13 nov. 2012

Yo os maldigo

Comentario para el programa Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (13/11/2012)



La verdad es que estamos cayendo del guindo. Nos habíamos hecho a la idea de que la Democracia llevaba consigo sentido de lo público, honradez, coherencia, integridad…menudos ingenuos.

España es un país recién llegado a la Libertad. Todavía estamos  aprendiendo a ser demócratas y hay a quienes les cuesta mucho alcanzar esa meta. La Transición quedó atrás y esos años de ilusión y efervescencia social quedaron casi olvidados. Los más jóvenes solo conocen esta forma de vida y lo demás les parecen batallitas del abuelo.

Todo parecía ir bien. Nos creímos todo lo que nos dijeron y no digo yo que no tengamos parte de culpa por ser tan tontos, al menos yo. Pero llegó la crisis.

El reventón de la burbuja inmobiliaria, la salida a la luz de los fiascos bancarios, los casos de corrupción política y los desaguisados económicos en las administraciones han contribuido de una forma rotunda al desconcierto, la indignación y el desprestigio de todas y cada una de las instituciones, tanto públicas como privadas. Hemos llegado a la conclusión, terrible por otra parte, de que aquí todo el mundo ha mentido.

Ya llevamos cinco años de crisis y esto no parece tener fin. Es más, la cosa va a ir a peor. Y no lo digo yo, lo dicen todos los que cortan el bacalao. Llegados a este punto ¿a qué esperan para cambiar de estrategia? Son tan torpes que no se enteran que están desangrando no al país, ya vale de esa excusa, nos están sangrando a los ciudadanos.

El número de parados produce terror. El cierre de empresas, incluidas multinacionales con enormes beneficios, es de escándalo. El dinero sale de este país hasta en bolsas plástico. Los EREs continúan cada vez a mayor ritmo y lo que nos espera. Y un largo, larguísimo etcétera, tanto que recitar todos los males que nos aquejan nos llevaría mucho tiempo y demasiadas lágrimas.

Mientras, cada uno sigue a lo suyo. Los banqueros se jubilan con pensiones multimillonarias, las gentes salen a la calle a defender a un equipo de fútbol, los empresarios dicen a los trabajadores que tenemos que apretarnos más el cinturón y los políticos…¡ayyyyy! los políticos.

Todo esto y más hemos visto y no ha pasado nada. Hablamos en los bares, nos desahogamos en las redes sociales, en esta emisora de radio…¿y qué hemos logrado? Nada. Todo sigue igual. Los que tenían dinero ahora tienen más. Los que han despilfarrado están en mejores puestos. Los que han quebrado bancos hoy son multimillonarios. Y así con todo.

Pero ha sucedido algo que no tiene nombre: han muerto personas. Gentes que se iban a quedar sin hogar por mor de la rapiña humana se han suicidado. Miren, ni todos los pisos juntos de este país merecen la vida de una sola persona. La avaricia de este sistema económico en el que vivimos está produciendo muertes. Este capitalismo ya no es que sea salvaje, es además asesino.

En los años 30 en EEUU muchos empresarios se suicidaron por su pésima gestión económica. Hoy en España son personas trabajadoras las que llevadas a la desesperación se matan. Todos aquellos que de una forma u otra nos han conducido a esta situación son cómplices necesarios de estas fatídicas muertes. Así de claro.

Exijo responsabilidades jurídicas de todos aquellos que nos han metido en esta situación, a todos los niveles. Mientras esto no llegue solo les puedo decir: yo os maldigo.

Disfruten de la vida y exijamos justicia gratuita.

Licencia Creative Commons
Yo os maldigo por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario