8 dic. 2010

Descontrolados


La que han montado. Faltaría más, me refiero a los controladores aéreos descontrolados. Dos mil quinientas personas, más o menos, paralizan el país. La leche.

Da igual que tuvieran razón o no, en la calle nadie les cree. ¿Motivo? El sueldo que ganan. De dos cientos mil euros para arriba. Nos cuentan que alguno ha llegado a cobrar novecientos mil. Vamos, un poco más de lo que ganamos el resto de los mortales. Desde que sabemos esto ya no hay quien esté de su lado, por muchas razones que puedan tener. Ahora bien ¿cómo pudieron llegar a esos salarios tan astronómicos? Silencio. Nadie sabe, nadie contesta.

Por cierto, ¿alguien ha visto una nómina de estos controladores? Sí nos enseñasen varias, actualizadas, tal vez se aclararían las cosas y así no tendrían que estar desmintiéndose unos a otros. Empezaríamos a saber una parte de la verdad.
Para mí que eso del dinerito de esta gente trae a mal traer a más de uno, incluido yo. Envidia, cochina envidia es lo que tenemos. ¿A quién le amargaría un dulce así?

Son trabajadores y como tales tienen derecho a la huelga, pero… ¿pueden parar el país? Sinceramente, creo que no. No se trataba de una huelga general. Eso es otra cosa. Sus condiciones laborales y económicas sobrepasan con mucho al resto de los asalariados y no parece que hubiese condiciones objetivas para la medida que tomaron. A todas luces fue una desmesura. Fundamentalmente debido al mal causado. Nunca tan pocos hicieron tanto daño.
¿Qué tendrían que haber hecho? ¿No ir a la huelga? ¿Seguir negociando? Puede que alguna posición intermedia hubiese sido más prudente. Paros parciales, rotatorios, por aeropuertos…hubiese sido más razonable. Habrían compatibilizado su derecho a la protesta con las medidas de presión y el daño no hubiese sido tan intenso.
Lo hecho, hecho está.

Después vino la declaración del estado de alarma. Algo había que hacer. Era necesario. Era urgente. Pero ¿militarizarlos? Eso cuesta asimilarlo. Para un problema laboral, salido de madre, es cierto, esa solución me causa resquemor. Es que además se utilizó una ley de 1960, la Ley de Navegación Aérea. Hombre, que fue decretada por Franco y sus secuaces. Y eso duele.

Esta gente se pasó cuatro pueblos. Ahora toca otra cosa, pero sobre todo acabar cuanto antes con esa situación. Por favor, los problemas civiles y laborales se solucionan por otras vías.
Licencia Creative Commons
Descontrolados por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario