9 abr. 2013

Llueve sobre mojado y no tiene pinta de escampar



Comentario para Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (9/04/2013)

El recurso de hablar del tiempo, y me refiero al meteorológico, está trascendiendo a la típica conversación de escalera o de cola en la caja del supermercado. Los medios de comunicación nos dan cuenta de todo lo que acontece en este aspecto y, en más de una ocasión, lo hacen con un cierto alarmismo.

Esta cuestión, la del tiempo, da para muchos equívocos. Lo que creemos recordar lo convertimos en verdad absoluta y no nos bajamos de la burra. Veamos ¿no fue este uno de los inviernos más fríos que recordamos? Estoy seguro de que muchos podríamos afirmarlo. ¡Anda que no nevó ni nada este año! Por lo tanto, tuvo que hacer mucho frío.
Pues la verdad es que no.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) nos dice que ha sido un invierno normal en precipitaciones y temperaturas. Sus datos así lo aseveran. Lo demás son apreciaciones personales. Es más, diciembre y enero fueron más cálidos de lo normal.
Ahora que eso sí, marzo fue extremadamente lluvioso, superando el triple del valor normal para este mes.

Bueno, pues así y todo, el tema da para discusiones. Vamos, que da para pasar el rato en una buena conversación de bar, hasta ahora. Al ritmo que van nuestros líderes de la patria, tanto de la grande como de las más pequeñas, estas disputas se van a quedar reducidas a conversaciones de escalera. Los bares se están quedando vacíos.

Esta España de ellos -no sé de quien, pero como nos la empufaron del todo ya no es nuestra- se caracterizaba, entre otras cosas, por desarrollar parte de su vida social en los bares, en los chigres. Pues hasta con eso están acabando. Si sumamos precios considerados altos, paro terrible, sueldos a la baja, botellón en aumento  nos da un igual a cierre de chigres.
Un bar sin discusiones es un bar aburrido. Antes se cantaba y eso animaba, ahora quedan cuatro en los que se puede hacer.

Otro de los temas estrella es el de poner de vuelta y media al alcalde de turno y a los concejales. Aunque esto con más discreción y según quienes sean los contertulios. En esto hay menos diferencias. Unos los ponen de vuelta y media y los otros de media y vuelta. Eso hasta tiene su gracia. Al segundo día que los tertulianos se juntan, aparece, como por arte de magia, el oidor que rápidamente va dar cuenta de las buenas nuevas al poder establecido. En todos los pueblos hay uno o varios. Forman parte del paisaje de la barra chigrera.

Pero esto de la política da cada vez menos juego para la discusión. La coincidencia es cada día mayor.
Ni tenemos dinero ni tema de qué discutir. Pobres de los bares y pobres de nosotros.

Una encuesta de un periódico nacional dice que los dos grandes partidos tienen cada vez menos consideración ciudadana. PP y PSOE no llegarían en unas elecciones al 50 por ciento del electorado. Eso dice la encuesta. Si llegan a preguntar en cualquier bar, no sacaban ni el 5 por ciento de los votos.

Ahora que lo pienso ¿se dan cuenta de que los políticos cada vez se ven menos en los bares?

Tras el paro y la crisis económica, la clase política es el tercer problema de este país. En los bares se entremezcla todo y al final la unanimidad es total. Da igual que uno tome Rioja o Ribera del Duero, San Miguel o Mahou, en los calificativos políticos coincidimos todos.

Miren si hay unanimidad que hasta los asesores del Presidente de Asturias están de acuerdo sobre el “bajo rendimiento del sistema político autonómico respecto a las necesidades de modernización de la región”

De verdad, así no hay forma. No nos dejan ni un resquicio para la discusión. Van a acabar con todo. Al final ya verán como hasta el vino se nos agría.
Menos mal que nos queda el tiempo, el Madrid y el Barca.

Disfruten de la vida y recuerden que una buena charla con los amigos es impagable.

Licencia Creative Commons
Llueve sobre mojado y no tiene pinta de escampar por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario