6 ago. 2009

Cuerpos serranos





Suena el móvil. Son las ocho de la mañana. Primero, al baño. Ya saben, las cosas de rigor. Mirada al espejo. De frente. Bueno, no está tan mal la cosa. De perfil. Profunda inspiración. Barriga adentro. Cara de desolación.

Pantalón corto, camiseta y zapatillas. El veraneante ya está listo. Ahora será él y el asfalto, o tal vez la arena de la playa, quienes se batirán en diario duelo veraniego.

Las primeras zancadas y el veraneante se lanza, mentalmente, todo tipo de improperios. Quién me mandaría a mí. La leche que me dieron. Un paso, un exabrupto. La madre que... se oye diciendo en voz alta. Mira a un lado y a otro. Nadie le ha escuchado.
Bajo su pecho, todo se mueve cual gelatina. Al cabo de diez minutos, de trote agónico, le duelen hasta las pestañas. Las piernas, como Rambo, ya no las siente.

El sol. ¡Dios!, como le castiga. Otro enemigo más a vencer. La camiseta parece que ha cobrado vida y se ha ido a bañar. Imposible que se pueda sudar de esa manera.
Tras llegar a la meta marcada, un poco más cerca que el día anterior, queda la terrible vuelta. Los dioses se han conjurado y han alejado el apartamento u hotel. Cada paso es un calvario. De vez en cuando, el atleta se cruza con otro osado como él y sonríe: ¡que se joda! ese va peor que yo.

Tras recomponer el semblante, sosegado el aliento y recuperado el corazón, que se había salido de la caja torácica, abre la puerta y exclama: ¡Cariño! estoy como un toro.
Tras la ducha, el merecido desayuno. Café con leche, por ración doble. Jamón. Queso. Pan, el suficiente, que el cuerpo necesita reponerse. Algunos días, unos churros que llegan calientes a la mesa. Lo normal.

Luego playa. En tumbona, por supuesto. Comida. Siesta. Playa. Paseo, con sus cañitas y un poco más tarde, cena. Ensalada, la justa, Pescaíto frito, coquinas, chopitos, gambitas, sepia, pescados de roca y un largo etcétera. Son tantas las tentaciones.
Por un día no pasa nada. Mañana a las ocho sonará el móvil.

Creative Commons License
Cuerpos serranos by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario