21 nov. 2010

Lucas Santiago expone “Ciudades intermitentes” en Oviedo


El lugar es bonito y creo que bien elegido para la ocasión. Situémonos. Casa de la Rua, frente a la Catedral de Oviedo y según nos cuentan se trata del edificio civil más antiguo de la ciudad. Nada de estridencias. Una casa que alberga salones de diversos estilos artísticos y que cuenta con un jardín interior. Sobrio, pero no nos confundamos, no se trata de una casita. Es una casa palaciega.
Según dábamos el primer paso dentro del vestíbulo nos llegó un olor familiar, mucho. Olía a chosco, pero del de Tineo, claro. En el recibidor de la Casa de la Rua se habían instalado unas mesas con productos típicos tinetenses, donde los embutidos son la estrella y el chosco el rey. Tras apartar la mirada de las viandas, vemos gentes de Tineo por todos los lados. Residen en la capital asturiana pero su tierra les tira mucho. Han sido convocados a AtelierQuince y allí están. Les ha convocado Lucas Santiago, el diseñador-joyero tinetense.
Lucas quiere mostrarles, no solo a ellos sino a todos quienes se acerquen hasta allí, sus últimas creaciones que las ha reunido bajo el título de “Ciudades intermitentes”. Un adelanto de este trabajo lo presentó en el mes de agosto en Tineo y ahora, ampliado, lo hace en Oviedo. Su propuesta es íntima y conceptual. Son joyas, pero podrían no serlo.

La presentación no tiene un gran montaje, ni falta que le hace. Todas y cada una de las obras llaman la atención por sí mismas. Una visión general y el espectador queda sorprendido. Esperaban joyas más al uso. Vamos, que esperaban ver oro, plata, piedras preciosas y unos formatos más o menos originales y con lo que se encuentran es con otra cosa. Tras ese desconcierto inicial, los espectadores comienzan a ver más detenidamente cada una de las piezas y la cosa cambia. Se empieza a oír “esta me gusta”, “mira, esta también es bonita”. Y es que de eso se trata. No de lo que esperábamos ver, sino de apreciar lo que contemplamos.

Broche de plata, con porcelana reciclada y acero. Título: hidra. Otro, este nombrado como Chernobyl. Realizado con plata, madera, tinta china, fibra óptica, porcelana reciclada, liquen y acero. Si, han leído bien. Todos esos materiales, reunidos en una idea de Lucas Santiago, dan como resultado una joya. Sencillo ¿verdad? Pues no tanto. Lucas ha reflexionado sobre la capacidad de imitación del hombre y ha sido capaz de ver que una simple termita, en su loca y vital destrucción, reproduce unos modelos que se asemejan a nuestra alocada y desmedida forma de construir nuestras ciudades. Esto nos puede llevar a que incluso comparándonos con las termitas, somos aún más destructivos que ellas y no sabemos si al menos somos tan originales.
La Gran Manzana, Earth, Babel, Notre Dame, Gran Muralla, Subway u Osaka, son los títulos de algunas de sus piezas que forman parte de la idea que Lucas Santiago quiere trasmitirnos.

Entre todas las piezas hay una que llama la atención por su peculiar diseño. Se trata de un anillo, titulado Pandora, que es, probablemente, una provocación del autor. Uno mira y remira esta pieza y al final llega a la conclusión de: ¿haber quien es la guapa/o que se lo pone?
Esto no es nuevo. Ya en su exposición “28” mostró un anillo al que llamó “La semilla del Diablo” y en el que Bart Simpson salía de una alcantarilla. Lucas Santiago, tras esa imagen discreta, retraída, alberga también a una persona con humor y hasta, tal vez, un poco gamberra que quiere desconcertar al personal. Si es así, lo consigue.

No se si trata de joyería rural contemporánea, como él define lo que hace, yo simplemente se que me gusta y creo que merece la pena acercarse hasta AtelierQuince. No esperen ver algo clásico. Disfrútenlo y si anda por allí Lucas, hablen con él. Pierde la timidez cuando comenta su obra. Tienen hasta el 29 de noviembre.

Licencia de Creative Commons
Lucas Santiago expone “Ciudades intermitentes” en Oviedo by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario