3 oct. 2016

La petite mort o algo parecido

Ni una raya de luz penetra en la habitación. Ningún resquicio en la persiana me permite vislumbrar la hora. Contengo la respiración. Sí, es cierto. No me cabe ninguna duda. Oigo un gemido. Cesa. Me quedo inmóvil. Me voy desperezando. El silencio se prolonga. Doy media vuelta e intento volver a conciliar el sueño. Mi mente deambula por una playa. Arena blanca, agua cálida. No faltan las palmeras ni el chiringuito. Los párpados descienden hasta fundirse con la arena. Una cálida placidez me recorre el cuerpo. Subo la sábana un poco más. Noto algo de frío. Madrugada. Sopor. Sueño. Gemido. Gemido. Otro gemido aún más intenso. Los ojos se me ponen como platos. Espabilo. No hay duda. Alguien sufre. Aguzo el oído. No es una queja continua. Mi cerebro no asimila la información que recibe. Enciendo la luz. Busco el móvil. Aparto el libro. Ahí está. Las seis de la mañana. Ella, es una mujer la que gime, lo debe estar pasando mal. Cada vez son más continuos los lamentos. El ritmo se hace más rápido, más intenso. Se convierte en casi un alarido. Pobrecita.  Cesa. Vuelve la tranquilidad. El dolor debió remitir. Estoy muy despierto. Leo unas páginas. Apago la luz. Arrecian los suspiros. Otro ataque, sin duda. Ahora tiene que apretar el mal. ¡Qué pena me da! De vez en cuando un casi grito. Él se suma a su dolor. Ahora se une al calvario. Solidariza con ella en quejidos. Al unísono cesan en la agonía espasmódica. El silencio vuelve. El suplicio acabó. Me pregunto qué pasará. No puedo acompañarles en su dolor. Su sufrimiento es suyo. Con la llegada del día dicen que los males se atenúan. Me equivoqué. Ella inicia lo que parece una increíble agonía. Ya no son suspiros. Son más que gemidos. Ahhhhhh, ahhhhhhhhhhhh. Por favor, que llamen a un médico. El trance supera lo tolerable. Me dan ganas de avisar a urgencias. Grita. Ella grita mucho. Él debe estar consolándola en silencio. Debe estar agonizando entre terribles dolores. Exhala un profundo alarido y se hace el silencio. Se acabó. No lo pudo soportar. Pobrecita. Miro el reloj. Las seis y cuarto. Me había parecido una eternidad. No fue así. Mañana estaremos de duelo en el edificio. Él inicia lo que parece un llanto. Acaba de comprender lo sucedido. Está asimilando la desgracia. Gime, gime, grita, grita, gritaaaaaaaaaaaaaaa. Su plañido me lacera los tímpanos. Supera en decibelios a Johnny Weissmüller. Mucho la debía querer. Dioses, no me permitáis tanto dolor. Pobres. Ella padeció lo indecible. Él la acompañó, un poco más tarde.

Licencia de Creative Commons
La petite mort o algo parecido by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario