2 dic. 2011

Ocurrencias


Los tiempos de la opulencia pasaron. Tras ellos llegó la etapa de la negación. Continuó con el desconcierto. Siguió con la aceptación y los parches. Prosiguió con los recortes, la resignación y la incredulidad. Persiste y no sabemos cuando ni como va a terminar. Ahora damos comienzo a una nueva era: la de las ocurrencias.

La falta de ideas, la inoperancia, la ausencia de implicación y sobre todo el conformismo más absoluto están dando sus frutos y una caterva de chiquilicuatres quieren convertirse en salvadores de la patria al tiempo que se colocan en posición para ocupar vacantes.
Los buitres que nos condujeron hasta aquí siguen revoloteando y los otros, los que quieren sustituirlos y que son del mismo pelaje -o peor si cabe- están ojo avizor esperando su oportunidad.

Rebuscando ideas estrella que nos saquen del marasmo, y sobre todo que los catapulten a ellos, han discurrido cosas como introducir una póliza obligatoria privada para acceder a los servicios sanitarios. Esta ocurrencia fue fruto de la mente preclara del consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, Boi Ruiz.
La verdad es que tampoco es de extrañar. Los catalanes estaban más que avisados de por donde iban los tiros y aún así, van y les otorgan dieciséis diputados. Pero no nos equivoquemos, con Rajoy va a ser más de esto mismo y ya ven, mayoría absoluta.

Otra genialidad es la de Federico Fernández, que al parecer es subdirector general de tráfico y movilidad, quien dijo que “construir, mantener y explotar las carreteras no es algo gratuito por lo que la decisión que tienen que tomar los políticos es si el coste lo pagan todos los ciudadanos o solo aquellos que la utilizan” -aunque no fue el único, yo me conozco alguno que dijo lo mismo refiriéndose a otro tema. Dicho y tranquilo el hombre se quedó. Otra ocurrencia digna de…correrlo a gorrazos.

Esto no es nada. Ya verán como aún se les ocurre más y, sobre todo, las llevan a la práctica. Ya saben lo que significa eso: nos van a joder más. Mientras, ellos seguirán cobrando cantidades astronómicas del erario público o ya habrá alguna empresa que los fiche para convertirlos en adalides del liberalismo más contumaz y ultramontano. ¡Viva las ocurrencias!

Licencia Creative Commons
Ocurrencias por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario