12 feb. 2015

Un PSOE desconcertado que desconcierta


Ayer volvieron a sorprenderme. ¡Es que no aprendo! El PSOE volvió a liarla.

La destitución de Tomás Gómez, alegando razones de estabilidad del partido, pérdida de credibilidad y la posibilidad de que el hasta ahora secretario general de PSOE madrileño sea imputado por el tema del tranvía de Parla, ha removido los cimientos del partido socialista.

Una vez más me admiran.

Hace unos días salían en defensa cerrada de Gómez y ahora lo crucifican. Lo que dicen saber hoy lo sabían hace tiempo. ¿A qué viene ese cambio?
Se dice, se comenta, se escribe en los medios de comunicación que es una cuestión de imagen de Pedro Sánchez y de quitarse un grano en el culo. Mal momento para ello.
Aunque bien pensado eso son ganas de incordiar. ¿Pedro Sánchez tomando decisiones por cuestión de imagen? No, no me lo puedo creer. No es verdad.

Fíjense sí la determinación fue importante que hasta el periódico El País tituló: “La destitución de Gómez sitúa al PSOE en primer lugar y desplaza a Podemos” 
Bueno, habrá quien piense que el titular va con toda la mala leche para que se crezca Sánchez y el PSOE continúe en guerra abierta. No seré yo el que diga lo contrario.

Un día después los barones socialistas siguen expectantes y se limitan a aquello de  confiar en las decisiones que tome la dirección federal. Es el latiguillo de siempre. Ese y el de cerrar filas.
Eso se resume en una frase: lo que digan los de arriba. Así les va.

Llegados aquí tengo que aclarar que a mí  nada me va en ese entierro.

Me llama la atención que la gestora madrileña, se han cargado a la ejecutiva, esté integrada por aquellos que perdieron ante Gómez: Simancas, Lissavetzky.  Vamos, unos desconocidos.

Que Susana Díaz haya decidido adelantar las elecciones en Andalucía no tiene nada que ver. Desde luego que no.  Dicen, comentan, se escribe en los medios que Díaz no apoyará expresamente la destitución de Gómez. Eso no tiene ninguna trascendencia. Faltaría más.

Las elecciones están ahí mismo. Veremos si este afán renovador de Pedro Sánchez y su ejecutiva les lleva a realizar un programa electoral acorde a las necesidades de los ciudadanos. Algunos creemos que debe llevar parejo un cambio radical, y casi absoluto, de las listas electorales.

Con toda la que están liando, como no cambien, pierden cuarenta o cincuenta diputados. Aunque me parece a mí que Lampedusa campa a sus anchas por esas tierras.

Licencia de Creative Commons
Un PSOE desconcertado que desconcierta by Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario