9 nov. 2015

La república catalana ya está en marcha



Ya está, la república catalana la tenemos a la vuelta de la esquina. ¿O no?

Junts pel Sí y la CUP aprobaron la declaración soberanista con 72 votos a favor y 63 en contra.
Están encantados y yo no veo el motivo.

Lo votaron y lo podrán envolver en toda la legitimidad que quieran. Dirán, sin empacho ninguno, que es la expresión democrática de la soberanía popular de los catalanes. Bueno, ya lo han dicho y se quedan tan contentos.

¡Anda ya!

En cualquier democracia seria con esa diferencia no se toman decisiones de esta envergadura. Si a esto le añadimos que las elecciones las plantearon los independentistas como un plebiscito – el cual perdieron – entonces ¿qué les queda?

La existencia de una parte muy importante de los ciudadanos que abogan por la separación es indiscutible, como también lo es todo lo contrario.

Los independentistas han contado con una posición hegemónica a la hora de verter sus argumentos a la sociedad catalana; los no independentistas han estado mirándose para el ombligo amén de bailar al son que les marcaron. Socialistas y populares se metieron en una guerra que no era la suya: competir en el campo nacionalista. Ahí siguen.

Convergencia se empotró en un muro. Sus planes se fueron al traste y ahora es la CUP quien les señala el ritmo. Parece broma, y no lo es: un partido de derechas como Convergencia no tiene pudor en pedir auxilio a un grupo de extrema izquierda con tintes, muy claros, anarquistas.

¡Hay que joderse!

Los de Junts pel Sí son tan demócratas que en treinta días están dispuestos a iniciar el procedimiento constituyente para que “el proceso de desconexión democrática de España” sea una realidad.

¿Desconexión? Estoy cansado de su mentirosa ambigüedad y tergiversación.

Eso sí, las decisiones del Tribunal Constitucional se las van a pasar por el arco de triunfo, al igual que las del resto de las decisiones del Estado, el español desde luego.

Llegado hasta aquí, a mí se me presenta una duda: ¿Cómo se exigen responsabilidades a quienes han decidido situarse fuera de la ley? A esta pregunta no han respondido ni Rajoy ni Pedro Sánchez.

¿Cuándo nos lo piensan decir?

En todo este lío, con las posturas enfrentadas, Catalunya Sí que es Pot presentó una resolución para reclamar un referéndum sobre la independencia. Fue rechazada por 114 votos, diez abstenciones de la CUP y solo contó con sus once votos.

No se han centrado. Ellos mismos, Catalunya Sí que es Pot – integrada por Iniciativa per Catalunya Verds, Esquerra Unida i Alternativa, Podemos y Equo - reconocieron, en la noche electoral, que el enfrentamiento entre la postura independentista y la no independentista había determinado la campaña y les había perjudicado. Tendrán toda la razón en sus planteamientos pero la pelota está en otro campo y ellos están fuera de juego en estos momentos.

El Constitucional hablará, es previsible lo que va a decir, los independentistas  no le harán caso y…vuelta a lo mismo ¿qué salida queda?

Algunos ya han propugnado soluciones como las de octubre de 1934, otros hablan de referéndum o de modificar la Constitución – incluso todo al mismo tiempo – y hay quienes quieren que todo vuelva a su cauce trasladando el Senado a Cataluña. Luego están los que se empecinan en el estricto cumplimiento de la ley y la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Más o menos, así están las cosas.

Todo esto me parece una malísima opereta en la que los actores son impresentables y en la que al público nos duele el culo de tantas patadas como nos han dado.

Licencia de Creative Commons
La república catalana ya está en marcha by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario