12 ago. 2018

El mundial de fútbol visto por un no futbolero


El mundial de fútbol terminó hace casi un mes ¿Quién se acuerda de él? Pues yo, que no soy futbolero. Por primera vez en mi vida he seguido un mundial y les aseguro que lo he intentado y no, no me gusta el fútbol. Pero ese es mi problema, desde luego.

No digo yo que el mundial de fútbol sea un trasunto de la geopolítica mundial pero se le parece. Faltaron Estados Unidos y China, por aquello del concierto mundial, pero es que todavía no ponen mucho empeño en este deporte.

Sigue siendo una competición eurocentrista, catorce de los treinta y dos países eran europeos. El resto cinco africanos, ocho americanos (América Central y Sudamérica), cuatro asiáticos y uno de Oceanía.

¿En todo esto tendrá algo que ver la riqueza de los países? Pues me parece a mí que sí.

Dicho esto, me podrán decir que Arabia Saudí de pobre nada. Pues sí, lo digo. Ricos la familia real, inmensa por cierto, que no la mayoría de los ciudadanos que allí viven. Por contra me sacarán a Nigeria o Senegal. Pues vale. Ambos países son pobres y se hicieron notar. Por cierto ¿cuántos futbolistas de esos países juegan en Europa o se han formado en ella?

En este mundial, cómo en todos, estuvieron representados países en los que el fútbol es más que una pasión. En esta clasificación podemos meter a los latinoamericanos, con Argentina y Brasil a la cabeza. Lo de Argentina es de psicoanálisis, lo de Maradona de centro de rehabilitación. ¿Dejo de lado a España?

En esto del fútbol las nacionalizaciones están bien vistas. No hay ley de extranjería que valga, ni racismo ni xenofobia. Creo que hasta los del Frente Nacional de Marine Le Pen se alegraron de la victoria de Francia.

Y es que el fútbol es más que un deporte. Las críticas se dejan de lado. Todo sea por el deporte. ¿Qué unos pocos deciden que el mundial tiene que ser en Rusia?  Pues allí se celebra. ¿Putin? ¿Homofobia? ¿Derechos humanos? ¿Interferencias en elecciones de otros países? Todo sea por el deporte. En 2022 el mundial se irá a Catar. Todo sea por el deporte. ¿Sobres muy abultados? ¿Un Estado sin partidos políticos? ¿Mujeres violadas condenadas por adulterio? Todo sea por el deporte.

Por cierto ¿la dimisión de Zinedine Zidane del Madrid tendrá algo que ver con el mundial de Catar?

Veamos. El 2 de diciembre de 2010 se hizo oficial que Catar acogería el mundial de 2022. Curiosamente, el 6 de octubre de 2010 la organización catarí, encabezada por Zidane y el entonces emir de Catar Hamad bin Jalifa Al Thani, presentaron el Estadio Nacional de Lusail como sede del partido inaugural y de la final. Ahora hay quienes dicen que Zinedine Zidane puede entrenar al equipo de Catar a cambio de un pastón.
Todo sea por el fútbol.

Vuelvo al mundial de la Madre Rusia.

En Rusia 2018 se cayeron algunos mitos. Unos por incomparecencia como Holanda, Chile o Italia y otros por no cumplir con las expectativas generadas, casos de Inglaterra o Bélgica. Lo de algunas selecciones no se convirtió en tragedia de milagro, como es el caso de Brasil y Argentina. Lo de Argentina resultó mucho peor no solo por la derrota de la selección, sino también por la imagen que dio su dios Maradona. Este personaje, puesto hasta las trancas, a saber de qué, les hizo un daño terrible.

Por cierto, no tenía ni idea que la FIFA (en español Federación Internacional de Fútbol Asociación) contó con un programa que denominaron “legends” (leyendas) en el que estaban futbolistas emblemáticos, de algunas selecciones, por supuesto. Funcionaron como “embajadores”. Les pagaron los viajes, el alojamiento y los gastos personales, además de una cantidad por cada partido al que asistieron. En el caso de Maradona el pago ascendió a 13.000 dólares por partido. Asistir asistió a muchos, pero se los perdió todos. Entre los elegidos se encontraba también Ronaldo, Iker Casillas, Xavi Hernández o Samuel Eto`o, ninguno cobraba tanto como Maradona.

Me entraron ganas de saber algo más de esto de los dineros. Con mi absoluta ignorancia futbolera no tenía ni idea de costes y premios. Vino en mi ayuda san Google.

Sigamos con los dineros.

Al parecer el mundial costó 14.000 millones de dólares (catorce mil millones de dólares). Se sabe el coste inicial de unas obras pero no el final. Lo normal, oigan.

A las selecciones se las untó bien. Cada equipo clasificado recibió 1,5 millones de dólares. Ná, esto para cubrir los gastos de los preparativos. Para que no pasasen estrecheces todos los equipos tuvieron garantizados 9,5 millones de dólares por su participación. Hubo un fondo de 400 millones de dólares destinados a premios.

¿Y los costes para España?

Los gastos de la selección española ascendieron a unos 400.000 euros, al parecer. Vayan ustedes a saber. Lo de la Federación Española de Fútbol es algo rarito. Es una Entidad Asociativa Privada de utilidad pública. ¿Cómo les suena? Esto significa que se comporta como una empresa privada y su finalidad pública le viene porque representa a España.

No resisto la tentación y me pongo a buscar cómo se financia la Federación Española de Fútbol.

De ella depende la celebración de la Supercopa y eso son ingresos. Todas las imágenes de la Federación tienen derechos audiovisuales. Los partidos amistosos de la selección suponen mucho dinerito. Los ingresos por publicidad son muy golosos, más de treinta millones de euros. ¡Y cómo no! de las quinielas. Por poder podían recibir subvenciones públicas, pero desde  2012 no las reciben. En ese año renunciaron a ellas, por ahí andaba Ángel María Villar. ¡Ah! casi se me olvida, a cambio de no recibir subvenciones se evitan rendir cuentas al Estado. Otro detalle insignificante: ya que es una ¡¡¡entidad sin ánimo de lucro!!! no paga impuestos.

La leche, esto iba del mundial y llegué a Villar. Mejor lo dejo. Ni siquiera voy a hablar del papelón de la Roja, que pasó de ser la gran favorita a una auténtica mierda, según los entendidos.

El mundial acabó pero estoy tranquilo, sé que los futboleros ya llevan pendientes de los fichajes mucho tiempo y la liga está ahí. Fíjense que ni siquiera voy a hablar de Lopetegui, el Real Madrid y Luis Rubiales, el nuevo presidente de la Federación. Y no se me ocurrirá hablar de Ronaldo, Florentino Pérez y el Milán. Eso sería muy cruel para los madridistas.

Ahí cerquita tenemos el Mundial de Qatar que se celebrará entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre de 2022. Batirán todos los récords.

Ven, esto es lo que pasa cuando un no futbolero se pone a hablar del deporte rey. Es lo que tiene el no saber. Ustedes sí que saben que el fútbol es mucho más que un deporte: es un negocio cojonudo.

Licencia de Creative Commons
El mundial de fútbol visto por un no futbolero by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario