12 dic. 2013

¿Dónde están los lectores españoles?


El informe Pisa vuelve a dar un buen baño al sistema educativo español. No hay forma de mejorar. De año en año los datos son más calamitosos y no quiero ni pensar cómo van a ser en el futuro. La ley Wert va a arrasar.

La capacidad de comprensión lectora de los más jóvenes deja mucho que desear. Medio folio es un mundo, uno completo sencillamente no sé lee.
Algunos dicen que las tecnologías audiovisuales y sobre todo Internet están acabando con la lectura. Y no digo yo que no sea verdad. Pero no será porque no haya que leer en la red. Aunque, si somos sinceros, en este país nunca se leyó mucho. ¡No íbamos a cambiar con eso de los libros electrónicos!

Los libros han producido urticaria a muchos ciudadanos. Son muy libres de leer o no, allá ellos, pero después no valen las lamentaciones. La relación entre la capacidad para entender un texto y el fracaso escolar es directa. Por ciencia infusa no se adquieren conocimientos. La lectura es fundamental, luego vendrá el estudio, la investigación, la capacidad crítica…

Bueno, lo de los  infantes ya sabemos cómo está. Lo que tiene canto es lo de los adultos. No es por lo mucho o poco que leamos, no, es por lo qué se lee.

El año pasado, el 2012, las editoriales españolas publicaron  88.349 libros. Y eso son muchos títulos. Me imagino que la mayoría serían tiradas muy cortas.

De vez en cuando algún libro se vende como churros y ahí tiene que ver mucho la publicidad. Cincuenta sombras de Grey, que confieso que no he leído y tampoco me apetece, ha despertado bajos instintos en más de uno. Otro con el que no escatimaron esfuerzos para publicitarlo fue Joël Dicker, el autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert.

Son bombazos económicos que según los entendidos poco tienen de literatura y sí mucho de marketing. Se trata de un producto que hay que vender y se vende. De la calidad no se habla. No es necesario. Además estamos hablando de unas novelas y ya se sabe: para gustos, colores. El caso es que se lea.
Pues eso, el caso es que se lea. ¿O no?

Ambiciones y reflexiones de Belén Esteban, “la princesa del pueblo” - hay que joderse- va por los cien mil ejemplares vendidos y la séptima edición (me repito: hay que joderse). Eso sí, menos mal que la pluma que está detrás es la de Boris Izaguirre.

Si lo de esta mujer de la mala farándula es la leche ¿cómo puedo calificar lo de Costanza Mariano? ¿Tantos numerarios y supernumerarios tiene el Opus? Para los despistados, Costanza Mariano es la autora de Cásate y sé sumisa. Oigan, lleva más de cincuenta mil (50.000) ejemplares vendidos.
Al hilo de esto, y como no pienso leer ese libro, ¿explicará qué se hace cuando una mujer no quiere ser sumisa? Si alguien lo sabe que me lo cuente, por favor.

Las tradiciones hay que mantenerlas, al menos algunas. ¿A que no se imaginan otro de los “libros” – así, entrecomillado – más vendido? Ni en un año lo acertarían: el Calendario Zaragozano. Ciencia pura. Y después nos critican. No nos comprenden.

Lo morboso también nos tira. La vida es un regalo de la malograda María de Villota se ha vendido muy bien.

El que está acaparando portadas de periódicos, televisiones y minutos de radio y cualquier día lo vemos firmando en una feria del libro es a Francisco. Sí, el  Papa. Su Evangelli Gaudium va viento en popa. Es que este Rouco no se fía de nada. Aquí tiene la prueba palpable de que España sigue siendo lo que tiene que ser: católica, apostólica, romana y franciscana.

Somos un pueblo cabreado con nuestra casta política ¿verdad? Estamos hartos de nuestros dirigentes. Despotricamos contra ellos todo lo que podemos y más. Ya, ya. Guerra, Aznar, González, Solbes, Zapatero han publicado sus “historias” y se encuentran entre los más comprados.
En el fondo nos gusta flagelarnos.

Tenemos que reconocerlo, somos raros. A nuestros jóvenes no les gusta leer y los adultos leemos lo que leemos. Lo que nos pasa socialmente ¿a qué se deberá?

Licencia de Creative Commons
¿Dónde están los lectores españoles? by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario