14 sept. 2015

Ahora sé que puedo vivir sin él


Sabía que iba a suceder. No avisó, yo no lo vi venir. Me dolió. Nada, no mostró ni un solo síntoma. Fue de repente. Me quedé conmocionado. No supe como reaccionar. Por un momento no fui consciente de lo que me supondría su pérdida.

Tras el desconcierto inicial un estremecimiento recorrió mi cuerpo, estaba solo. ¡Solo! La angustia tornó a sudor gélido primero y luego a calor asfixiante. Aire, me faltó el aire.

Ya sé que no soy el primero al que le ha pasado, ni para desgracia de todos seré el último. La resignación no sirve en este caso. No existe consuelo.

Las dudas me embargaron: ¿qué voy a hacer? ¿lo superaré? ¿cuánto tiempo durará?

De pronto supe cual era mi camino. No titubeé. Tenía esperanza. Todo se iba a arreglar. El sosiego de quien tiene una certeza absoluta me tranquilizó.

Corrí hacia la tienda. Tuve que esperar. No podía estar quieto. Quería que me atendiesen a mí de una vez. Las manos me empezaron a sudar.

¡Por fin!

Mire es que me acaba de morir el teléfono y quería comprar un Sususun. La dependienta me miro y comprendí que ella entendía mi angustia. Un momento, por favor, voy a mirar si nos quedan.

No podía ser. Tenían que tenerlo. El mundo se me vino encima. No podía tener tan mala suerte. ¡No tengo teléfono móvil! ¡No podré sobrevivir sin él!

Me tranquilice. Lo estaba buscando. Ahí sale.

Lo siento señor, no nos quedan.

Las piernas se me doblaron. Me sujeté al mostrador. Las palabras no me salían. Pero…pero… Mi cara debió asustar a aquella pobre mujer.  Yo creí morirme y ella lo pensó.

Llegó el salvavidas: llamaré a otras oficinas y preguntaré si lo tienen. Mi heroína. Una luz. Una puñetera luz que se fue apagando tras cada negativa. Nadie lo tenía. Nadie y cuando digo nadie es nadie. Estaba agotado.

Todo eso solo podía significar el principio de mayores desgracias.

Me apuntaron en una lista. Los días han pasado. Sigo sin teléfono. La gente nota que me pasa algo. Me preguntan si estoy bien. Les contesto afirmativamente. Luego les digo que mi móvil se murió y ponen cara de comprenderme. Agachan la cabeza y la menean de un lado a otro. Se hace un triste silencio. Les animo: estoy bien.

Cuando veo a alguien con uno lo miro codicioso. No me pasa nada y, sin embargo, soy un azogue.

Un día sí y otro también llamo preguntando si lo han recibido. Un día sí y otro también me contestan que no.  Al otro lado de la línea intentan animarme. Suspiro, doy las gracias y digo hasta mañana.

Se puede sobrevivir sin móvil, soy la prueba viviente. Mi tesoro, mi tesoro.

Licencia de Creative Commons
Ahora sé que puedo vivir sin él by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario