13 feb. 2013

Haciendo historia



Cuando pasen los años, y con la perspectiva que da el tiempo, los historiadores se lo van a pasar genial a la hora de estudiar estos momentos.

No quiero atosigarles con una lección de Historia pero permítanme que les ofrezca alguna información.

Los libros de Historia hablarán de una etapa de crisis económica, social y de Estado. Harán referencia a que los ciudadanos sintieron que fue producto de los errores políticos y que podía haberse remediado con medidas políticas adecuadas.

Se escribirá mucho sobre los males y perjuicios de la política exterior. Se hará recaer sobre la competencia extranjera muchas responsabilidades, entre ellas el atraso industrial y tecnológico.

Los factores sociales tendrán su espacio, y no será poco. Destacarán la tendencia hacia el enriquecimiento de algunos, la inversión en rentas, el gasto suntuario y hasta el consumo de productos de otros países.

Los anales recogerán que la clase media se empobreció y que la demanda se redujo de forma considerable.
Habrá estudiosos que mencionarán las escasas inversiones de los empresarios. Recordarán que hubo quien se mostró contrario a la extensión de la enseñanza media y superior y puso de relieve la falta de personal para los oficios. Sí, todo esto lo contarán.

También relatarán a las generaciones venideras los exagerados gastos de la Corte y la administración; el endeudamiento de los municipios, un fenómeno muy generalizado, en los que además intervenía en muchas ocasiones la malversación y la mala gestión.

Todo eso y más se estudiará en los libros de Historia. Mejor dicho, todo esto se estudia ya en los libros de Historia.

Esto que han leído no es una pequeña pincelada de nuestra situación actual. Acabo de hacer una descripción -muy breve e incompleta, soy consciente- de la crisis española del siglo XVII. La verdad es que, salvando las distancias necesarias, el fondo es muy, pero que muy semejante a lo qué está pasando hoy en España. Menos mal que ahora no guerreamos tanto como en esa época.

No hay forma, a la qué nos despistamos caemos en los viejos errores. El regeneracionismo se encargó de estudiar las causas de la decadencia española y la generación del 98 le puso la belleza literaria, pero la verdad es que eso poco nos consuela.

Sabemos las causas, la Historia se repite y los desgraciados de los malos gobiernos de este país nos joden a la primera de cambio. Una vez más, y ya son muchas, las castas dirigentes se aíslan y no escuchan a los ciudadanos. Viven tan de espaldas a la realidad que con cualquier decisión que toman hoy lo único que consigue es fastidiarnos mañana.

¿De verdad nos merecemos estos gobiernos? ¿No seremos capaces de deshacernos de tanto mentecato?

Licencia Creative Commons
Haciendo historia por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario