18 sept. 2012

Volvemos a la fiambrera

  Los más jóvenes, probablemente, no saben lo que es una fiambrera. Les diré que es una cacerola con tapa hermética que sirve para llevar la comida y que se mantenga caliente.
  Yo, que ya no soy tan joven, recuerdo muy bien ese cacharro. Es más, allá por la década del 70 del siglo pasado, le llevaba a mi padre la comida en una fiambrera, cuando trabajaba cerca de nuestra casa. En aquellos años la vida era dura y en la construcción, como en todos los trabajos, se echaban muchas horas, se cobraba poco y el salario no daba para ir a comer al bar. La fiambrera de mi padre tenía dos compartimentos: en el inferior mi madre ponía los garbanzos, fabes, patatas guisadas o lo que se terciase; en el superior disponía el compango o la carne.

  Las jornadas eran largas, no bajaban de las nueve o diez horas y muchas veces las sobrepasaban. Los sábados si había que trabajar se trabajaba y los domingos por la mañana también. Eso sí, la tarde dominical era de descanso. La Iglesia comprendía a estos esforzados trabajadores y les disculpaban su ausencia matinal de los oficios religiosos.

  Esto me hace recordar como empresarios de la construcción no daban de alta a los productores y como el primer día les hacían firmar una hoja en blanco. ¡Vaya si lo recuerdo! No olvido como algunos de esos constructores tardaban semanas o meses en pagarles y como despedían de un día para otro. ¡Y que no se les ocurriese ir a los juzgados!

 Aún me acuerdo de las sudadas con las que llegaba mi padre a casa –de correr delante de los grises- en la huelga de la construcción en Asturias, allá por 1977, si no me falla la memoria, exigiendo un salario y condiciones laborales dignas. La huelga fue penosa para muchas familias y tuvieron que hacer cajas de resistencia. Y resistieron. Y ganaron. No todo lo que se merecían, pero mejoraron.

Allá, en la lejanía de la memoria, mantengo aquello del igualatorio médico. Me veo cogido de la mano de mi madre para ir a casa del practicante a ponerme una inyección que había que pagar en el acto.
Aún me duele acordarme de familiares que en los 60 y 70 del siglo pasado murieron en sus casas con terribles dolores por falta de una sanidad eficiente y para todos.

Evoco mis viajes en tren, con asientos de madera, en los que ir hasta León era toda una odisea y no lo hago ni con nostalgia ni con romanticismo. También rememoro como un policía secreta gritó a mi padre en ese tren por no llevar el carné de identidad cuando se dirigía a enterrar a su padre, mi abuelo.

Son tantos los recuerdos de aquella España triste, oscura y desigual, que con el tiempo no se han dulcificado. Esa España me la ha recordado un tupperware o una fiambrera, que más da.
Rajoy y compañía nos están retrotrayendo a esos terribles tiempos y a mi se me pone la carne de gallina.

Licencia Creative Commons
Volvemos a la fiambrera por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

1 comentario: