20 ene. 2014

Servicios municipales en manos de grandes empresas


Publicado en La Nueva España el 18 de enero de 2014

¿Gestión pública o privada? ¿Mejor lo privado, peor lo público? ¿Más cara la gestión pública que la privada?

Todas ellas son preguntas retóricas de tanto repetidas. En este asunto las posturas son casi herméticas y las generalizaciones no son buenas.

Si hablamos de sanidad, educación o servicios sociales pueden coexistir, según lo veo yo. Otra cosa es que con dinero público financiemos una sanidad o educación elitista al alcance de unos pocos. Esa que se la pague el que pueda. La inmensa mayoría de los ciudadanos queremos buenos servicios y que se paguen con nuestros impuestos, los de todos.

Las administraciones no deben ponerse a fabricar acero, teléfonos o producir energía, por mencionar algunas, pero hay empresas que solo saben hacer negocio con lo público.

Hace ya muchos años que, por ejemplo, los ayuntamientos han puesto en manos privadas la gestión de servicios públicos. ¿Motivos? Según los políticos que los privatizaron -nada de eufemismos como externalización y demás zarandajas- lo hicieron para mejorar el servicio a los ciudadanos.
Lo sabemos, lo han hecho alcaldes de PP, del PSOE y del resto de los partidos políticos. En esto, como en otras muchas cosas, todos iguales.

Hay un bien público que muchos han privatizado: el agua. Ahora parece que existen propuestas de remunicipalización, pero ese va a ser un largo y costoso camino, por no decir casi imposible.

Asturias no ha sido ajena a esta moda. Tal es así  que una empresa gestiona el agua de 18 ayuntamientos: Aquagest. Bueno, ya no, ahora se cambió el nombre por el de Asturagua. Que no les confunda, no es una empresa asturiana.

Aquagest -Asturagua- pertenece al grupo Aguas de Barcelona (Agbar), que también ha cambiado su nombre por el de Aquadom. Esta empresa opera, con otras denominaciones, en Baleares, Canarias, Murcia, Comunidad Valenciana, Extremadura, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón y Galicia.
Uno de sus directivos dijo en Castilla y León, donde también renombraron la empresa, que nacía “con unos valores que se basan en la vocación de prestación de servicios en el ámbito local”.
Fíjense si lo tienen claro que en sus rótulos ya ponen: Asturagua servicio municipal de aguas. Dicho quedó y claro está. Es una empresa que quiere gestionar un bien público para obtener un beneficio empresarial privado.

¿Desde que esta empresa gestiona nuestra agua los vecinos pagamos más? Sin duda. ¿Hemos mejorado el servicio? Sí, cuando los ayuntamientos hacen una reforma integral de una calle se procede también a construir un nuevo saneamiento. ¿Y la empresa? Está encantada. A más arreglos de calles menos gastan en mantenimiento.

No estoy hablando de grandes ciudades, les hablo de pueblos como Tineo, Cangas del Narcea, Grado o cientos de ellos en toda España. Tres, cuatro trabajadores, una red no tan complicada y los ayuntamientos no han sido capaces de gestionarla. No es cuestión de complejidad.

Lo mejor de todo esto viene cuando nos suben las tasas municipales alegando que no se cubren los gastos. ¿Quién no los cubre? ¿Será cuestión del beneficio empresarial? Me parece a mí que sí. Además, si la administración del agua produce beneficios ¿a qué esperan los ayuntamientos para recuperar su gestión? Con las deudas que tienen ya pueden mirar hasta por el último céntimo.

Eso sí, nuestros alcaldes hablarán del estímulo a las empresas locales. Las cuales no consiguen una adjudicación ni de broma. No podemos olvidar que son concursos públicos donde las empresas compiten en igualdad de condiciones. Lo dice la ley.

Llegados aquí habrá quien pueda sacar a relucir la “Operación Pokémon” o algún problemilla en Avilés, Grado o Cangas del Narcea. Yo no lo haré.
En fin, cosas que pasan.

Otras empresas van copando los pequeños negocios municipales.
La gestión de la ORA –vamos, el aparcamiento de pago- está pasando también a manos de grandes empresas.

En Tineo una pequeña empresa local fue desbancada por EYSA, que nació como filial de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), y que en 2011 fue vendida a dos fondos de inversión internacionales.
¿Ven? ¡abriendo fronteras!

Eso sí, no busquen una sede de esta empresa en Tineo, no la tiene. Por cierto, su famosa mejora del servicio con la implantación del pago con tarjeta se reduce a una tarjeta de prepago. Nada de tarjeta de banco. Usted se compra una tarjeta que puede recargar. Encima les adelantamos el dinero. ¡Olé!
Todo por nuestro bien.

Empresas privadas están gestionando unos servicios públicos que les dan beneficios, que no suponen mejora ninguna para los ciudadanos y que para más inri nos salen más caros.

Estoy seguro de que a los trabajadores les pagan bien, no lo dudo.

Podría hablar de la gestión de bancos, empresas de construcción, de Arcelor o Tenneco. Tampoco me acordaré de Gerardo Díaz Ferrán, ni de Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE, y tantos otros.
Ya saben: para muestra un botón.



Licencia de Creative Commons
Servicios municipales en manos de grandes empresas by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario