12 sept. 2018

Tineo tuvo un Museo de Arte Sacro


Publicado en La Nueva España el 12 de septiembre de 2018

 El 26 de octubre de 1997 se inauguró el Museo de Arte Sacro de Tineo ubicado en la Iglesia de San Pedro de la capital tinetense. Permítanme algunos detalles de su génesis.

Tenemos que remontarnos unos años atrás. José Fernández Villamil párroco de Tineo, entre 1945 y 1960, legó a la Parroquia de Tineo su “colección particular” que posteriormente se integraría en los fondos del museo.
Creo que no hace faltar recordar que en esa época no existía ningún control sobre nuestro patrimonio artístico, es más, carecía de valoración social. Estoy generalizando, desde luego.

Más adelante Jesús Álvarez Martínez (párroco de Tineo entre 1960 y 1989) dio un impulso a la colección. Este cura recogió tallas de las iglesias y capillas del concejo que estaban prácticamente abandonadas. La despoblación se hacía notar y muchas capillas habían dejado de tener servicios religiosos.

Desde la década de los 60, del siglo pasado, las obras estuvieron depositadas, y bajo custodia del consistorio, en el edificio de la Audiencia. Allí permanecieron hasta 1985. Fue ese mismo sacerdote, Jesús Álvarez, quien recuperó la colección para las dependencias parroquiales tras promover un pleito, que ganó, entre el Arzobispado y el Ayuntamiento de Tineo.

El último empujón llegó de la mano de Cándido García Tomás (párroco de Tineo entre 1989 hasta su fallecimiento en 2016) que promovió una Comisión Parroquial pro Patrimonio Artístico.

El 29 de junio de 1989 se hizo una primera apertura al público, que tuvo mucho de gesto infructuoso. Quedó en la clandestinidad,  no existía horario fijo de visitas ni se hizo ningún tipo de publicidad eficaz. Pasó tan desapercibido que la inmensa mayoría de los tinetenses ni se enteraron de su existencia.

Permítanme una digresión. La exposición Orígenes, arte y cultura en Asturias, siglo VII-XV, que así se denominó, se montó en la catedral de Oviedo entre el 11 de agosto y el 30 de noviembre de 1993. Su organización corrió a cargo de la Asociación Orígenes integrada por el Gobierno asturiano, la Universidad, el Arzobispado y la Caja de Asturias. Contó con un presupuesto de 800 millones de pesetas. Fue un verdadero desastre, tanto de público como económico.

Traigo a colación esta exposición ya que tuvo repercusiones en Tineo, más concretamente en Obona. Creo que merece la pena recordarlo.

Los responsables de Orígenes estaban interesados en llevar a la exposición el Cristo de Obona, los vecinos del pueblo se opusieron. El interés llegó a tal punto que el Arzobispo de Oviedo, Gabino Díaz Merchán, se desplazó hasta Obona para mediar en el asunto. No hubo forma. Según me han contado, el propio Arzobispo llegó a ofrecer como aval el coche en que se desplazaba, creen recordar que era un Mercedes. Pues ni con esas. Los vecinos desconfiando de lo que pudiera pasar, ni cortos ni perezosos, escondieron “su” Cristo en una casa particular.

La importancia de las tallas que se mostraron en Oviedo hizo posible el apoyo institucional para relanzar el Museo de Arte Sacro de Tineo. Aún tuvieron que pasar unos años para lograr el objetivo.

En 1996, por resolución de 28 de agosto de ese año, la Consejería de Educación, Cultura, Deportes y Juventud concedió una subvención de 1.999.458 pesetas al Museo Parroquial de Tineo para diversas mejoras. No fue la única. En esa misma resolución constaba otra subvención de 900.000 pesetas para la edición de un catálogo explicativo de las tallas y objetos religiosos expuestos en el museo.

Hubo que proceder a la restauración de las tallas más deterioradas y a la desparasitación de los libros religiosos que se iban a exponer. Tarea esta última que se realizó en la Biblioteca de Asturias. Las vitrinas que protegen las tallas proceden de Orígenes, algunas de ellas tuvieron que ser adaptadas, lo cual supuso un desembolso económico bastante importante y que sirvió para que se produjesen desencuentros entre algunas de las partes implicadas en el museo.

El Museo de Arte Sacro de Tineo recibió más subvenciones. En el BOPA (Boletín Oficial del Principado de Asturias) podemos encontrar unas cuantas. Por ejemplo, el 30 de junio de 2000 consta una de 1.500.000 pesetas para gastos de electricidad, limpieza, equipo de seguridad y extinción de incendios, publicidad e imprenta y restauración de fondos bibliográficos. En 2001 otra de 361.000 pesetas. En 2002 recibió 5788 euros. En 2008 hay dos subvenciones, una por importe de 5019,91 euros y otra de 4920 euros. En 2009 consta una de 3518,58 euros y otra de 8236 euros. En 2010 le concedieron una de 2266,23 euros.

Es decir, a lo largo de los años el Museo de Arte Sacro de Tineo ha recibido dinero público para su puesta en marcha y mantenimiento. No hay que olvidar el apoyo que recibió de la Asociación Cultural Conde de Campomanes, la Asociación Astur-Galaica del Interior de Amigos del Camino de Santiago y del Ayuntamiento de Tineo, todos ellos imprescindibles para su puesta en marcha.


La profesora Mª Josefa Sanz Fuentes destaca, en el catálogo del museo, su importancia “Es pues la colección de obras que conforman el Museo de Arte Sacro de Tineo un claro exponente de la importancia y riqueza del concejo en la época medieval y moderna, con obras originarias del mismo pero también con excepcionales piezas foráneas, algunas de ellas de origen francés, que ponen de manifiesto la eficacia que el Camino de Santiago tuvo en la difusión de las corrientes artísticas”.

El catálogo fue realizado por Pilar García Cuetos y Raquel Alonso Álvarez, ambas doctoras en Historia del Arte.

El museo se ubicó en un añadido (de los años 50 del siglo pasado) de la iglesia de San Pedro sobre el pórtico, en cuatro salas, unos 260 metros cuadrados, que conferían una cierta unidad a la exposición. Su apertura, a pesar de existir un horario de visitas, siempre dependió de la disponibilidad del párroco.
Alberga tallas de gran relevancia datadas del siglo XII al XX. Cuenta también con piezas de orfebrería (algunas de los siglos XVII y XVIII) vestimentas y libros de carácter religioso.

Con el fin de regular el funcionamiento del museo se redactaron unos estatutos, firmados por Jesús Álvarez Rodríguez, Secretario General del Arzobispo de Oviedo, quien certificó que fueron aprobados por el Arzobispo con fecha de 18 de noviembre de 1998. Aunque consta la creación de una Junta de Gobierno para regir el museo, no se materializó y sus funciones fueron asumidas por el Consejo Pastoral Parroquial.

Según recogen esos estatutos “El Museo de Arte Sacro de Tineo, de titularidad eclesiástica, nace con vocación de integrarse en el sistema de Museos del Principado de Asturias y en consecuencia se regirá por los presentes Estatutos y por la legislación vigente sobre Museos del Principado de Asturias”.


Esta situación, no todo lo perfecta que algunos deseábamos, continuó hasta hace poco. En los últimos meses parte de las esculturas se han reubicado en la capilla de Merás. Una sencilla mampara acristalada, con una puerta, separa este espacio de la nave central de la iglesia. Le han puesto de nombre Exposición San Pedro de Tineo, que por cierto no refleja nada, pues como se dijo más arriba las tallas proceden de iglesias y capillas de todo el concejo de Tineo.

Me han informado que la decisión se tomó para liberar salas e impartir catequesis y realizar otras actividades.

El Museo de Arte Sacro de Tineo ha pasado muy desapercibido. La relevancia artística y cultural de las obras expuestas nunca se correspondió con una promoción adecuada, lo cual es una verdadera lástima. La exhibición de esas tallas en la capilla de Merás parece una apuesta poco adecuada. La medida tomada desvirtúa lo que debiera ser la exposición, que aunque limitada en medios y espacio, tenía una unidad de conjunto rota ahora.

Licencia de Creative Commons
Tineo tuvo un Museo de Arte Sacro by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario