31 jul. 2015

El Chosco de Tineo: un producto de alta categoría



¿Lo prefieren frío o caliente? ¿Gordo o fino? ¿Cómo quieren el chosco?

No es verdad, no me lo puedo creer. ¿De verdad qué no han probado el chosco de Tineo? Eso tienen qué solucionarlo. Para ello nada mejor que acercarse al XIV Festival del Chosco de Tineo el 1 de agosto.
No le pongan disculpas, por favor, vengan. Si no pueden ese día a lo largo del fin de semana se celebrarán las Jornadas Gastronómicas del Chosco y los restaurantes y bares les ofrecerán menús o tapas cuyo ingrediente principal será el chosco.

Por sí todavía hay alguien que no sabe qué es el chosco – me sigue pareciendo imposible – se lo cuento en dos líneas.

El Chosco de Tineo es un embutido compuesto por piezas de lomo o incluso de papada del cerdo y lengua, adobado con pimentón, sal, perejil y ajo. Todo ello se embute en el ciego del cerdo y se ahuma.
Su preparación, más básica, consiste en protegerlo con papel de aluminio y ponerlo a cocer unos cuarenta y cinco minutos o una hora. Si ese chosco estuviese muy curado se comería en crudo.

Su peso estándar ronda el kilo y da para mucho. Y eso, en estos tiempos, es muy de agradecer. No están las economías familiares para muchas alegrías y es que del chosco, además de estar muy bueno, se aprovecha todo. No se tira nada. Oigan,  que no tiene ni huesos ni espinas. Todo rico y todo se come.

Unas sencillas patatas cocidas, un poco de ensalada y ya tendrán ustedes una magnífica comida.

¿Qué a media tarde tienen hambre? ¿Qué no saben que llevar a la playa? Una barra de pan, unas lonchas de chosco y ríanse ustedes del hambre.

Veamos, para esas dos personas que aún no conocen el Chosco de Tineo y les queda alguna duda: el chosco, el de Tineo, tiene I.G.P. No, no se preocupen, no es algo parecido al anasakis. La Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) significa que este producto está reconocido y bendecido por la Unión Europea, tanto por su origen como por su calidad.

Esas dos personas ya no tienen disculpa: la Unión Europea reconoce su calidad, es sabroso, se puede cocinar fácilmente, se aprovecha todo y no es caro.

Por favor, dense prisa, el día que los alemanes lo conozcan nos acaban con la producción, ya saben lo fartones que son – en todos los sentidos -.

Ah, pero no piensen que con el chosco no se pueden elaborar platos sofisticados. Nada de eso. Es un producto muy versátil que da mucho juego.

Sin ir más lejos, el día 1 de agosto a las 13:00 horas, Lluis Nel Estrada realizará tres propuestas para disfrutar del chosco. Y este hombre de cocina y cocinar sabe.

Venga, para esas dos personas que no conocen aún el chosco, les puedo contar alguno de los platos que se elaboran con el rey de los embutidos de la comarca.

Hay quien cocina un paté de chosco con queso de cabra y confitura de pimientos de piquillo. No suena mal. Otros lo maridan con productos del mar y así realizan una brocheta de chosco, langostinos y pimientos sobre patata frita. Seguro que está bueno. Croquetas, fajitas, boda vaqueira y hasta repollo relleno de chosco.

Esto como tapas para entrar en materia. Hay más. Once bares ofrecen otros tantos pinchos distintos de chosco.

Si desean sentarse y darse un homenaje en condiciones lo van a tener difícil. Y lo digo por la elección, ya que hay ocho restaurantes que ofrecen menús.

Vayan eligiendo, por ejemplo, entre un arroz meloso con verduras y chosco o lasaña de chosco o milhojas de chosco o cachopo mar y montaña o cachopines de chosco o…

Ven, no les engañaba, el chosco da para mucho.

Yo se lo he intentado contar, ahora está en sus manos. Vengan a Tineo y prueben el Chosco.

Licencia de Creative Commons
El Chosco de Tineo: un producto de alta categoría by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario