11 feb. 2011

Elecciones a la vista


Las elecciones municipales y autonómicas (a quienes le tocan) ya están aquí. Se venía hablando de ellas y parecía que era algo para lo que faltaba aún tiempo, pero no, mayo está muy cerca. Los aspirantes a ir en listas se estaban poniendo nerviosos. Unos esperando a que les llamasen, otros rezando para ir en número de salida y algunos, los menos, casi nadie, deseando dejarlo.
Entre las ganas de aparentar, el dinerito, la erótica del poder y otras pasiones, siempre bajas, es que el que no corre vuela por un puesto.

Ahora es el momento de las dádivas, empezando por los estómagos agradecidos; luego continuarán por los prudentes y discretos –los que nunca molestan- tras ellos los figurones y así continúa una gradación que acaba en degradación.
En las listas electorales entra de todo. Perdón, las listas electorales están integradas por personas de todo el espectro social y todo tipo de sensibilidades. Mejor así ¿verdad?

Tanto necio, trepa, chanchullero y desaprensivo que pululan por esas listas han conseguido apartar a muchos, demasiados, ciudadanos de la política. Los que creemos en la democracia, en lo necesaria que es, entendemos que no sería factible sin partidos políticos, sin actividad política. Democracia sin partidos es cualquier cosa menos democracia. Una obviedad como esta es necesaria repetirla para que nadie se equivoque.

En nuestra patria querida vamos enterándonos de algunas listas, tanto locales como autonómicas. Poca novedad. El candidato autonómico socialista, Javier Fernández, está demostrando ser muy sólido en su discurso pero la candidatura es muy conocida. Me gustó eso que dijo de que a la política se llegaba para servir, no para servirse de ella. Pues nada, de él para abajo a aplicárselo todo el mundo. Ver veremos.

Del PP solo sabemos su número uno ¿se puede decir su número una? Menudo lío tienen. Gabino es que los emborracha a todos.
Cascos prosigue su andadura constituyente e intenta dar credibilidad democrática a un proceso ya planificado. ¡Dios! Pelayo se vuelve a poner de moda.
Los de Juan Morales andan perdidos y casi sin espacio mediático. Este hombre tiene a su lado a verdaderos ingenuos. Algún recién llegado se ha creído que esto es llegar y besar el santo, tanto, que ya se ha puesto hasta sueldo de alcalde. Pobrecito.
Los de UPyD, que no es una fórmula química, son el partido Unión, Progreso y Democracia, el de Rosa Díez, para entendernos, pues por ahí anda. De los nacionalistas no sabemos no contestamos y… ¿pero cuantos partidos se van a presentar? Pues está por ver.

Este lío se complica aún más en las municipales. Eso va ser la leche. Pero que nadie se equivoque, prefiero esto al bipartidismo. Sí además de un número elevado de partidos hubiera o hubiese listas abiertas, entonces ¡qué felicidad!
Oigan, ¡viva la democracia!
Licencia Creative Commons
Elecciones a la vista por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

1 comentario:

  1. Y eso que apenas, conocemos a unos pocos candidatos, creo que todavía te queda mucho que ver y te vas a quedar corto. Esperemos que la Democracia salga ganando.

    ResponderEliminar