente para que no se vayan pepitas pegada a ellas, de manera que estorben la salida de la arena.

Esto se debe realizar de forma periódica hasta que no quede mucha arena, y esta se pueda extender con la mano sobre la superficie de la batea para descubrir las pepitas.
Para sacar las pepitas se deben aislar lo más posible de la arena, de una en una, y poner un dedo seco sobre estas, de manera que quedarán pegadas a él.


Lo más usual es guardarlas en pequeñas probetas, que llenas casi hasta el borde de agua, se tapan completamente con el mismo dedo con el que se cogió la pepita de forma que esta quede en el interior del frasco y se le da la vuelta a este, impidiendo con el dedo que salga el agua, que hará que la pepita se desprenda del dedo.
Después basta con tapar la probeta, y el agua en su interior servirá también como lupa para observar la pepita.

En los campeonatos internacionales cada bateador cuenta con un cubo de arena con una cantidad de arena entre los 10 y 20 kg dependiendo de la categoría, en la que han sido introducidas un número de pepitas solo conocidas por el jurado, y que varían entre 5 y 20 dependiendo de la ronda y categoría.
Asimismo, cuentan con una batea y un tubo de cristal o plástico para guardar las pepitas.

Los competidores se sitúan en cajones con agua, en donde pueden lavar la arena para buscar el oro, en un tiempo que suele variar entre los diez y veinte minutos.
Antes de comenzar se lava la batea y se prepara el tubo para el oro, quitándole el tapón y llenándolo con agua clara.


Al terminar la arena el competidor debe cerrar el tubo con el tapón y levantar la batea para que el jurado apunte el tiempo del competidor. El tiempo de bateo todos los participantes que no hayan levantado su batea son descalificados.

La clasificación se obtiene mediante el tiempo en que se ha realizado el bateo, siendo el primero aquel cuyo tiempo total sea menor.
Además, la pérdida de cada pepita supone una penalización de cinco minutos que se añaden al tiempo utilizado.

También se suelen realizar otras pruebas, como el bateo por equipos o la prueba de habilidad.


El bateo por equipos tiene una normativa parecida, con la única diferencia de que los miembros del equipo se suceden para batear un cubo cada uno. Siendo el tiempo el total de los miembros, con la penalización por la pérdida de pepitas.

La prueba de habilidad es solo un ejemplo de las pruebas que se pueden realizar, y que al no estar subordinadas a una normativa solo tienen como límite la propia imaginación. Esta prueba, por ejemplo, consiste en batear la arena, no con una batea, sino con una botella cortada a la mitad.

Hay otro tipo de campeonatos como el bateo de oro libre.
Este campeonato consiste en la búsqueda de oro en un río, en un tiempo que puede ser todo un día, siendo el ganador aquel que obtenga mayor número de pepitas y de mayor tamaño.Tiene los inconvenientes de ser más difícil de controlar, y se restringe a ríos con oro, aunque puede ser más entretenido.

Licencia de Creative Commons
El bateo: un deporte para disfrutar de la naturaleza by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario