23 oct. 2012

Las elecciones autonómicas del 21 de octubre: unos resultados cantados

Comentario para el programa Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (23/10/2012)


Lo pronosticado se ha cumplido a rajatabla. El PP revalidó su mayoría absoluta en Galicia y el PNV ganó en el País Vasco. Eran elecciones autonómicas pero el trasfondo nacional fue más patente que nunca. El PP, Rajoy, se jugaba mucho; los nacionalistas vascos hicieron de estas elecciones casi un todo o nada. Unos y otros han quedado satisfechos.

Las elecciones en Galicia las convirtieron en un refrendo a la política de Rajoy. Dados los resultados y la extrapolación que han realizado, el PP considera que va viento en popa y que sus recortes son bien recibidos por los ciudadanos, no solo los gallegos. Pues quede constancia aquí que yo ni los apruebo ni los respaldo.

Feijóo mejora los resultados y de los 38 diputados pasa a 41. Los gallegos les han dicho: tirar para delante. Así de sencillo.
La participación baja, un 63,71 por ciento. Todos hablaban de que se estaba jugando mucho pero los ciudadanos no estuvieron por la labor. No hay culpables.
Los nacionalistas gallegos, divididos, con el apoyo de IU, mejoraron.

Lo del País Vasco fue, es, un poco más complicado pero no menos sabido.
El PNV aún perdiendo tres escaños y 16.000 votos, con respecto a las anteriores elecciones, fue el triunfador. El PP también se deja plumas en el camino y pasa de 13 a 10 escaños. Los de Bildu son los que salen mejor parados y llegan hasta los 21 diputados. Con más de 276.000 votos los abertzales vuelven a ganar protagonismo y se sitúan como en los mejores momentos de Herri Batasuna. IU no moja.
La participación en Euskadi tampoco fue muy elevada y se quedó en un ramplón 65,83 por ciento.

No, no se me olvida. Aún no he dicho ni mú del Partido Socialista. A ello voy. Sus resultados han sido una debacle. Estaba visto y cantado. No es que lo dijeran las encuestas, qué también, lo decíamos los ciudadanos de toda clase y condición.

En Galicia al PSOE lo pillaron con el paso cambiado y así salió todo. Ni la presencia de Rubalcaba ni los recortes sirvieron de ayuda. No hubo nada que hacer. Ni los candidatos ilusionaron ni el discurso fue tenido en cuenta. Por esas tierras aún se recordaban los guirigays con los del BNG.

En el País Vasco se sabía desde hace tiempo. Cuando en septiembre de 2010 Urkullu y Zapatero desbloquearon en Madrid el traspaso de las Políticas Activas de Empleo, Patxi López ya tenía perdidas las elecciones. Lo dejaron con el culo al aire.

La última legislatura socialista de Rodríguez Zapatero, el continuismo de casi todos los altos cargos socialistas y el pretender competir con los nacionalistas en su terreno, entre otras razones, han abocado al PSOE a este desastre.

En Euskadi han pasado de 25 a 16 escaños y en Galicia de 25 a 18. Entre ambas comunidades ha perdido unos 300.000 votos.

Hubo quien se engañó con los resultados en Andalucía y Asturias. Fueron dos victorias pírricas. No han introducido cambios y la desafección ciudadana se incrementa elección tras elección.
Los bandazos pegados por el PSOE han sido enormes. Le ha faltado firmeza ideológica y reconocimiento de errores. Las candidaturas siguen siendo más de lo mismo y los cargos orgánicos se perpetúan. Así no hay forma.
Las elecciones en Cataluña están a la vuelta de la esquina ¿habrá otro desencuentro con los socialistas? Me temo que sí.

Habrá quien diga que esto son apreciaciones mías, y tienen razón, pero los resultados y el desprestigio están ahí. Ellos verán.

Disfruten de la vida y recuerden que hay cargos públicos que cobrarán la extra de Navidad.

Licencia Creative Commons
Las elecciones autonómicas del 21 de octubre: unos resultados cantados por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario