20 nov. 2017

Pablo Bueno y la gravedad de lo minúsculo

Publicado en La Nueva España el 18 de noviembre de 2017

Teoría de supercuerdas, agujeros negros, información cuántica. ¿Les suena? A mi sí. Pues no sé porqué se extrañan. ¿Acaso no conocen a Sheldon Cooper? Les doy una pista: es el personaje principal de ficción de la serie The Big Bang Theory. Ahora muchos ya se habrán dado cuenta. Pues no le voy a hablar de Sheldon y sí de otro físico teórico, este real: Pablo Bueno. ¿Qué no le conocen? Ahora les cuento.

Pablo Bueno Gómez nació en Tineo en 1988, sí los registros son correctos – cómo dice él –. Inició sus estudios en el colegio público El Pascón, luego pasó al Verdeamor, IES Concejo de Tineo y se licenció en física por la Universidad de Oviedo. Hay que aclarar que fue premio fin de carrera.

Su pasión por la física surgió en segundo de bachiller influenciado por su profesora Consuelo Varela. Y eso que desde niño quería ser arquitecto. Al final la decisión resultó “ciertamente acertada”, asegura Pablo.

En física teórica realizó un máster, en la Universidad Autónoma de Madrid, y completó su doctorado, también en física teórica en el Instituto de Física Teórica UAM/CSIC.

Su carrera es corta en tiempo pero ya importante en cuanto a trabajo. Ha colaborado con algunos de los mejores físicos teóricos del mundo y ya pasan de 25 el número de artículos publicados en revistas internacionales de física. No les voy a explicar que tratan de temas como el entrelazamiento cuántico, la holografía y los agujeros negros, pueden imaginar el motivo: The Big Bang Theory no da para tanto.

Esperen un momento que aquí no se acaba la cosa.

Ha impartido conferencias y seminarios científicos en instituciones y congresos internacionales. Tantos que ya no sabe ni cuantos.  Y por si esto fuera poco tiene una “vena divulgadora”. Junto a José Luis Crespo ganó el V Concurso Nacional de Divulgación Científica del CPAN (Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear) con un vídeo sobre la termodinámica de los agujeros negros.

Les aseguro que todo esto me supera.

Para ir adquiriendo conocimientos sobre estos temas tendré que acercarme al canal “Quantum Fracture”  de YouTube del que Pablo es el principal asesor científico y que actualmente cuenta con más de 600.000 suscriptores.


En estos momentos trabaja como investigador postdoctoral en la universidad “KU Leuven” de Lovaina (Bélgica). Allí está realizando investigaciones en física teórica de altas energías, relacionadas con la teoría de supercuerdas, agujeros negros o la información cuántica. Compagina esa labor investigadora con una pequeña carga docente, lo que le supone dar clases en el grado o el máster en física.

No me queda más remedio que pedirle que me aclare cuál es su campo de investigación. “Soy un físico teórico de altas energías, lo que quiere decir que me dedico más bien a investigar fenómenos a escalas muy pequeñas, aunque también trabajo en asuntos de gravedad, que podrían ser relevantes a escalas cosmológicas”.

Bien, pues que quieren que les diga: me desborda.

Hasta llegar a Lovaina realizó un largo periplo. Estuvo en el DESY (Sincrotón Alemán de Electrones, el mayor centro de investigación alemán de física de partículas, con sedes en Hamburgo y Berlín). Recaló en el CERN (la Organización Europea para la Investigación Nuclear, el mayor laboratorio de física de partículas del mundo con sede en Ginebra (Suiza). Pasó por el Instituto Perimeter de Física Teórica (un instituto de investigación independiente dedicado a cuestiones fundamentales en física teórica, ubicado en Waterloo, Canadá). También recaló un tiempo en la universidad de Ámsterdam.

Pablo Bueno lo tiene asumido: “La carrera investigadora en España, sobre todo en disciplinas como la física, suele involucrar pasar, al menos, unos cuántos años fuera haciendo postdocs (postdoctorados). En mi caso habría tenido que salir igualmente si la crisis y los recortes no hubieran sido tales”.

Como hemos visto Pablo está recorriendo algunos de los centros de investigación más importantes del mundo.

Sus expectativas de futuro pasan por continuar en la investigación y si es posible encontrar una “posición permanente” de profesor en alguna institución o Universidad. En algún momento le gustaría volver a España. La cuestión no le apremia, quiere seguir aprendiendo. Es demasiado joven y le queda camino por recorrer.

Ahora se encuentra inmerso en el proceso de envío de solicitudes de postdocs, que tiene lugar cada otoño a nivel mundial en el área en la que trabaja. En unos meses sabrá a dónde se irá en octubre de 2018.

Pablo Bueno Gómez apuesta por la enseñanza pública, “a pesar de las dificultades que ha vivido últimamente. Mi experiencia es que la preparación que recibí en Tineo primero, y en la Universidad de Oviedo después, no tiene mucho que envidiar a la de las más selectas universidades del mundo”.

Tiene claro que se puede mejorar en muchos aspectos y que en los últimos años ha empeorado notablemente. “Desde mi punto de vista, una educación pública, gratuita y de excelencia debería ser uno de los pilares principales de cualquier estado moderno”.

Y todas estas cosas las dice este joven que está trabajando en alguno de los mejores centros de investigación de física del mundo. Algo sabrá ¿verdad?

Pablo lee, mucho y variado. Le pregunto por ello y me clasifica sus lecturas en tres grupos: libros de placer, libros informativos y libros de estudio.

Una vez más me demuestra que tiene una mente analítica, científica.

Les cuento como ve él esto de la lectura: “Intento intercalar lecturas de los tres tipos. Entre los primeros incluyo novelas que le leo por entretenimiento; en el segundo, libros que me proporcionan información relevante sobre el mundo - y me pone ejemplos – (un libro sobre la primera guerra mundial o sobre economía); los terceros son libros de los que quiero estudiar alguna parte (posiblemente física o matemáticas).

Lo dicho, él es un científico y yo no.

Un momento, un momento, no se piensen que todo su tiempo lo dedica al estudio. Le gustan los deportes y no solo para verlos. Practica el tenis, baloncesto y el fútbol sala de forma habitual y también encuentra tiempo para ir al gimnasio. Es aficionado del Oviedo. Sale con los amigos - repartidos por el mundo - va al cine, escucha música y viaja. ¡Que no se me olvide! visita a su novia frecuentemente en Suiza donde reside.

Ah, y como aún le queda algo de tiempo sobrante empezó la carrera de economía por la UNED.

Les confieso que estoy acomplejado. ¡¡Y me quejo yo de no tener tiempo suficiente!!

Sigue la actualidad política nacional e internacional. Es más, no descarta algún día dedicarse a ella, eso sí,  antes prefiere desarrollar y asentar su carrera profesional.
Si algún político lee estas líneas estará ya pensando en ficharle. Desde luego no les vendría mal.

Le pregunté si conocía a Sheldon Cooper, su respuesta fue:”Sí, conozco a Sheldon. Cuando pretendo que alguien se sitúe un poco sobre a qué se dedica un físico teórico les digo que comparto profesión con Sheldon y Einstein, solo que yo no soy tan friki como Sheldon ni tan listo como Einstein”.

No me queda más que añadir, aunque quién sabe si un día le veremos como presidente del Gobierno. Hasta ese momento seguirá investigando sobre la teoría de supercuerdas, los agujeros negros, la información cuántica o esas cosas de las que no tengo ni idea.

Licencia de Creative Commons
Pablo Bueno y la gravedad de lo minúsculo by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario