17 jul. 2018

Los treinta apellidos que cortan el bacalao


Sin mucho esfuerzo se puede comprobar que las personas que cortan el bacalao hoy en España pertenecen a las mismas familias que lo hacían hace doscientos, trescientos años.  Los avatares políticos, las guerras fratricidas nunca los bajaron del machito. Ahí siguen. Es cierto que en los últimos años se han sumado “nuevos ricos” pero esos son los menos. Pues de una familia con poder, catalana por más señas, es de lo que trata Los treinta apellidos de Benjamín Prado.

Las grandes fortunas no se amasan sin dejar muertos tras de sí. Y me refiero a esa riqueza que no podemos ni imaginar la mayoría de los mortales. A esa riqueza, a esos ricos, que ponen y quitan gobiernos. A esa riqueza, a esos ricos, que hacen las leyes. A esa riqueza, esos ricos, que hacen que todos paguemos los desaguisados de sus bancos.

Los doscientos españoles más ricos – familias en la mitad de los casos -, suman 247.050 millones de euros en 2018, según informaciones periodísticas de acceso en Internet.

Juan Urbano, profesor de literatura, escritor de biografías por encargo para satisfacer egos y casi detective se ve metido en un buen lío cuando acepta un encargo para desempolvar el pasado de una familia con los apellidos Maristany, Espriu y Quiroga. Una familia “que lo mismo podría decirse de sus convicciones políticas y su lucha por el nacionalismo, porque financiar un diario como La Renaixensa, apoyar organizaciones del tipo de la Lliga de Catalunya o patrocinar a otras dedicadas a recaudar fondos para la causa no era sólo, ni siquiera básicamente, movimientos financieros”.

Gran parte de la trama se desarrolla en Cuba y Prado nos da un buen repaso histórico sobre la isla así como la política colonizadora. Y en toda esa información destaca el negocio de esclavos. No es muy conocido pero muchos prohombres del solar patrio, incluida Cataluña, se hicieron asquerosamente ricos con la trata de personas.

Benjamín Prado se curró la documentación. Nos ofrece una interesante interpretación sobre “la Historia [que] es la ciencia de defraudar a quienes luchan por cambiarla. La gente se deja la sangre en las banderas y envuelve con ellas a unos ídolos que nueve de cada diez veces las utilizan como disfraz, las hacen jirones y los usan como mordazas”.

No solo nos ofrece una visión de lo sucedido en el siglo XIX, la Cuba de hoy no sale muy bien parada, mejor dicho, los castristas no salen muy airosos.

Quien tenga curiosidad puede ampliar sus conocimientos históricos en base a los datos que nos ofrece Prado. Por ejemplo: “Cuando murió Fernando VII, en 1833, ya sólo se conservaban Cuba y Filipinas, España estaba en quiebra y, eso sí, él tenía quinientos millones de reales depositados en el Banco de Londres”.  Esto me recuerda… ¿a quién me recuerda? Hay costumbres que se perpetúan en las familias.

Las indagaciones de Juan Urbano le llevarán también a África. Ya sabemos que el mundo es “la famosa aldea global, cómo no… Un invento del filósofo Marshall Mcluhan que para lo único que ha servido es para crear sociedades que se conforman con el grado más bajo del saber, que es el estar enterado”.

Historia, fortunas bañadas en sangre, corrupción, explotación, desengaños y algo de honradez son los ingredientes de Los treinta apellidos. Pasado y presente se entremezclan. Un libro que entretiene y aporta mucha información.

Ah, una aclaración: la localidad asturiana de Villaviciosa no pertenece a Gijón. De la cubierta no voy a decir nada.

Ni puñetero caso, no me crean: léanlo. Lo podrán encontrar en su biblioteca pública o librería preferida.

Licencia de Creative Commons
Los treinta apellidos que cortan el bacalao by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario