16 jul. 2013

Como a los 18


Con toda la delicadeza le vierte agua por la espalda. Su mano la roza hasta convertirse en una caricia. Los cuerpos, blancos, brillan. El agua les llega a la cintura.
Él repite el ademán varias veces. No tiene prisa y ella se deja hacer.

Ella está contemplando la infinitud del mar. Se da vuelta y le sonríe. La coge de la mano y salen del mar.
Sus cuerpos desnudos concitan las miradas de los paseantes. No les importa. Él la mira. Aprieta un poco más su mano.

Se recrean en la salida. Las olas golpean contra sus ya delicados cuerpos. Cuando llegan a la arena se les nota el paso de los años. Los pliegues del tiempo están presentes. Sus años deben ser tantos que a ella la han encorvado. Él, al que la edad ha tratado mejor, ralentiza aún más el paso. La coge del codo y avanzan con parsimonia hacia las toallas.
Hay quien no resiste la tentación y se da la vuelta para verlos.

Mientras, ella recuerda la primera vez que se bañaron desnudos: tenían dieciocho años. Sonríe.

Licencia de Creative Commons
Como a los 18 by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario