28 may. 2014

Adiós, Alfredo



Adiós, Alfredo.

No han sido buenos tiempos para ti. Te has comido los marrones de todo el PSOE y ahora te vas.
Estoy seguro que no te extraña nada de esto.

Formas parte de los dirigentes socialistas que tienen responsabilidades desde hace mucho, mucho tiempo. Has ostentado cargos muy relevantes y eres partícipe en  muchas de las cosas sucedidas en este país. Unas las apoyaste por convicción propia y otras te vinieron dadas.
Eso sí, los militantes socialistas te las han permitido,  a ti y a los demás dirigentes. El silencio, la aquiescencia, militante ha sido la tónica general. Los disconformes, los autocríticos, han sido relegados al ostracismo.

Años de perpetuación en los cargos públicos y orgánicos han engendrado una casta, sí una casta, de “socialistas” alejados de la realidad social.

Gentes sin conciencia social, sin sentido del servicio público, han acaparado todos aquellos puestos que les reportaban beneficios, para ellos y para los suyos.

Ellos son los primeros responsables, luego está todo el partido que se lo ha permitido.
Gentes con carné socialista se han perpetuado en cargos en los que están ganando mucho dinero.
Muchos cerraron los ojos y no quisieron ver ni escuchar nada. Siguen ahí, Alfredo.

¿Con esos mimbres quieres cambiar el partido? Esos no van a retroceder. No van a renunciar libremente a sus prebendas. Muchos de ellos no están dispuestos a cobrar  mil euros, en el mejor de los casos, y estar siete u ocho horas en un puesto de trabajo.
Alfredo, no te engañes.

Antes de empezar a pensar en quien te va a sustituir hay que hablar de otras cosas.

No estaría mal escuchar, sí escuchar a los ciudadanos, y adaptar las normas del PSOE a lo que desean los ciudadanos.

Mira, Alfredo, los ciudadanos no quieren ver a políticos que se perpetúan en el cargo. No quieren ver como un “socialista” acapara uno, dos, tres, no sé cuantos cargos. Hay que limitarlos.

Los ciudadanos esperamos que los cargos públicos que nos representan, sobre todo si son “socialistas” tengan unos sueldos razonables pero no que nos sonrojen.

Alfredo, no puede ser que las listas electorales las decidan entre cuatro y que sean cerradas. Eso ya no vale. Los ciudadanos quieren listas abiertas. Eso supondría acabar con muchos “mitos” y los votantes tendrían una responsabilidad más directa sobre quien desean que les representen.

Alfredo, el PSOE no puede presentar a los ciudadanos unas listas donde hay “socialistas” que han dilapidado el dinero público.

No, Alfredo, esas cosas no pueden seguir pasando.

Muchos cargos públicos “socialistas” se han pasado a la iniciativa privada con una alegría cuando menos sospechosa. Eso suscita  suspicacias en los ciudadanos ¿no lo entiendes?

¡Han sido tantos los desencuentros!

Pensiones, modificación de la Constitución, rebajas en las prestaciones sociales, negación de la realidad, gastos absurdos…Alfredo ¡si se ha llegado a decir que el PSOE tiene orígenes liberales!

Por favor, los desatinos han sido tantos que no puede extrañarte lo que ha pasado.

Ahora te vas, Alfredo, pero ¿algo va a cambiar?

No se trata, solo, de que cambien las personas. Eso es una necesidad imperiosa. No puede ser de otra manera. Hay “socialistas” que llevan más de veinte años cobrando del erario público y no permiten ninguna variación.
Eso es una realidad.

Alfredo, se están produciendo movimientos para ocupar tu silla y la mayoría de los ciudadanos tenemos la sensación de que todo se reduce a eso: cambiar tu cara por otra, más o menos conocida.
Con eso no se arregla nada.

Los ciudadanos españoles queremos que el PSOE se defina en los temas que nos preocupan a todos: paro, educación, sanidad, cuestiones laborales, fiscales, nacionalismo, emigración, derechos de las mujeres, etcétera. Todos esos temas y más con una única voz para todo el país.

Me podrás decir, Alfredo, que todo eso está tratado, pues lo siento, pero los ciudadanos no lo sentimos así.
Los movimientos a favor de Susana Díez, Carme Chacón, Eduardo Madina y los que puedan surgir, van muy por delante de lo que creo que debe pasar, Alfredo.

Primero escuchar a los ciudadanos, plantear compromisos claros y luego, estudiar quien los puede representar.

Si no se desburocratiza el PSOE tu salida no servirá de nada.

Alfredo, representas los últimos coletazos de un PSOE que se ha alejado de los ciudadanos – no eres el único responsable, es algo compartido. Es el momento de un cambio radical, está en tus manos modificar la dinámica.

Cualquier medida que no suponga esa adaptación a las demandas sociales está abocada al fracaso y el PSOE se quedará reducido a cuatro prebostes.

Alfredo, gracias por la dedicación. Ahora, allana el camino.

Ah, por favor, no consultes a Felipe González ni compañía. Forman parte de tu pasado, pero no del presente y del futuro.

Licencia de Creative Commons
Adiós, Alfredo by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario