18 jul. 2014

Cosas del amor

El anochecer está encima. No es el lugar más adecuado para aparcar pero a esas horas apenas hay tránsito.

Las sombras me impiden ver con claridad en el interior del coche, aunque no tengo dudas de que hay alguien. Más de una persona.

Unos pasos más y los recononoceré. Casi sin duda, se están despidiendo.

Besos todavía ansiosos. Miradas de refilón, no vaya a ser que alguien los vea. Las manos de él no se están quietas. Quieren llegar a donde no puede ser. Ella se las aparta una y otra vez. Intenta ponerse seria. Se le escapa una sonrisa. Eso le anima. Un ¡no! Paraliza sus manos.

Se sienta tieso. Se hace el enfadado.

Sonrío. No veo nada y me he imaginado la escena. Viejos recuerdos regresan.

Ya los veo. Son ellos. Están pegaditos uno a la otra. No veo sus manos. ¿Estarán entrelazadas? ¿Seguirán con el juego de pon y quita?

Me ven. Los veo. Un gesto con la cabeza a modo de saludo.

No resisto la tentación y busco sus manos. Las encuentro. Las de ella sostienen un móvil, las de él otro.

Licencia de Creative Commons
Cosas del amor by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario