13 jun. 2011

¿Ideología? ¿Razones personales?


Los resultados electorales del 22 de mayo fueron, más o menos, los esperados. Bueno, menos para algunos. Los efectos ya son conocidos por todos. Solo nos faltaba por saber como iban a realizarse los cruces.
El 11 de junio hubo quien cantó el alirón y otros que todavía deben andar llorando por las esquinas. Son las cosas de la democracia. ¡Y qué cosas tiene! Allí donde había imputados a mansalva, pues nada, se vuelven a repetir mayorías. Da igual que se inauguren aeropuertos sin aviones, que los sastres anden por los juzgados -y lo que nos tememos y no acaba de llegar- qué más da todo. Se les vota y luego ya despotricaremos, pero claro, siempre de los otros, nunca de los nuestros. ¡Anda que no nos queda nada que aprender! Todos muy demócratas, pero a los míos que no los toque ni dios.
A nivel nacional -venga no empecemos- me refiero a España, los de IU por mucho que se empeñen no obtuvieron los resultados deseados. Ante lo que se avecinaba para el Partido Socialista, ellos, por mucho que les pese, se quedaron bastante cortitos en la mejoría. A lo que iba. Eso de facilitar la gobernabilidad de la izquierda en todos los ayuntamientos se quedó en intenciones, y nada más. Por una u otra razón, pesaron en muchos consistorios otras consideraciones. Y miren que son de programa, programa y programa. Ya, ya. Hay casos en los que tienen que tenerse en cuenta otras consideraciones. Eso dijeron.
Del País Vasco y Bildu lo dejamos para otro día. Eso no es peccata minuta.
No nos equivoquemos, no han sido solo ellos. El Partido Socialista tiene algún que otro caso que también…Eso, eso. Hablamos de Cangas del Narcea. Hablemos.
Hace cuatro años IU se dejó querer por el Partido Popular y gobernó Cangas. Pueden argumentar que presentaron su candidatura y los populares les dieron el voto. Pues así fue. Démoslo por bueno. Recuerdo que en la legislatura anterior -es decir la del 2004-2007- estuvieron gobernando con el PSOE. La coherencia y los criterios ideológicos de esta gente quedaron de manifiesto. Luego pasó lo que pasó.
La legislatura pasada (2007-2011) estuvo plagada de enfrentamientos en Cangas del Narcea. El alcalde, José Manuel Martínez, se dedicó con verdadera saña e inquina a buscar fantasmas por el consistorio. Según cuenta una leyenda urbana, veía a José Manuel Cuervo allí por donde transitaba. Ese estado febril le llevó una y otra vez a los juzgados, no obtuvo lo que él deseaba: una condena a Cuervo. Pero no paró ahí la cosa. Cargó contra trabajadores municipales que él consideraba fieles a los socialistas. No dudaron en despedir, acosar y maltratar. No se equivoquen, no lo digo yo, lo han dicho los jueces que les obligaron a readmitir a esos trabajadores.
Alto, alto. Que ahí están las hemerotecas. Basta del pasado. Y los socialistas ¿qué hicieron el día 11 de junio de 2011 en Cangas del Narcea? Un momento. Todo lo anterior lo hicieron unos que se decían de IU y que fueron expulsados de este partido y poco antes de las elecciones, readmitidos nuevamente. Ya lo sabemos, al grano. ¿Y los socialistas?
Los socialistas de Cangas les pagaron con la misma moneda. Eso también lo sabemos. Mójate. ¿Lo compartes sí o no? Bueno… Más disculpas no. ¿Sí o no? No. ¿No qué?. No lo comparto. Creo que mis amigos de Cangas del Narcea se han equivocado. Los comprendo en lo personal, les apoyo por lo que han sufrido. Sí, no exagero, han sufrido y padecido a esa gente, pero no comparto políticamente su decisión.
Creo que José Manuel Martínez ha sido un mal alcalde y una mala persona, pero mis compañeros tenían que haber tomado otra decisión. El Partido Socialista ha manifestado siempre que no todos somos iguales, y eso hay que demostrarlo con hechos. La ideología, cuando se ostenta un cargo público, debe anteponerse a las razones personales. El no hacerlo así conduce a que los ciudadanos estén cansados, hartos e indignados con los políticos. No nos equivoquemos, eso es lo peor que nos puede pasar.
Sí en las políticas nos parecemos a la derecha; sí no hacemos autocrítica; sí pensamos seguir con los mismos planteamientos económicos que hasta ahora; sí se continúa con las mismas personas; sí no escuchamos a los ciudadanos, entonces, y eso es seguro, seguiremos cayendo en esa fosa profunda que es el desdén de los ciudadanos. Ese es un lujo que no nos podemos permitir.
En este maremágnum de la izquierda, la derecha siempre sale triunfante. ¿Es eso lo que queremos?

Licencia Creative Commons
¿Ideología? ¿Razones personales? por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

2 comentarios:

  1. Si no somos capaces de diferenciar entre temas personales y nuestra ideología politica, lo mejor sería apartarnos y dar paso a otros. Entiendo que el problema de Cangas, es muy, muy delicado. Pero repetir la jugada, cuatro años después aunque los equipos no sean los mismos, yo lo llamaría revanchismo. Quién ha ganado con esta postura? El pueblo de Cangas? El PSOE? el PP? NADIE, cuando las cosas se hacen mal, sin razón y por venganza, nadie pude ganar.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en lo que dices.
    Pero, y la disciplina de partido? La disciplina de cualquier partido. El pp no emprenderá acciones contra los ediles de Gijón, de Valdes, de Salas... que votaron a Foro en contra de lo que el partido había decidido. El PSOE abre un expediente a los concejales de Cangas, pero nada de expulsarles. IU hace cuatro años los expulsa y en víspera de las elecciones los vuelve a readmitir.
    ¿En qué mundo vivimos? ¿Esto es hacer política? Tanto suplicar nuestro voto, para qué?

    ResponderEliminar