23 jul. 2018

El decálogo de mentiras de Pablo Casado

Para una vez que no eligen a dedo a su máximo dirigente el Partido Popular casi se destroza. No está mal para ser su primera vez. Al final intentaron poner paños calientes pero la realidad, la hemos visto todos, es que se han dado por arriba y por abajo. Tampoco es nada raro, lo normal en los partidos políticos.

El discurso de Pablo Casado tras ser proclamado presidente de Partido Popular no tiene desperdicio. A poco que se analice se puede comprobar que miente tanto como habla. Eso sí, los fieles lo han tildado de discurso de la ilusión, la renovación y otras lindezas.

Yo he interpretado otra cosa bien distinta.

Como en todo discurso que se precie empieza dando las gracias, entre ellos a Soraya Sáez de Santamaría: “Y gracias, querida Soraya, por tu labor al frente de la vicepresidencia del Gobierno y, muy especial, por esta campaña limpia, en la que hoy podemos decir que salimos más fuertes y más unidos”. ¡Toma ya!

Señor Casado, usted manifestó que “No aplicamos el 155 como había que aplicarlo; la operación diálogo fue un fracaso; y lo que no puede ser es que Pedro Sánchez esté fiando todo a una estrategia judicial, como hicimos nosotros”.

Les recuerdo que la máxima responsable de la gestión del 155 en Cataluña era su “querida Soraya”.

En el propio congreso la asociación de víctimas del terrorismo Dignidad y Justicia repartió un comunicado, con el apoyo del equipo de Casado, en el que decían lindezas cómo esta de Soraya Sáenz: "No demostró estar a la altura cuando en 2013 y 2014 no hizo absolutamente nada para evitar la excarcelación masiva de más de 100 terroristas de ETA al derogarse la doctrina Parot (con la complicidad del actual Ministro de Interior)”.

Eso sí, posteriormente el equipo de Casado declaró que había distribuido la nota a título informativo, pero que condenaba “enérgicamente las palabras y los argumentos con los que se critica a Soraya Sáenz de Santamaría, que ha sido y es una gran política y compañera”.

Entre los años 1996 y 1999 el primer Gobierno del PP accedió a trasladar casi 200 etarras a Euskadi. El presidente era José María Aznar y ministro del Interior Jaime Mayor Oreja. ¡Qué mala memoria tiene usted, señor Casado!

¿Hablamos de vídeos?

Primera mentira de Pablo Casado.

Prosiguen los agradecimientos: “Gracias a todos los compromisarios que habéis representado a vuestros compañeros, afiliados y a vuestros paisanos, por vuestro apoyo en este Congreso histórico…”

Quiero recordar que el PP siempre ha sido partidario de que gobierne el partido más votado, lo repitió hasta la saciedad. Claro, eso no sirve cuando se trata de sus cosas internas. Soraya Sáez de Santamaría ganó las primarias donde votaron los militantes. Siguiendo su propia lógica los compromisarios deberían haber votado en consecuencia por Soraya. Pues no.

Permítanme que les recuerde que los compromisarios son elegidos en su sede para representar a los afiliados dentro del Congreso Nacional. Quienes conozcan un poco el funcionamiento interno de los partidos saben que a esos congresos asisten quienes quieren los órganos directivos correspondientes. Que no les cuenten otra historia. Eso es así.

Sigo.

Pues llegan esos compromisarios y se pasan por el arco de triunfo lo dicho por los afiliados. Las componendas entre Cospedal, García Margallo, García-Hernández y Cabanes dieron el triunfo a Pablo Casado. Pues bien.

De ahora en adelante ¿se atreverán a exigir que quien obtenga la mayoría de votos debe gobernar? Pues sí, faltaría más.

Segunda mentira de Pablo Casado.

Otro agradecimiento: “Querido Adolfo, somos herederos de la mejor tradición democrática, la de tu padre, del abrazo constitucional, de la concordia que fue posible”.

Querido Pablo, el Partido Popular es heredero de aquel partido, Alianza Popular, que crearon los siete magníficos: Manuel Fraga (Reforma Democrática), Cruz Martínez Esteruelas (Unión del Pueblo Español), Federico Silva Muñoz (Acción Democrática Española), Laureano López Rodó (Acción Regional), Enrique Thomas de Carranza (ANEPA), Gonzalo Fernández de la Mora (Unión Nacional Española) y Licinio de la Fuente (Reforma Social). Todos ellos exministros de Franco.

Le recuerdo a Pablo Casado que cinco diputados de AP (Alianza Popular) votaron en contra de la Constitución del 78: Gonzalo Fernández de la Mora, Alberto Jarabo, José Martínez Emperador, Pedro de Mendizábal y Federico Silva. Otros se abstuvieron, entre ellos Álvaro Lapuerta, tesorero del Partido Popular (heredero directo de AP) entre 1993 y 2008.

Puedo recordar también a Casado que Aznar en 1979 dijo: “En determinadas ocasiones, la abstención puede estar justificada, incluso puede el caso de una abstención beligerante como en el pasado referéndum constitucional”. Imagino que no habrá que recordar las opiniones de José María Aznar sobre UCD ¿verdad?

Esa es su tradición “democrática”, señor Casado.

Tercera mentira de Pablo Casado. Y estas solo en el apartado de agradecimientos.

Más tarde entra en materia.

“Ese contrato con España pasa, en primer lugar, por un fortalecimiento institucional; por reforzar nuestra Constitución en vez de plantear abrirla en canal; por intentar reforzar nuestro Código Penal para poder evitar cualquier desafío secesionistas; por conectar con esa España de las banderas en los balcones que nos reclama seguir liderando la defensa de la unidad nacional”.

No dice cómo, con quién y para qué. Quiere conectar con quienes ponen banderas en los balcones y con los demás ¿qué piensa hacer? Quiere reforzar esto y lo otro, cuando en muchas ocasiones lo que sucede es el incumplimiento de la legislación vigente. Y de eso saben ellos mucho.¿Querrá una y grande?

No aclara nada, que al final es lo mismo que mentir. Cuarta mentira. Apela al sentimiento. Populismo.

“Una posible modificación de la Ley Electoral con prima al partido ganador sin modificar la Constitución, ya que tenemos otros 50 años que se pueden plantear hasta los 400 que consagra nuestra Carta Magna, de manera que no dependamos ni de bisagras nacionalistas ni de cualquier otro partido que luego socave nuestros intereses electorales”.

Una propuesta interesante, desde luego. Antes hablaba de reforzar la Constitución y para ello hay que modificarla y en este apartado dice lo contrario: nada de tocarla. Queda claro que quieren gobernar en mayoría como sea. Ya nos dimos cuenta que el PP eso de negociar no lo lleva nada bien. Les gusta más el ordeno y mando. Quieren saltarse a la torera la opinión de los ciudadanos y que les regalen cincuenta escaños. ¿No serán pocos?

No tiene pudor Casado en hablar de sus intereses electorales no de los intereses de los ciudadanos.

Miren, en esto último es sincero.

“Nuestro contrato con España pasa también por la competitividad; por la competitividad de bajar impuestos mientras ahora el Gobierno quiere subirlos; de suprimir los impuestos que no son justos, como los de doble imposición, los de Patrimonio, el de Donaciones, el de Sucesiones; con bajar el Impuesto de Sociedad y el IRPF…”

Señor Casado, le recuerdo que Mariano Rajoy aplicó la mayor subida del IRPF de la historia. El Partido Popular, su partido, subió el impuesto de sociedades y especiales sobre el tabaco y bebidas alcohólicas. El PP fue el partido que más subidas de impuestos realizó en la historia fiscal de este país y en el menor tiempo.
Si bajan todos los impuestos ¿cómo se financia lo público?

Pablo Casado miente, lo sabe y lo sabemos. Quinta mentira.

“En cuarto lugar, pasa por una actualización de la Administración…, la segunda vuelta a la reforma de la Administración junto con la de unidad de mercado… hacer que la eficiencia, la meritocracia, la retribución incluso manteniendo ahora mismo los derechos adquiridos por los funcionarios –sólo faltaba-, pero que puede ser también un aliciente a una Administración moderna y del siglo XXI en el desempeño laboral que tenga cada uno de los excelentes servidores públicos que tiene España”.

Señor Casado, el Partido Popular ha desmantelado los servicios públicos. Podemos hablar del sistema judicial, los servicios de seguridad, la enseñanza o la sanidad … Usted en vez de hablar de negociación colectiva habla de meritocracia, y ya sabemos lo que eso significa.

Nos lo disfraza usted, señor Casado, pero no nos dice la verdad. Sexta mentira.

“En quinto lugar, nuestro compromiso con la educación, no sólo por velar que no se deshaga una buena Ley de Educación… sino también para evitar que el nuevo Gobierno vaya contra la libertad de elección de la educación concertada, intente volver a abrazar el adoctrinamiento educativo o quiera dividir a nuestros hijos por la lengua que empleen en el colegio”.

Señor Casado, que es una buena Ley de Educación lo dicen ustedes, nada más que ustedes. A usted le preocupa la educación concertada pero al parecer la pública no se merece una sola palabra. Mire, don Pablo Casado, que usted nos hable de adoctrinamiento educativo es una broma de mal gusto. ¿Quiere que le recuerde que el 24 de febrero de 2015 metieron en el currículo la enseñanza de la religión católica en la educación primaria y secundaria? Ah, pero esto no es adoctrinamiento, desde luego.

¿Le recuerdo que quisieron introducir el Conocimiento de la Seguridad y la Defensa Nacional en los centros educativos, lo que incluía estudiar el pasodoble La banderita? Esto no es adoctrinamiento, faltaría más.

Lo de dividir a los niños por la lengua es populismo barato.

Pablo Casado miente por séptima vez.

“En sexto lugar, una apuesta por la sostenibilidad del Estado del Bienestar. Nuestra preocupación por una sanidad y unas pensiones excelentes, a la altura de las necesidades de nuestra sociedad, pero también sostenibles, justas, con los que ya se retiran, pero también garantizadas a los jóvenes que vienen detrás. Una sanidad en la que no quepa la confrontación partidista ni el meter facturas en el cajón par que tenga que volver otra vez el Partido Popular a rescatar un sistema que otros dejan quebrado”.

Señor Casado, le recuerdo que la Comunidad Valenciana es la comunidad que más debe en materia sanitaria, luego esta Cataluña y en tercer lugar Madrid. Donde ustedes gobiernan la sanidad va genial, ya lo vimos.

En 1997 Eduardo Zaplana impulsó el primer caso en España de gestión privada de un hospital público, el de la Ribera en Alzira. En quince años el Gobierno valenciano pagó más de 2.000 millones de euros por su gestión.

Señor Casado ¿hablamos de los recortes sanitarios en personal o equipamientos?

Para hablar de pensiones ¿lo hacemos con los pensionistas? Me parece que iban a disentir de su opinión. Mire, cuando habla de pensiones sostenibles, justas y garantizadas para los jóvenes usted se refiere a cosas que no se atreve a decir ¿o va a decirme que no? ¿Planes privados?

Por octava vez Pablo Casado miente.

“En séptimo lugar, un compromiso con las políticas de familia, de natalidad, de incentivo a la conciliación, de interés contra la despoblación…”

Señor Casado, por declaraciones suyas ya sabemos que su idea de la familia y la natalidad es la que propone el Opus Dei, Foro Español de la Familia y Hazte oír. Con eso tenemos bastante. Ah, y quiere volver a la ley del aborto de 1985. ¿Y usted, señor Casado, es el futuro?

Por lo que se refiere a la despoblación ahí esta el grupo de trabajo Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico, creado por Mariano Rajoy, y del cual no se sabe nada. Ya sabemos lo que hace el PP en este tema.
No sé si esta es su novena mentira, Pablo Casado, pero asusta.

“En octavo lugar, una posición de los retos que nos ha traído el siglo XXI, desde el cambio climático a las nuevas formas de energía, pasando por un necesario Pacto Nacional por el Agua”.

Señor Casado ¿de verdad es necesario recordarle la fobia del PP y las trabas que han puesto a las energías renovables? ¿Hablamos de las penalizaciones al autoconsumo de energía eléctrica?

Miente por décima vez, Pablo Casado.

“Por último, reivindico nuestro liderazgo en la revolución industrial que estamos viviendo. Tenemos que enganchar a nuestros jóvenes, no solo por las nuevas tecnologías, sino por las disrupciones que estamos viendo que van a cambiar la sociedad…”.

Señor Casado, la inversión de su partido en I+D+I ha retrocedido. Por ejemplo en 2017 había 4635 millones de euros en el presupuesto y sólo invirtieron 1376 millones. España está por debajo de la media europea en inversiones. Es cierto que en 2018 subieron un 8,3 % pero tuvieron que negociar los presupuestos y realizar muchas concesiones.

Habla usted, señor Casado, de enganchar a los jóvenes, lo que tendrá que hacer es ir a buscarlos a otros países. Han tenido que emigrar forzados por las decisiones de su partido.

¿Nuevas tecnologías? Señor Casado, han sido incapaces de poner en marcha la Administración digital de forma plena y las lagunas digitales son enormes.

Señor Pablo Casado, ha mentido demasiadas veces. Mire no le voy a hablar de sus títulos académicos y de cómo los consiguió ¿para qué? Le han votado sus correligionarios y ahí está, pero para muchos usted representa un retroceso enorme.

Vemos lo que pasa en el resto de Europa y en EE.UU., los más extremistas y populistas están llegando al poder, usted es uno más. Tiene que enfrentarse a Ciudadanos desde posturas más duras y no duda en desempolvar y dar lustre a las ideas más retrógradas de la derecha.

Señor Pablo Casado, es usted joven pero representa viejas ideas que están en esa onda tan preocupante que recorre Europa.

Licencia de Creative Commons
El decálogo de mentiras de Pablo Casado by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario