6 may. 2014

Las mentiras en el país de jauja



Comentario para Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (6/05/2014)

"El comportamiento del mercado laboral según la EPA (Encuesta de Población Activa) del primer trimestredel 2014 resultó decepcionante una vez conocidos los datos de afiliación a la Seguridad Social y paro registrado. La reducción acusada de la población activa no compensó la caída del empleo, mayor que la prevista. En consecuencia, la tasa de paro aumentó dos décimas hasta el 25,9%.”

Esto lo dice el BBVA, tal cual.

Pero esto no es todo.

La tasa de paro juvenil volvió a subir, por segundo trimestre consecutivo, y se sitúa por encima del 55 %.
Mientras, el ministro de Economía y Competitividad, Luís de Guindos, espera que España cumpla con el objetivo de reducción del déficit público en 2015. Eso sí, sin adoptar nuevas medidas.

En Bruselas dicen que el país se desviará al alza. ¡Qué sabrán esos!

Tranquilos, no hay que preocuparse. La Comisión Europea predice un aumento del PIB (Producto Interior Bruto). Y a continuación jarro de agua fría: el desempleo caerá hasta el 25,5 % este año y el año que viene se reducirá hasta un 24 %.
¡Yupi!

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, ya a finales del año pasado era muy optimista: “España ya se financia por sí misma”.
Se le olvidó decir que en el Presupuesto del Estado para 2014 se contempla la emisión bruta de 243.888 millones de euros, lo que supone un incremento del 17,7 % comparado con el 2013.

Y para que vean que la cosa va bien, la Administración ha perdido más de 300.000 empleos. Y eso también lo dijo el señor Montoro.

El que tira voladores es el presidente del Gobierno, don Mariano Rajoy. En relación a los datos de la EPA comentó que está muy contento. No es para menos, según él, “las cosas van bien y van a ir a mejor”.

Eso sí, al presidente se le olvidó que el empleo a tiempo completo ha bajado en 176.800 personas. Eso en los últimos tres meses. En el mismo período los empleados a tiempo parcial han aumentado en 244.700 personas. Y los contratos indefinidos siguen cayendo.

¡Ayyy, que memoria más selectiva tiene nuestro presidente!

Por otro lado, la CEOE reconoce que se ha producido un “freno a la mejora” del mercado laboral. Y aprovechando piden más “medidas de flexibilidad”.

Todo va tan, pero tan bien, que el Gobierno espera crear 600.000 empleos entre 2014 y 2015.
Les recuerdo que en este primer trimestre de 2014 el paro bajó en 2.300 personas. Hagan cuentas.

Vamos tan, tan, tan bien, que el mismísimo Gobierno ha reconocido que para llegar a los índices de ocupación anteriores al inicio de la crisis tendrán que pasar aún más de diez años.

Estamos encantados con la gobernanza de don Mariano Rajoy y sus ministros.

Les agradecemos el aumento del paro, de la deuda, de los EREs. No olvidamos los recortes de los servicios públicos, o los salariales o el rescate de sus bancos amigos. Recordamos el incremento de años de vida laboral, de las tasas judiciales, la pérdida de derechos de las mujeres. Todo esto y más.

¡Ah! tampoco caerá en el olvido el caso Gürtel ni los sobres de Bárcenas.

Que conste: todo esto son mentiras fruto de mi imaginación. La verdad está en las noticias de la televisión y radio públicas.

Licencia de Creative Commons
Las mentiras en el país de jauja by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

1 comentario:

  1. ¿Gürtel? ¿Qué es eso? ¿No era algo en alemán? ?¿Puede ser "apretarse el cinturón por mandato del "de la zeja"? Sí, va a ser eso...

    Y ¿sobres? ¿Qué tiene que ver Correos en esto? ¿Sobres? ¿Qué sobres? ¿Quién dijo sobres?

    Mientes, Santi. Mientes cuando minusvaloras los esfuerzos de un partido con contrastada dedicación patriótica a sacar el país de la herencia recibida de los 8 años de zejas y país de las maravillas.

    Y no sigas con lo del paro, que no lo hay. La EPA la cambiaron los socialistas para perjudicar al PP. Tú escucha a Cañete... y dile: "Maldición, vilipendio... y una cagadita (de propina)". De mi parte, díselo.

    ResponderEliminar