12 sept. 2013

Madrid tampoco fue olímpica a la tercera



¡Madre mía! la que está cayendo con el rechazo del COI (Comité Olímpico Internacional) a Madrid como sede olímpica para el 2020.

A los medios de comunicación tradicionales y a las redes sociales no se les cae el tema. La ciudad de Madrid era, hasta el sábado 7 de septiembre, la protagonista, sin embargo, ese día fue destronada y Ana Botella alcanzó el estrellato – nunca mejor dicho. La alcaldesa madrileña se estrelló con el inglés, engoló la voz hasta el paroxismo e hizo un ridículo estrepitoso.

Ella solita se encargó de eclipsar la candidatura, a la ciudad a la que representaba y al resto de los miembros de la delegación española –incluidos el Presidente del Gobierno y el Príncipe de Asturias. Lo bordó.

A partir de ahí el cachondeo ha sido total. Bueno, los agentes mediáticos extremos no lo ha llevado con tranquilidad – como es su esencia vital- y han llegado a insultar a los miembros del COI. Vamos, hasta que no se mueran los actuales integrantes  del Comité Olímpico que no se les ocurra volver a presentar ninguna candidatura española. Los catalanes sí, que esos ganan cuando quieren. Es lo que vino a decir Xavier Trias, alcalde de Barcelona.

Ahora es la risión, pero antes del rechazo hubo mucha gente a favor de la celebración de los Juegos Olímpicos en Madrid. ¿Motivos para desearlo? Nuestro grandonismo.

La propaganda fue agobiante. Era seguro: Madrid sede olímpica. Hicieron números, los airearon públicamente. Madrid era la mejor. La inmensa mayoría de medios de comunicación se apuntaron a ese carro. Otra burbuja que nadie se atrevió a pinchar. Todo lo más una minoría se manifestó en contra. Yo también.

Dejando de lado la bochornosa imagen dada en Buenos Aires ¿había razones? Creo que sí.

Hasta ahora nos han machacado con el tema del déficit y todos los recortes han sido para reducirlo. De forma inexplicable estaban dispuestos a endeudar aún más las administraciones.

Los gastos iban a repartirse entre ayuntamiento madrileño, comunidad autónoma y gobierno central. La cantidad estimada superaba los 1.500 millones de euros. Todos sabemos que esa cifra, al final, sería mucho mayor. Ya saben, no hay obra pública en España que no incremente su presupuesto inicial en dos o tres veces.

A estas alturas pensar que las olimpiadas solo son deporte es infantil. Son un negocio. Pues por ahí la candidatura de Madrid también hacia agua.

Uno de los argumentos esgrimidos es que la ciudad cuenta con el 80 por ciento de las infraestructuras realizadas. Pues bien, dirían los del COI pero ¿y cómo hacemos negocio ahora? Según dicen, Madrid se ha gastado casi 10.000 millones en esas obras, pero gastados están.
Mala, muy mala oferta para el COI. ¿De verdad que nadie pensó en esto?

Por otro lado, algunas de esas infraestructuras ya están acabadas hace tiempo, en el 2020 estarían obsoletas. Según los criterios olímpicos, siempre hay que estrenar.
¿No es eso lo que hemos visto toda la vida?

Las informaciones de periodistas y analistas serios decían que Tokio tenía muchas posibilidades. ¿Nuestros representantes no se habían enterado?  ¿La prudencia no debe ser norma de comportamiento en estos menesteres?

Se decía que Alemania y Francia querían optar a los juegos del 2024. ¿Acaso no sabían que  eso complicaba mucho la candidatura madrileña? Ya saben, un mismo continente no puede acoger dos veces seguidas unos juegos. ¿Lo olvidaron?

Me imagino que a Alemania no le haría mucha gracia que España se endeudase aún más. Y no por nosotros, claro, por asegurar la devolución de los préstamos y sus intereses.

Son tan grandones y tan duros que estaban seguros que los países de influencia inglesa nos apoyarían. ¡Vamos! segurísimo.
¡Sigan poniendo más policía en Gibraltar!

Si por algo se han caracterizado nuestros servicios exteriores es por dominar el arte de la diplomacia y saber como funcionan los grupos de presión. Siempre ha sido así. Ahora lo han demostrado como nunca.
Podemos hablar del dopaje y la gran imagen que tienen en el COI sobre el tratamiento de este fraude en nuestro país.

Les recuerdo que el 21 de mayo pasado se hizo público que la Federación Internacional de Atletismo abrió un expediente por dopaje a la senadora del Partido Popular por Palencia Marta Domínguez, la cual es portavoz de Educación y Deporte en la cámara alta.

Otro ejemplo puede ser la destrucción de las pruebas, por orden judicial, en el caso por dopaje denominado “Operación Puerto”

Seguro que hay más pero no se enteraron. Eso sí, la candidatura de Madrid la mejor de todas, lo que pasó es que los miembros del COI se vendieron.

Ahora nos comemos con patatinas las infraestructuras construidas y las que están a medias. Aquí paz y después gloria. Somos los mejores.


1 comentario:

  1. Por favor, no se corta ni con un diamante.

    http://www.huffingtonpost.es/2013/09/12/madrid-2024-ana-botella-_n_3911309.html?utm_hp_ref=spain

    ResponderEliminar