7 oct. 2015

Asesinatos socialmente aceptados



El gobierno ha realizado, a través del presidente, unas durísimas declaraciones y ha prometido modificar todas las leyes que sea necesario para acabar con esta oleada de crímenes.

Este compromiso público ha venido tras los recientes asesinatos de dos diputados, uno del partido del gobierno y otro del primer partido de la oposición.

El presidente del Congreso ha convocado, a su vez,  un pleno extraordinario de ambas cámaras para mostrar la consternación de todo el arco parlamentario ante estos atentados a la democracia. Todos los portavoces se han sumado a la repulsa y ya han consensuado cambios drásticos en la legislación “que acaben de una vez por todas” con estos execrables asesinatos.

Hace ya un mes que dieron comienzo estos magnicidios que han sacudido los pilares de la sociedad española.

Como todos recordamos, los primeros crímenes se cebaron en la judicatura. Tres jueces, uno de ellos del Tribunal Supremo, fueron asesinados a cuchilladas. El, o los asesinos, demostraron una violencia tan descomunal que los forenses se vieron afectados ante la crueldad demostrada por los criminales.

En un principio, la policía barajó como hipótesis de estos asesinatos cuestiones relacionadas con la Justicia. Más tarde, con la terrible muerte del presidente del banco Tedejaresinuncéntimo, que murió abrasado tras ser rociado con gasolina, prendió todas las alarmas en los servicios de seguridad del Estado.

Desde ese momento todos los ciudadanos hemos seguido con creciente alarma la escalada de estos asesinatos tan atroces, a la par que demandamos más seguridad para nuestros representantes.

Por si esto fuera poco, hace dos semanas fueron brutalmente exterminados, tenemos ya que hablar de exterminio, cuatro delegados del gobierno: dos andaluces, uno vasco y otro catalán.

A la vista de la magnitud que está adquiriendo la matanza, la policía no ha dudado en ponerse en estado de máxima alerta y calificar los asesinatos de “atentado a la democracia española”.

El asesinato del presidente de la Conferencia Episcopal, al que azotaron hasta matarlo, ha conmovido los pilares del país y la comunidad internacional. El Papa ha realizado las declaraciones más contundentes jamás oídas a un Pontífice.

Todos los medios de comunicación españoles realizaremos el próximo domingo una declaración conjunta en la que vamos a poner de manifiesto nuestro apoyo al gobierno, a las instituciones, así como a la policía para que estos derramamientos de sangre terminen.

Una sociedad democrática, avanzada, no puede permanecer inerte ante estos atentados a las personas, a la moral y a la democracia.

Esta podría ser una noticia de un medio de comunicación sí hubiesen asesinado a varias personas de relevancia pública. Mejor dicho, la noticia sería mucho más dura y pondría más énfasis en la necesidad de acabar con los asesinatos. Creo que lo podemos imaginar. Sería lógico.

Pues no nos engañemos, sufrimos una lacra social más terrible y continuada a la que no hacemos ni puto caso: el asesinato de mujeres a manos de hombres, asesinatos machistas.

En lo que va del 2015 van 33 mujeres masacradas por hombres, y para nuestra desgracia no serán las últimas. No es novedad, año tras año varias decenas de mujeres son asesinadas – sí, asesinadas por hombres - y ya hemos aprendido a vivir con ello. No me digan que no. Si no lo viésemos como un peaje que hay que pagar ya se abrían acabado estos crímenes.

Somos un país machista.

Los comentarios y declaraciones de algunos políticos o miembros de la jerarquía católica contribuyen a perpetuar ese machismo. Eso por no hablar de determinadas sentencias judiciales. Pero no son los únicos responsables.

A mí me cabrea, y no se imaginan cuanto,  cuando alguien argumenta aquello de que también hay mujeres que matan a sus maridos o que las mujeres se quedan con todo en los divorcios y eso es violencia de género, etc. etc. Eso es machismo. Sí, es machismo.

Hay hombres que asesinan a mujeres, que les pegan, que las amenazan con matar a los hijos… y todavía hay quien tiene cojones a negar esta evidencia con esos otros argumentos. Eso es machismo.

Ya está bien. Los asesinatos machistas son un gravísimo problema en España. Tenemos una sociedad permisiva con la violencia hacia las mujeres.

Licencia de Creative Commons
Asesinatos socialmente aceptados by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario