15 ene. 2013

Desprestigio bien ganado


Comentario para Cangas del Narcea en la Onda, de Onda Cero Radio (15/01/2013)

Están dispuestos para lo que haga falta. Harán lo que tengan que hacer para mantenerse entre los primeros. Nadie les va a quitar el honor de estar arriba del todo.  No estoy hablando de cualquier  ranking, me refiero a los peor valorados en las encuestas que cada dos por tres se elaboran. Estoy pensando ¡cómo no! en los políticos con sueldo público.

No hay forma de dejar de hablar de ellos. Es más, creo que existe una confabulación entre  los partidos para estar todos los días en la palestra. No importa el motivo, el caso es que parezca que sin su presencia el mundo no gira.
Ni cortos ni perezosos se afanan de tal forma en la tarea que casi no nos sorprenden con sus ocurrencias. Un día unos, al siguiente los otros y así, con sus cosas, vamos pasando el tiempo.
La última semana ha estado bien, ha sido muy variada en cuanto a protagonistas.

Como figura destacada tenemos a Durán i Lleida, el líder de Unió Democrática de Catalunya (UDC) con la sentencia del caso Pallerols. Ya saben, ese de la financiación irregular de Unió.
Al final UDC tiene que devolver 380.000 € por la financiación irregular del partido. Pero eso sí, lo hace por “responsabilidad civil subsidiaria” Este caso puede pasar a  los anales de la jurisprudencia española por el tiempo transcurrido en emitirse la sentencia: catorce años de nada.

El señor Durán i Lleida -el mismo que pernocta en el Palace de Madrid- reconoce que el acuerdo entre los procesados, el fiscal y la acusación particular puede hacer pensar a la ciudadanía, desconocedora de los procedimientos judiciales “que esto es un apaño entre políticos y la justicia”. Oiga, no me líe, no líe, lo ha dicho usted y usted sabrá porqué lo dice.

Hace años, este buen señor había mencionado algo de asumir responsabilidades pero ha pasado tanto tiempo que ya no se acuerda. Por cierto, este diputado –tan apreciado en las encuestas, para mi sorpresa- es el mismo que achacó a los andaluces el vicio de gastarse en los bares el dinero solidario de los catalanes. ¡Olé!

Otra de las estrellas que ha destacado en la constelación política ha sido José Luís Baltar, expresidente de la Diputación de Ourense y hasta ahora militante del Partido Popular (PP).
La empresa de colocación que hasta ahora tenía este cacique bueno, como el mismo se denominó, parece que ha saltado por los aires.

Durante años ha hecho lo que le ha dado la gana. Era público y notorio. El Partido Popular le aplaudía las gracias. Lo importante eran los resultados, lo demás: peccata minuta. La complacencia se debió de terminar cuando José Luis Baltar se enfrentó a Núñez Feijóo y Rajoy por la cuestión del liderazgo en Orense. Baltar se los comió. Hoy por hoy el hijo de este cacique bueno es digno heredero de su padre al frente de la Diputación orensana.

Ya ven. De una comunidad a otra, de un partido a otro y tiro porqué me toca.

Pues nada, para rematar la faena un caso paranormal. Y lo digo en el sentido de inexplicable, ya que nadie da una respuesta adecuada y comprensible para el resto de los mortales. El tercer protagonista, aunque de carácter local, creo que acabará teniendo sus minutos de gloria a nivel nacional. Estoy pensando, ya lo saben, en la alcaldía de Cudillero. Oigan ¿estará maldito ese sillón? La verdad, me tiene preocupado este poltergeist.

El dimitido alcalde solo aguantó unos meses; el resto de los concejales hicieron mutis por el foro. La solución que han tomado es nombrar alcalde a un miembro de la ejecutiva que no iba en la lista electoral socialista.
Dado que es un tema local, la Federación Socialista Asturiana deja que el tema se cueza en su salsa y cuando sea menester irá y apagará el fuego.

Casi puedo imaginarme los comentarios de los pixuetos. El resto de los asturianos lo leemos en la prensa, escuchamos la noticia, metemos las manos en los bolsos y meneamos la cabeza.

Bueno, bueno, ya me pasé. Veamos ¿en Italia no pusieron a Monti de primer ministro sin pasar por las urnas y están pensando en volver a las andadas? ¿Acaso es que tienen menos méritos en Cudillero? ¡Pues ya me vale!

Ya lo ven, nuestros políticos con remuneración pública no están dispuestos a que les olvidemos. Los tenemos muy presentes en estos años de crisis por sus salarios y las justificaciones que de ellos hacen. No nos pasan desapercibidas las medidas que toman por nuestro bien y con  detalles como estos, pueden tener la seguridad de que estamos muy pendientes de ellos.

Disfruten de la vida y ya sabemos que su desprestigio se lo han ganado a pulso y bien merecido que lo tienen.

Licencia de Creative Commons
Desprestigio bien ganado by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario