6 feb. 2010

¡Marchando una de reforma laboral!



Nada, que me he leído el texto presentado por el Gobierno a los agentes sociales, es decir, a sindicatos y a empresarios. Permítanme que me ría: allí estaba el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. En otros lares este señor no representaría absolutamente a nadie. Typical spanish.

Parece que los objetivos los tienen claros, aunque los instrumentos para conseguirlos no están nada definidos. Todo bastante ambiguo. Aunque no debo extrañarme, el título del documento es bastante clarificador: “Líneas de actuación en el mercado de trabajo para su discusión con los interlocutores sociales en el marco del diálogo social”
Tras el tsunami de las pensiones había que hacer algo. Aquí está la solución. Todo se suaviza. El ajuste ya no es tan… duro. Las partes ahora tendrán que estudiarlo y decir algo, pero salieron de la reunión con las navajas cerradas.

Todo bien. El Gobierno quiere que se extienda el uso del contrato denominado de "fomento del empleo" que existe desde la reforma laboral de 1997 y que compensa al empleado con 33 días por año trabajado en caso de despido improcedente.
No hay que alarmarse. Ya existía. Nadie tiene que reprochar nada. Está ahí, señores empresarios. Utilícenlo. No sean tímidos. Para que van a pagar 45 días si pueden pagar 33. Ya saben, estaba en el purgatorio desde 1997, lo único que se hace ahora es recordarlo. Perdón, que el purgatorio ya no existe – Ecclesia dixit. Bien.

Cuando se habla de la contratación indefinida se nos explica como están las cosas. Tampoco es nada nuevo. Simplemente es un aviso a navegantes, vamos, a los empresarios. Se dice lo siguiente:
“De hecho, el creciente recurso al despido que se reconoce por las empresas como improcedente ha provocado el efecto de descausalizar y, por ello, facilitar un buen número de despidos y, a cambio, ha hecho un lugar común en el debate público que 45 días por año de servicio sea el coste ordinario de la indemnización por finalización de la relación laboral en nuestro país, cuando la legislación vigente establece que esta cuantía tan sólo es de aplicación a los despidos o extinciones laborales de carácter injustificado”.
Más claro, agua. Se está animando a que los empresarios utilicen un tipo de despido más barato, el justificado, que se compensa con 20 días por año trabajado.

Quien puede decir nada. Todo está escrito. Pero vamos a ver, ¿cómo son ustedes tan brutos, señores empresarios? Señor Díaz Ferrán, no me extraña que le pasara lo que le pasó en su empresa. No se entera. Que ya podía pagar menos por los despidos y usted y los suyos sin enterarse. Pero tranquilos, aquí estamos para recordárselo.

Otras medidas son para favorecer la contratación de los jóvenes entre 16 y 24 años, para aquellos que carezcan de cualquier título educativo o profesional. Y nos quedamos tan tranquilos. Y me refiero a todos, no solo al Gobierno.
Se nos dice que los jóvenes tienen una tasa de desempleo más de 20 puntos superior a la tasa de desempleo general, y que además no tienen ninguna preparación. Todos contentos. ¿De verdad que no pasa nada en nuestra sociedad y en nuestro sistema educativo? Se nos tendría que caer la cara de vergüenza.

Veremos lo que pasa y se dice por parte de los agentes sociales en los próximos días. Ahora, que sí juntamos esto con lo de las pensiones ¿qué mejor reforma laboral quieren los empresarios?


Creative Commons License
¡Marchando una de reforma laboral! by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario