3 feb. 2010

Me quieren joder hasta los 67



Qué nadie se ofenda ni moleste. Utilizo el verbo con la segunda acepción de la Real Academia de la Lengua: molestar, fastidiar; también con la tercera, destrozar, arruinar, echar a perder, e incluso y sobre todo, empleo joder como interjección para expresar enfado, irritación o asombro, pues ese es mi estado de ánimo.

Nada, que para disfrutar de la vida, la que me quede si es que llego, tendré que esperar hasta los 67 años. Hasta los 67 estaré sujeto a un reloj, a un horario, a jefes y todo ello porque mi esperanza de vida ha aumentado y además pertenezco a la generación del baby boom. Todo ello por mi bien y para evitar que futuras crisis puedan llevarse por delante mi plan de pensiones.

Tengo que animarme. Venga hombre, que lo hacen por tu bien. Ellos están seguros que a los 67 estaré fresco como una rosa y tendré unas ganas locas de seguir desempeñando mi trabajo con eficacia. Están velando por mi porvenir. A los 67, todavía tendré muchos años por delante para seguir cobrando mi pensión y eso es lo que me quieren garantizar. Lo sé, lo sé.
Bueno, si a los 66 me muero lo haré con las botas puestas. No se me puede pedir más y encima habré contribuido a que otras personas tengan el mismo derecho que yo y así colaboraremos a que el sistema se perpetúen ad infinitum. Además, tengo que reconocer que como mi trabajo no es manual puedo aguantar bien. Así que estoy contento, claro que lo estoy.

También estoy tranquilo pues me dicen que hay que incrementar las bases de cotización para frenar las situaciones de mayor desproporción entre aportaciones y prestaciones. Vamos, que me van a subir las cotizaciones para que cuando empiece a cobrar la pensión a los 67 se ajuste a lo que he pagado. Es justo. No quiero que nadie me regale nada. Para redondear, y sobre todo para que yo perciba lo que me merezco, según estos sesudos lumbreras, ya no me darán mi pensión en base a los últimos quince años cotizados, no, claro que no. Primero me dirán que tendrán que ser veinte o veinticinco, después entrarán al regateo y me quedará en dieciocho. Ya veremos.

Qué cosa más tonta, ahora me viene a la cabeza la historia del movimiento obrero. La evolución desde la etapa esclavista hasta el siglo XX -que empiezo a pensar que lo echaremos de menos, salvo por lo de las guerras- cuando la situación empezó a mejorar: jornadas laborales más cortas, vacaciones, jubilaciones, cobertura sanitaria, etcétera.
Aquello de ganarás el pan con el sudor de tu frente se hizo más llevadero y la sociedad del bienestar parecía que se iba extendiendo a más personas. ¡Ay! pero llegó la crisis y hay que revisar todo el sistema. Por cierto, la crisis no la creé yo. A mí me la dieron los que no tienen escrúpulos, los que se han saltado a la torera el sentido común y solo les puede la avaricia. Esos y quienes se lo han permitido, por acción u omisión, son los que ahora me quieren joder hasta los 67.

Pero nada, tranquilo. Todavía se pueden negociar cosas. No será para todo el mundo. Para unos sí, y para otros, por ejemplo, con once años cotizados les bastará para cobrar el cien por cien de la pensión. Coño, pero sí estos van a ser los que me van a joder a mí. Qué se lo apliquen ellos y luego hablamos.
¡Anda ya! seré ingenuo.
Serán esos, los financieros o algún que otro presidente de la CEOE, que estaba mejor callando y donde yo dijera, los que me van a alegrar la vida. Pero nada, esto es el principio. Ya solo puedo imaginarme que me quieran bajar el sueldo.

Joder, joder y joder, el FMI propone a España que reduzca los salarios. Ya estamos como siempre: a perro flaco todo son pulgas.

Que les den.

Creative Commons License
Me quieren joder hasta los 67 by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario