16 jul. 2015

Cataluña por su lado y nosotros pasamos



Una ingente cantidad de información nos atrofia. No nos paramos a procesar todo lo que nos ofrecen. No es casualidad. 

Gobiernos, empresas de todo tipo, grupos de presión, partidos políticos y un sinfín de entidades y organismos nos saturan con datos y declaraciones. Unos con buena intención, otros con el fin de impregnar nuestra mente con sus mensajes y aturdirnos.

Pues lo están consiguiendo. No neguemos la evidencia. Nada cambia. Los ciudadanos no estamos involucrados en lo que sucede a nuestro alrededor. La crisis que padecemos, y pagamos, lo está demostrando.

Hay dos cuestiones de enorme trascendencia – para mí – que no están teniendo ninguna respuesta clara por nuestra parte: Cataluña y Grecia – esta última quedará para otra ocasión -. Lo del gobierno y partidos políticos es, en una palabra, patético.

En el caso de Cataluña todos están dejando pasar el tiempo. Mientras el gobierno del indolente Rajoy espera que todo se solucione por sí mismo, los partidos políticos están a la expectativa y se dejan llevar. Cuando se den cuenta van a tener el enorme problema encima. Ya lo tienen y el sopor veraniego no les dejar salir de su letargo.

La candidatura catalana está perfilada, las elecciones en septiembre y ¿qué se ha debatido sobre la independencia? Nada.
Todos han dado opiniones, las más de las veces subidas de tono y contraproducentes para poder, siquiera, hablar.

Artur Mas y compañía, y es mucha la compañía, no han dejado de pensar y repensar la estrategia. Mientras los demás callan y dejan hacer, ellos van a hechos consumados.
La candidatura que han montado con ganar las elecciones tiene suficiente. Van con todo para delante, van hacia la independencia. Mientras, los demás esperan a comprobar el resultado electoral.

¡Menudos estrategas de mierda! Cuando no tenga remedio se subirán por las paredes. El problema catalán no se va a solucionar tras las elecciones, todo lo contrario.

Oigan, eso de que saldrán de la Unión Europea no les acojona. Para los independentistas todo es negociable y sí lo más difícil lo consiguen, la independencia, lo demás está chupado.
Así de clarito lo tienen. Esa es la conclusión a la que se puede llegar escuchando y leyendo sus argumentos. Digamos lo que digamos, no se apartan de ese camino.

O salen escaldados de las elecciones o la que nos espera. Se admiten apuestas.

¿Problemas con la parte de la deuda que les correspondería? Ninguno. De verdad, ninguno. Lo tienen a huevo: privatizar los aeropuertos y puertos de Cataluña. Se acabó. Eso sin hablar de otros chollos que aún andarán por ahí: transportes, comunicaciones, energía, etc.
Fácil ¿verdad? Ahí hay mucho, mucho, mucho dinero. Los bancos estarían encantados con enganchar esos caramelos.

Y siempre les quedará otra solución: convertirse en otra Andorra y más potente. Para entendernos: transformar a Cataluña en otro paraíso fiscal. De eso saben un montón y en todo caso que pregunten a Pujol.

No nos engañemos. Se encuentran geográficamente en una situación privilegiada con respecto al resto de la Península, excepto el País Vasco. Tienen todas las comunicaciones que necesitan; sigue siendo una zona industrial y turística muy importante; tecnológicamente no se quedan atrás y saben venderse bien.

Venga señor Presidente, señores de la oposición, ustedes sigan debatiendo quien ganó las elecciones, los repartos y sobre todo sigan cargando contra los partidos emergentes. Sigan pensando en las elecciones generales y olvídense de Cataluña.

Nadie se quiere mojar antes de tiempo. Todos los partidos están obsesionados con las generales y Cataluña es un grano en el culo, mejor dejar que siga engordando. Veremos los resultados, luego ya hablaremos. Vamos jodidos. Menudo otoño, invierno y primavera nos espera.

Señores, tranquilos, estamos en verano y ya se sabe…todos a dormir la siesta.

Licencia de Creative Commons
Cataluña por su lado y nosotros pasamos by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario