10 oct. 2012

Banco malo-bueno

Comentario para el programa Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (9/10/2012)



Esto de los bancos y la crisis cada día es más explicable. Por mucho que pretendan escondernos la verdad una parte de los problemas que tenemos están causados por las entidades financieras.

Es cierto que la deuda pública de España, compuesta por la del Estado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, supera los ochocientos mil millones de euros. Y eso es pasta. Pero en estos momentos lo que más nos aprieta es la situación de los bancos. En eso andamos.

La mayoría de los mortales sabemos de nuestra economía familiar y cuando nos hablan de macroeconomía como que nos asustan. Veamos la última genialidad: la creación de un banco malo. Les confieso mis limitaciones, pero aún y así, creo haber entendido algo.

Para conceder el rescate al sector financiero español, hasta 100.000 millones de euros, aunque nos dicen que con algo más de 60.000 mil millones libramos, menos mal, Brusela ha exigido a España la creación de un banco malo que gestione los activos contaminados de la banca. Traducción: pagar los pufos de la construcción.

De Guindos, ministro de economía, dijo que “es un instrumento más importante que la inyección de capital porque saca los activos de los balances” Dicho de otro modo: mete la porquería en otra habitación.
La deuda de este banco malo estará garantizada por el Estado, es decir, por ustedes y yo. Con esta garantía los bancos podrán acudir a la ventanilla del BCE (Banco Central Europeo) y cambiar los títulos de deuda que han metido en ese banco malo por dinero contante y sonante.
Eso es lo mismo que hacemos nosotros con nuestras deudas. Nos montamos un chiringuito de estos, nos damos un papelito y nos vamos al banco de turno a hacerlo efectivo. Desde luego que sí.

De Guindos nos habla de las bondades de estas medidas ya que permitirán ajustar los precios de las viviendas y revitalizar el mercado inmobiliario. ¡Acabáramos! Nos están diciendo lo que ya sabíamos todos: los precios de las viviendas estaban inflados. Ahora van a rebajar sus precios de manera tan artificial como la subieron y lo harán con la garantía de nuestros dineros.

Por cierto, las personas que han comprado hace una temporada su vivienda ¿podrán reclamar por daños y perjuicios? ¿No será competencia desleal? ¿No es una manipulación de los precios?
Permítanme un pequeño detalles más. El banco malo solo gestionará las grandes operaciones inmobiliarias: promociones de viviendas e inmuebles de alto valor y excluye los pisos baratos. ¡Ah! miren ustedes que bien.

Pues hasta aquí llego en mi escaso saber y entender. Dudas me quedan casi todas. Es más, los que dicen que saben de economía no se ponen de acuerdo sobre si el banco malo es bueno o no es bueno y es malo.
A mí solo se me ocurre una pregunta: ¿Cómo de algo que se dice malo puede salir algo bueno?
Disfruten de la vida…y exijamos responsabilidades.

Licencia Creative Commons
Banco malo-bueno por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario