20 dic. 2017

El problema no es solo Cataluña


Cataluña fagocita toda la información. Los últimos meses han sido una locura. El Gobierno de Mariano Rajoy aparcó, más aún, los problemas de los españoles para centrar sus esfuerzos, que no son muchos, en el “problema catalán”. La oposición no ha sido menos aplicada.

Los independentistas están enquistados, la oposición también. Aquellos dicen unas tonterías tan enormes que no me explico cómo les siguen creyendo. Otros dicen alguna menos y tampoco son muy creíbles. Algunos están en medio de la escalera y les están zumbando por todos los lados.

Mientras, los políticos - los que viven muy bien - siguen enrocados en su realidad, que no es la nuestra.

El paro no mejora; los dependientes se mueren sin recibir lo que les corresponde por ley; los trabajadores con empleo somos cada día más pobres; los pobres son más pobres – si eso es posible -; las mujeres siguen estando discriminadas; los asesinatos machistas prosiguen; la energía es carísima; los juicios por corrupción no se acaban nunca; los servicios públicos cada día están más deteriorados; los bancos no devuelven ni un céntimo; los jóvenes siguen emigrando…Todo es Cataluña. Por si esto fuera poco estamos encabronados.

Hace un par de días leí una noticia sobre el gasto público nacional respecto al PIB (Producto Interior Bruto). Para echarse a llorar.

España es uno de los países que menos recauda de Europa en relación al PIB. No piensen que es por cuestiones insolubles, nada de eso. Se recauda menos por la elevada economía sumergida; por la gran cantidad de desgravaciones, deducciones y bonificaciones – que benefician siempre a los más ricos – y porque al Gobierno le da gana. Sí, el Gobierno mantiene la recaudación alrededor del 38 % del PIB.

Veamos algún dato más.

En España se recauda siete puntos porcentuales menos que la media de la Unión Europea y el gasto público es 4,1 puntos de PIB menos que el promedio de la UE.
Magnífico.

Estos son cifras de Eurostat, la Oficina Europea de Estadística de la Comisión Europea que promueve la armonización de los métodos estadísticos de los estados miembros.

España es el tercer país de Europa occidental que menos gasta en protección social. Tranquilos, estamos por delante de Irlanda y Luxemburgo. Por cierto ¿Irlanda no era un ejemplo para los independentistas catalanes?

Nada de esto es importante. Una bandera, una frontera, un DNI es más importante que solucionar estos desequilibrios.

Nos enteramos que el Gobierno quiere subir en dos años el salario mínimo a 850 euros.
¡Maravilloso!

Eso sí, para importantes los lloricas de Puigdemont, Junqueras o Rovira.

Centrándome en Asturias doy saltos de alegría.

El IPC (Índice de Precios al Consumo) subió hasta noviembre en Asturias el 1,87 %, los sueldos se incrementaron en 1,49 % (media de los convenios firmados),  los funcionarios tuvieron un 1 % de subida y los pensionistas un 0,25 %.

¡Cómo no voy a estar contento!

No se atreverán a decirme que no es importante que Puigdemont siga en el “exilio” mientras otros “presos políticos” independentistas han sido alejados de los suyos por el Estado represor. Dicho así ¡lo es, desde luego!

Estoy muy triste.

¿Les recuerdo que el gobierno de Mariano Rajoy se ha pulido el fondo de pensiones? Venga, vale, no lo hago.

La vida pública, la corrupción, la pobreza y la desigualdad social no importan. Eso sí, hay preocupación por otro tema: ¿irá la Roja a Rusia?

No todo es Cataluña ¿verdad? Aunque...¿no interesará que todo sea Cataluña?

Licencia de Creative Commons
El problema no es solo Cataluña by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario