4 nov. 2015

Tineo también es sidrero

Publicado en La Nueva España el 4 de noviembre de 2015

Estamos en época de manzanas y los llagares están funcionando a pleno rendimiento.
Hablando de manzanas y sidra se nos vienen a la cabeza lugares como Villaviciosa, Nava, Gijón, Oviedo, Siero, Colunga… pero no Tineo. Y es normal, no es ni un gran productor de manzanas ni tampoco de sidra, pero tiene ambas.

Si hiciésemos caso al “documento funcional” de Santa María de Obona veríamos que la sidra ya estaba presente por estas tierras de Tineo allá por el 780. Pero no se lo podemos hacer ya que los historiadores dudan de su autenticidad. Por lo tanto, dejemos de lado esta hipótesis.

Los conocedores del tema de la sidra y la manzana nos dicen que es a partir del siglo XIII cuando aparecen documentos que acreditan su presencia, aunque en  siglos anteriores ya se encontrase reflejado de manera puntual.

La elaboración de sidra tendrá su auge a partir del XVII en concejos como Nava o Villaviciosa y será en el siglo siguiente cuando se extienda al resto de Asturias.
La expansión de las pomaradas debió de ser importante ya que Jovellanos se lamentaba de la pérdida de cultivos como los naranjos y los limoneros.

En el concejo de Tineo se localizaron, catalogaron y fotografiaron unos cincuenta llagares. Los responsables fueron, en el 2003, Manuel Ángel Rodríguez y Samuel Cristóbal. Algunos todavía estaban en uso, sobre todo los de pequeño tamaño, destinados a la producción de sidra para consumo particular.


Manuel Ángel cuenta que los había de dimensiones considerables, como el de Valentín, cuya viga media casi doce metros. Estos llagares más grandes, probablemente, se alquilaban al resto de los vecinos para que realizasen la mayada.

Según Manuel Ángel Rodríguez la zona de mayor producción de manzanas se situaba en el valle del río Gera, aunque la mayor pomarada estaba en Calleras, de casi dos hectáreas.

Estos datos los refiere para fines del siglo XIX y principios del XX.

La desaparición de los manzanos en la zona de Gera - cuenta Rodríguez - la achacaron los vecinos a la contaminación producida por la central térmica de Soto de la Barca, ya en la década de los 70 del siglo pasado.

En la actualidad hay unos veinte productores de manzana en el concejo. El recuento lo realiza Pablo Osendi, el mayor productor.
Osendi tiene unos 2.600 manzanos, repartidos en varias fincas, con siete de las veintidós variedades recogidas en el reglamento de denominación de origen. Los primeros árboles los plantó en 2003 y en la actualidad recoge entre 70 y 80 toneladas de manzanas, teniendo en cuenta la vecera.


Pablo tiene muy claro que hay que trabajar la explotación para que sea rentable, además de plantar árboles de calidad. Pero así y todo, los avatares climatológicos u otras incidencias pueden ser factores muy adversos. Para muestra un botón: el viento de hace unas semanas le dejó varias toneladas de manzanas en el suelo.

Osendi no se olvida de que el minifundismo lastra la expansión de esta producción y que la inversión es a 25 o 30 años, la vida de un árbol. Reflexiona sobre el abandono de estas plantaciones en épocas anteriores y hace hincapié en factores como lo que se ha  denominado modernización del mundo rural, la ampliación de los caminos, las concentraciones parcelarias o el dejar de realizar injertos.

En el caso de Tineo no se puede ignorar que la dedicación a la ganadería, casi como monocultivo, y la acuciante necesidad de pastos contribuyeron al abandono de muchos cultivos tradicionales.

Y sí, en Tineo se fabrica sidra: La Llarada, el buque insignia, aunque también tienen registrada la marca Sobigañu.


No son unos recién llegados a este mundo. La tradición familiar se remonta a 1895, cuando el abuelo de José Luis Díez Puelo puso en marcha la Bodega Baltasar. Sus inicios fueron como embotelladores de vino, mucho más tarde vendría la sidra.
José Luis Díez, junto con sus hijos María Alvarina, Joaquín y su yerno Santiago, son los actuales propietarios.

La sidra La Llarada salió al mercado en 1997. María Alvarina, que también lleva la administración de la empresa, recuerda que comenzaron con una producción de 25.000 litros. Sin ser grandones, que no lo son, si las cosas les siguen yendo bien no descartan seguir creciendo. El año pasado ya tuvieron que incrementarla en 39.000 litros. Hoy producen 280.000, el llagar tiene capacidad para alcanzar los 500.000 litros.

Asturias es su mercado principal, en menor medida exportan a Madrid, Barcelona e Ibiza.

Este año comprarán unos 400.000 kilos de manzana. Sus proveedores son de Tineo, Quirós, Teverga, Salas, Allande, Luarca o Grandas de Salime.

Tineo no es tierra de sidra, pero tiene su historia sidrera. Tampoco es territorio de grandes producciones de manzanas, pero las tiene. Y a pesar de todo ello, en Tineo se elabora sidra, más que en cualquier otro lugar del occidente asturiano.

Licencia de Creative Commons
Tineo también es sidrero by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario