13 dic. 2009

La Ciudad del Motor de Tineo, historia de una frustración



A estas alturas no voy a contar lo que todos sabemos ni el desarrollo de los acontecimientos. Para eso ya están otros, aunque deberían callarse pues cuando podían, no hicieron absolutamente nada. Y esto es una verdad tan grande como qué la Ciudad del Motor de Tineo está como estaba, es decir, sin iniciarse.

Que su construcción iba a ser complicada, difícil, eso lo sabíamos todos, pero se comprometieron con los vecinos de Tineo a que esa infraestructura sería una realidad para dinamizar, no solo nuestro concejo, sino toda la comarca. No han cumplido. Quien lo prometió, sigue sin cumplir. Los compromisos en una democracia o se cumplen o traen consecuencias.

La sensación que me produce está situación es de decepción, de amarga decepción. Creí que lo harían, no ya en los plazos, que eso parece imposible en las obras públicas de cierta envergadura, pero sí en que en estas fechas la cosa ya estaría relativamente adelantada. No es así.

Han defraudado a propios y extraños. Que más da. Tengo la impresión de que algunos ni se acuerdan de ello y lo peor de todo es que parece que les importa un bledo. La política tiene que ser, entre otras cosas (o al menos así lo creo yo) la aplicación del sentido común a nuestra vida en sociedad. Este es un caso en el que ha brillado por su ausencia.

La Ciudad del Motor parecía que iba bien encarrilada y surgió, hace ya tanto tiempo, la primera sorpresa: un circuito de karts para Oviedo. Lo llamamos Fernando Alonso y todos contentos. Con cuatro millones de euros, además le hacemos un museo. Vale, se lo merece. No se discute. Mientras, la autovía de Oviedo-La Espina sigue adelante, lentita, pero ahí sigue. Tineo quedará a media hora de la capital. La Ciudad del Motor sigue parada. Veamos, Ciudad del Motor en Tineo, autovía, circuito de karts y museo para Fernando Alonso en Oviedo. Lo junto todo. Tineo hizo primero la propuesta. ¿A nadie se le ocurrió hacer ese circuito y museo Fernando Alonso en Tineo? Eso sí sería apostar por nosotros. Pero no. Seguro que había razones muy poderosas para hacer lo que se hizo y para no hacer lo que se debía hacer.

Seguiremos esperando, pero la desilusión ya no nos la quita nadie. Y a esos, a los que cuanto peor mejor… para ellos, ya saben que tienen que tener mucha, pero que mucha cintura –con un buen cinturón- y sentarse en un cómodo sillón con dos amigotes y poner los pies encima de la mesa.

Dicho esto, alguno tenía que pedirnos perdón, ahora, y luego volver a decirnos: en tal día y a tal hora comienzan los trabajos de la Ciudad del Motor de Tineo. Y por una vez, aunque solo sea por esta, que lo cumplan.

Creative Commons License
La Ciudad del Motor de Tineo, historia de una frustración by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

1 comentario:

  1. Y digo yo, querido Santiago, lo de la Ciudad del Motor estaba más que cantado, incluso había paisanos nuestros que decían que "ya no la queremos". ¿Qué va a ser lo siguiente? quizás, y porque no pueden, enrollar la autovía Salas-La Espina y llevarla a otra región o Comunidad. Y aquí no pasa nada... seguiremos plantando flores en un jardín artificial y paseando al perro del balcón al salón. Así nos luce el pelo. Esta noticia me ha jodido mucho.

    Rafa Llanes.

    ResponderEliminar